¿De qué murió Poncho?

Posted by on Aug 5, 2014 in Consumo responsable, Niños | 2 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

El 12 de diciembre de 2013 un niño de doce años se colapsa en el patio de su escuela a causa de un infarto al miocardio.

 

La autopsia revela que la causa es la obstrucción de las arterias por ateromas que son capas de lipoproteínas de baja densidad comúnmente llamadas colesterol LDL o “colesterol malo” incrustadas en la pared de las arterias que reducen la luz causando el cierre parcial o total de las mismas. En ocasiones, parte de esta capa se desprende bloqueando otra arteria del cuerpo lo que puede derivar en un infarto de miocardio o un infarto cerebral.

 

Esto es lo que le ocurrió a Poncho.

 

El médico que lo recibió en el hospital señala que además, presentaba hígado graso y que era muy probable que fuera hipertenso.

 

¿Cómo es que a un niño se le pueden obstruir las arterias de grasa a tal grado de causarle un infarto fulminante? ¿Cómo es posible que padeciera de hipertensión y hubiera desarrollado hígado graso?

 

La mala alimentación y el sedentarismo que derivaron en obesidad son los factores.

 

Y siendo así, el caso de Poncho no es un caso aislado.

 

En un país donde el 40% de los niños menores de cinco años tienen sobrepeso u obesidad y en el caso de los adolescentes el 35% tiene sobrepeso u obesidad, sus cuerpos son una bomba de tiempo para desarrollar diabetes, ateroesclerosis, hipertensión, problemas renales, hígado graso no alcohólico…

 

A pesar de su evidente sobrepeso, los padres de Poncho, como el papá mismo lo confiesa, no dieron la importancia debida a su alimentación y estilo de vida sedentario y, como estos padecimientos no generan síntomas visibles, es fácil pasarlos por alto…hasta que es demasiado tarde.

 

Es por ello que los padres de Poncho, decidieron iniciar la campaña #NiunPonchoMás y difundir el siguiente video para generar consciencia a padres, familiares y maestros de la gravedad de un estilo de vida que conduce a la enfermedad.

Comer sanamente, hacer ejercicio, eliminar el consumo de refresco, no son “modas” son necesidades urgentes para la salud pública de nuestro país.

 

Las cifras alarmantes que indican que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y en obesidad femenina, no son solamente números. Son vidas que se pierden, calidad de vida que disminuye, costos sociales que se multiplican, capacidad productiva de un país que se reduce.

 

Es increíble que viviendo en un país con recursos acuíferos, seamos el primer lugar en consumo de Coca- Cola. Que contando con frutas y verduras frescas todo el año, y estando rodeados de mares, seamos de los primeros consumidores de sopas Maruchan del planeta.

 

Poncho no es un caso aislado. Poncho es parte de la triste estadística de un país que enferma a sus niños y jóvenes.

 

Independientemente de lo que haga o deje de hacer el gobierno, nosotros podemos hacer la diferencia con nuestro propio cuerpo y después con los de nuestros familiares. Transfórmate a ti y  sé factor de cambio para los que te rodean. México somos todos. México eres tú.

 

Te puede interesar:

2 Comments

  1. ¡Changos que dificil!
    ¿Cónsideras tú que la obesidad infantil debería ser incluída dentro del maltrato infantil?

  2. Qué terrible lo que le sucedió a esta familia, pero como padres debemos ser responsables y alimentar a nuestros hijos sanamente. No hacerlo es una más de las formas de maltrato infantil 🙁

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*