El enojo y la salud

Posted by on Sep 17, 2012 in Emociones | 15 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

¿Qué es el enojo?

 

El enojo es una respuesta emocional y fisiológica ante la percepción de  un amenaza: hacia nosotros mismos, nuestra propiedad, nuestros derechos, nuestros seres queridos o en general cualquier parte de nuestra identidad.

 

La reacción puede ir desde una leve irritación, hasta la ira y la violencia.

 

Como la definición señala, el enojo es una RESPUESTA.  ¿Respuesta a qué?  Al MIEDO.  El origen profundo del enojo es el  miedo.

 

Cuando veas a alguien enojado, lo que realmente estás viendo es a alguien muy asustado.

 

Si analizas tu enojo podrás descubrir a qué le tienes miedo…y resolverlo.

 

Sentir enojo es normal y es útil.  Nos motiva a defendernos y a protegernos.  Cuando se maneja correctamente, nos empuja a realizar cambios positivos en nuestra vida y nos ayuda a afrontar las situaciones de la vida.

 

Pero cuando el enojo se vuelve crónico y no se maneja de forma correcta,  ocasiona efectos negativos en nuestra salud física, emocional, mental y social.


¿Cómo saber cuando el enojo ha pasado de ser un sistema útil de protección a un proceso dañino?

 

El enojo es dañino cuando interfiere en nuestro buen funcionamiento afectando  negativamente  la salud, relaciones personales, trabajo y cualquier otro ámbito de nuestra vida.


Síntomas de que te estás pasando de la raya

  • Cuando tú y/o lo que te rodean perciben que reaccionas exageradamente a las circunstancias.
  • Te cuesta trabajo calmarte.
  • Te sientes enojado muchas veces al día o la mayor parte del día.
  • No siempre estás seguro por qué o con quién estás enojado.
  • “Tienes la mecha corta” es decir, te enojas con gran facilidad ante cualquier estímulo, por pequeño que este sea.
  • Utilizas la agresión verbal y/o física.
  • Has perdido relaciones personales o trabajos por tu enojo.
  • Utilizas paliativos para el enojo, por ejemplo, alcohol, drogas, ejercicio excesivo o comida.


La expresión del enojo

 

El enojo no es forzosamente escandaloso.   De hecho, la mayoría de las personas no se la pasan pateando puertas ni gritándole a sus empleados, sino que utilizan medios más sutiles para manifestar el enojo como críticas, burlas, sarcasmos, indiferencia o se lo guardan para  sí mismos.

 

El enojo se expresa básicamente de dos formas:

  1. Hacia afuera: gritar, pelear, criticar, molestar, atacar, golpear…
  2. Hacia adentro: resentimiento, charla interna destructiva, odio, enfermedades psicosomáticas…


¿Cómo funciona el enojo en nuestro cuerpo?

 

Como vimos, el enojo es un sistema de alarma que activa el mecanismo de huir o pelear, el cual te pone alerta para afrontar la situación que se percibe como de peligro.

 

Dicho mecanismo de huir o pelear, libera las hormonas adrenalina y cortisol, lo que se siente como una descarga de energía.   Se aceleran los latidos del corazón y la respiración se vuelve más agitada. Los vasos sanguíneos se contraen y la presión aumenta.    Los músculos se tensan.

 

Esa reacción nos permite aguzar los sentidos, enfocarnos y tener la energía suficiente para actuar rápidamente.

 

 

Fuente


Consecuencias negativas del enojo crónico

 

¿Han escuchado alguna vez la anécdota de que a una persona le dio diabetes por un coraje?

 

 

Pues aunque seguramente esa persona ya tenía descontrolada la glucosa en sangre, y no fue UN coraje, sino seguramente varios, es cierto que el enojo genera una serie de consecuencias en el cuerpo que pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades tan graves como la diabetes, hipertensión o incluso causar un infarto al corazón.

 

Cuando el enojo se vuelve crónico, el sistema cardiovascular se desgasta.   Un exceso de cortisol en sangre genera un desbalance en la glucosa-insulina en sangre (como expliqué en este post), aumenta los niveles de colesterol, generando placas en las arterias y aumenta la presión sanguínea.   Todo esto es la antesala de un problema cardiaco grave.

 

Aunado a esto, se afecta el funcionamiento de la tiroides y con ello el metabolismo.

 

En cuanto a digestión, el enojo aumenta la secreción de ácido en el estómago, causando dolor, gastritis, reflujo, náuseas y aumentando el riesgo de la formación de úlceras.

 

Además, como se disminuye el flujo sanguíneo hacia los intestinos durante el mecanismo de huída o pelea,  se afecta el ritmo de las contracciones del intestino, generando problemas para evacuar que se manifiestan o con estreñimiento o con diarrea.

 

La tensión muscular crónica genera dolor, incomodidad y puede desencadenar migrañas e insomnio.

