Estrés y colesterol

Posted by on Jan 30, 2012 in Come bien | 0 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Imagen

Uno de los factores de riesgo para el incremento del colesterol en sangre y que es frecuentemente ignorado tanto por las personas como por los médicos es el estrés.

¿Cómo afecta el estrés los niveles de colesterol?

Bajo estrés, el cuerpo libera dos hormonas: adrenalina y cortisol, las cuales incrementan el flujo de sangre al cerebro para que esté alerta y estimulan la producción de energía para preparar al cuerpo para los dos mecanismos de defensa ante situaciones de peligro: atacar o huir.

Para generar más energía, el cortisol estimula la producción de glucosa, que es la “gasolina” que utiliza el cuerpo para ser convertida en energía dentro de las células.

Al mismo tiempo que se produce más glucosa, el cuerpo libera otra hormona llamada insulina, la cual es la encargada de permitir la entrada de la glucosa en las células.

El problema es que las personas que viven con estrés crónico, generan una sobreproducción de adrenalina, cortisol, glucosa e insulina.

Para el tema de este artículo, es relevante comprender que cuando existe un exceso de glucosa en sangre,  la insulina activa una enzima llamada HMB Co-A Reductasa, la cual tiene como función transformar dicha glucosa excesiva en colesterol.

De hecho, las estatinas, que son los medicamentos que se usan para controlar el colesterol, bloquean esta enzima.

 

Pero además de que el estrés desencadena una serie de reacciones bioquímicas que favorecen el incremento de colesterol, otra forma en que el estrés puede contribuir a su aumento es por su incidencia en el estilo de vida en las personas.

 

El estilo de vida de una persona estresada la lleva a no comer correctamente, no hacer ejercicio y a tener insomnio.

La ansiedad muchas veces es mal manejada a través de antojos por comida alta en azúcares, grasa y harinas refinadas.  Y se sabe también que a mayor estrés, mayor probabilidad de consumir alcohol en exceso.

 

Por lo tanto, si ya tienes el colesterol alto o si tienes predisposición a ello, recuerda que además de adoptar una dieta saludable e incorporar el ejercicio a tu rutina diaria, es importante considerar el tercer factor: un buen manejo del estrés.

Recuerda también que el colesterol elevado no ocurre únicamente en personas con sobrepeso, así que realízate revisiones periódicas, delgado no es sinónimo de sano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*