¿De qué tiene hambre México?

Posted by on May 11, 2016 in Niños | 2 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

obesidad1

Foto

 

La problemática del sobrepeso, obesidad y otras enfermedades metabólicas en México es compleja y multifactorial.

 

Pero el factor que nadie está tomando en cuenta y que subyace mucha de esta problemática es el PSICOLÓGICO.

 

¿Por qué los niños, adolescentes y adultos comen en exceso?
Porque se sienten abandonados, sin un sentido de vida, porque viven una vida ajena de placer, porque no saben qué hacer con sus emociones…

 

¿Por qué les cuesta tanto trabajo apegarse a un programa alimenticio y tratamiento médico aún ante un diagnóstico como diabetes, obesidad o hipertensión?
Porque la ganancia secundaria que obtienen a través de su forma de comer, su diagnóstico y su exceso de peso, es mayor que la salud.

 

Decir que el 70% de los adultos en México tienen sobrepeso u obesidad, no solo habla de un problema de salud pública mayúsculo, sino un problema de SALUD EMOCIONAL.

 

Vivimos en un país de personas sin un proyecto de vida, de niños abandonados, de gente sumamente estresada por el día a día, de mucha violencia de todo tipo.

 

Un país sin educación emocional y que por lo tanto, está buscando desesperadamente un recurso para sentirse bien, para relajarse, para olvidarse, aunque sea por un momento.

 

Y entonces aparecen el refresco, el pan y las frituras que alteran la bioquímica del cerebro y otorgan un delicioso pero momentáneo placer. Que además, son baratas y están disponibles en todo momento.

 

Somos un país riquísimo en alimentos frescos y saludables, con agua, con una cultura gastronómica espectacular, de gente joven. Y sin embargo, no se aprovechan esos recursos para construir una sociedad saludable en todos sentidos.

 

Realmente, México no tiene hambre de Coca-Cola, ni de panes Bimbo, ni de fritangas. México TIENE HAMBRE DE PAZ,  de educación, de crecimiento, de un proyecto común.
 

 

Desde mi punto de vista, no solamente es necesario impulsar programas de nutrición, educación física, asegurar el acceso al agua y alimentos sanos a todas las poblaciones, tener servicios de salud preventivos fortalecidos. Si no, hacer campañas también de educación emocional, de empoderamiento, de auto-descubrimiento, de resolución de trauma y  de diseño de proyecto de vida.

 

Las personas SOLTARÁN sus conductas alimentarias disfuncionales y sus sobrepeso cuando encuentren otras alternativas más efectivas y funcionales para manejar sus emociones, cuando llenen su vacío interior con un proyecto de vida apasionante, cuando sanen sus heridas internas, cuando crean que existe un futuro por el que vale la pena estar sano.

 

#psicologíadelaalimentación
#dequétienehambretuvida

 

Abrazo,
Ana Arizmendi

 

También te puede interesar:

2 Comments

  1. Comparto lo que comentas pero hay otros componentes y creo que no podemos decir que únicamente por nuestra pobreza emocional nos estamos volviendo obesos.

    Vivo en Colombia y aunque no estamos en el nvel de México la tendencia es que las personas cada vez son más gordas.

    Para las nuevas generaciones el deporte y actividades al aire libre son prácticamente un desconocido, los chicos hoy en día se refugian en sus tabletas, celulares y todo tipo de tecnología.

    También las alternativas de alimentación con alimentos superprocesados y con altos niveles de azucar y harnas refinadas nos están enfermando.

    Pero hay un lado de la ecuación a la que no le interesa que eso cambie. La industria azucarera, alimentaria, la idustria farmaceútica y no pocos políticos que tienen la “mano untada de mermelada” (como se dice por estos tiempos en Colombia) para que todo siga igual.

    Pienso que la educación debe venir desde los hogares, enseñarles a nuestros hijos que y que no consumir de forma que ellos puedan hacerlo con lo suyos, pero infortunadamente hemos dejado en manos de otros esa educación.

    • ¡De acuerdo Fernando! Por eso menciono en la primera línea de este artículo que la obesidad es una problemática compleja y multifactorial donde entran en juego factores genéticos, metabólicos, políticos, culturales, sociales, educativos, familiares, económicos…uff! Lo que yo quiero agregar es un factor más que suele pasar desapercibido y que considero es una de las principales raíces del problema: la falta de salud emocional. Hay una razón psicológica que es una fuerza interna y generalmente inconsciente que lleva al desarrollo de conductas compulsivas, de hábitos dañinos que al menos en los programas de salud pública no es tomado en cuenta y a mí me parece fundamental.

      Gracias por compartirnos la situación que se vive en tu país.

      ¡Saludos a Colombia!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*