El espectro del hambre y la saciedad. Parte I.

Posted by on Apr 6, 2010 in Come bien, Emociones, TODO | 1 comment

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

¿Cuántas veces has salido de una comida sintiéndote demasiado lleno? ¿Incluso enfermo? ¿Has comprado comida de más en el supermercado simplemente porque fuiste con mucha hambre? ¿Has devorado incontrolablemente una hamburguesa sin siquiera disfrutar su sabor?

overeating black and white

Todas estas experiencias nos hablan de nuestra falta de capacidad para reconocer la sensación de hambre o saciedad. La raíz de este fenómeno se encuentra en una profunda desconexión con nuestro propio cuerpo. Comemos como respuesta a estímulos exteriores (estrés, emociones, presión social), en vez de comer de acuerdo a las señales que nos envía nuestro propio cuerpo.

Los resultados de esta desatención son atracones, malnutrición, falta de energía, irritabilidad, antojos incontrolables, alteraciones del metabolismo y obesidad.

Sin embargo, solamente se necesita un poco de atención para aprender a reconocer los mensajes de nuestro cuerpo y responder apropiadamente a las señales de hambre y saciedad.

El hambre

El hambre es el mecanismo de defensa que alerta al organismo cuando existe necesidad de nutrientes. Se manifiesta como un deseo de ingerir alimentos.

Cuando sentimos hambre, nuestro cuerpo nos está avisando que ya existe una deficiencia importante sobretodo de glucosa, el combustible del cuerpo.

Desafortunadamente, parece que todo es más importante que nuestro organismo. En vez de atenderlo, seguimos trabajando, manejando o peor aún, tratamos de engañarlo fumando, tomando un refresco o un pastelito.

La saciedad

La saciedad es una de las sensaciones más placenteras. Es una situación de total plenitud. Un momento en el que se disfrutan al máximo los sabores, olores y texturas. Pero un bocado más puede arruinar esta sensación y convertir esa comida en una sobrecarga para el cuerpo.

Al menos en los países latinos, desde pequeños nos han enseñado que la comida es sagrada. Comer y ofrecer comida es una manera de demostrar afecto, de agradar. Acabarse todo es signo de buena educación, agradecimiento y amor. Y es por eso que hemos perdido la capacidad de detectar cuando estamos satisfechos.

El hambre y la saciedad son parte de un proceso. No se siente hambre o saciedad de repente, sino que es una sensación gradual. A los diferentes estados entre hambre y saciedad se les conoce como el espectro del hambre y la saciedad.

Mañana analizaremos este espectro y aprenderemos cómo mantenernos en el punto ideal para estar llenos de energía y evitar la ansiedad que ocasiona el hambre y la terrible sensación de empacho.

1 Comment

  1. ¡Muy buenos días!

    Eso de la hospitalidad y demostrar que nos ha agradado la comida al permitir que nos sirvan más, aún y cuando estamos satisfechos es una costumbre que debería cambiar.

    En esta tu casa es la costumbre, y si uno no deja que se nos sirva más, entonces se llega a la conclusión que la comida que se ha preparado con amor, tiempo y sacrificios no nos a gustado. Todo un drama.

    Me intriga lo que habra de venir en la siguiente entrada, así que estaremos al pendiente.

    ¡Saludos!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Hara Hachi Bu « Fácil de digerir - [...] El espectro del hambre y la saciedad [...]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>