 

Estar enojado genera cansancio.  Esa contante tensión, estado de alerta, energía…genera fatiga crónica.  Un ciclo en el que estados de mucha energía son seguidos por estados de extremo cansancio.

 

El enojo afecta la relación que tenemos con nosotros mismos y con los demás, genera relaciones conflictivas y problemas en todos los ámbitos de nuestra vida.

 

 


¿Cómo manejar el enojo?

¡Ahhhh los dejo en suspenso!  Manténganse atentos porque en el próximo post les compartiré… 10 formas de manejar el enojo

15 Comments

  1. Me encantó el articulo Ana, súpeeer interesante.
    Siempre me he considerado una persona enojona y otras personas también lo han hecho (upss) así que leer todo esto me pone a pensar las cosas y todo lo malo que trae un enojo, especialmente lo que envejeces más rápido. Gracias a Dios ya se me bajo lo de la mecha corta y el ser tan enojona en general jejeje. Yo creo que cuando te pones a considerar el porque te enojas y la razón que está detrás del enojo es cuando te das cuenta que poco a poco puedes aprender a controlarte, relajarte, manejar mejor las situaciones y no dejar que te afecten. Fue lo que yo hice y la verdad si me enojo de repente, lo normal, pero ya no como antes.

    • Hola Karla:

      Muchas gracias por compartirnos tu experiencia, como indicas, enojarse es parte normal de la vida, pero cuando esto te afecta y otros lo perciben como algo negativo en ti, es momento de hacer algo al respecto. Felicidades por hacer consciencia y trabajar en pro de tu salud. Abrazo!

  2. Jajaja! Y Yo bien entrado leyendo el post y que me topo con el “¡Ahhhh los dejo en suspenso!”. Jajaja!
    Muy bien post Ana, a mí sí me han etiquetado de enojón, pero creo que ya lo he controlado bastante, ahora me doy cuenta de todo lo negativo que pude haber hecho a mi cuerpo.
    Esperando la segunda parte. No paro de reirme por el “Ahhh…!” Hasta la risa me puso de un mucho mejor humor!
    Un abrazo!

    • :-) Pronto, pronto lo subo!

  3. Hola Ana, me encanta tu blog, recetas sanas, económicas y fáciles. Leía este articulo, porque define un poco a mi hija crees que influye la dieta alta en carbohidratos y la testosterona ¿? Y que esta sea causal en las personas

    • Hola Fryda: agradezco tus comentarios, pero no entendi bien la parte de tu hija, me la repites?

  4. hola… sabes desde hace unos años mi familia me ha dicho que soy muy enojona y también histérica, pensé que exageraban o que tenia algo en contra mía, durante este tiempo pesaba 92 kilos.

    hace 6 meses empece dieta y ejercicio voy con un doctor, y en su efecto, el sentimiento de defenderme ha ido bajando, y también los regaños de mi familia hacia mi, claro que no fue nada fácil y tuve muchas peleas conmigo misma (aún las tengo).

    ahora tengo cada vez mas motivos para seguir bajando de peso y llegar a mi peso normal. (ya llevo 20 kilos)

    • ¡Felicidades Mayra! Gracias por compartir tu caso con nosotros, la salud es un área integral y solo si se aborda de esta forma se obtienen los resultados de salud total. Ánimo para continuar tu meta. Saludos

  5. Excelente artículo sobre el ENOJO. Ya te seguía en twitter pero no me había percatado de tu blog. Ahora seré un ferviente seguidor pues lo que has escrito me ha abierto mucho los ojos sobre mi actitud. Gracias por compartir tus enseñanzas y me he permitido compartirlas en mi página de facebook. Un abrazo

    • Bienvenido al blog vcisneros! Me da mucho gusto que el contenido te sea de utilidad para mejorar tu vida. Saludos,

  6. Hola,
    me encanta tu pagina y su contenido, me declaro fan tuya… este post me gusto mucho ya que soy enojona y eso me ha provocado una seria gastritis por que me “como” mi enojo al no poderlo manifestar… estare esperando con ansias los tips.. Saludos.. y Gracias por compartirlo..

    • Hola Ana, gracias por tus comentarios! Ya has identificado las consecuencias, ahora te toca trabajar en las causas de ese enojo :-)

  7. Hola! una pregunta
    Ultimamente cada k me enojo mucho o me estreso demaciado
    Me duele la parte derecha del estomago
    Por el igado derecho k puede ser
    Y tambn me da mucha sed y tomo mucha agua
    Bastante asta k ya no m kabe pero siento la sed de tomar mas
    K puede ser???????

    • Hola Rolando, te recomiendo que acudas al medico para descartar algun problema de glucosa en sangre, de higado o rinones. Saludos

  8. Lo de la sed es de siempre

Trackbacks/Pingbacks

  1. Manejar el enojo | Fácil de digerir - [...] unas semanas les platiqué sobre las consecuencias negativas del enojo crónico en nuestra salud.  Y hoy toca compartirles estrategias …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>