Emociones

El reto de la gratitud.

Posted by on Jan 14, 2014 in Emociones | 1 comment

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

GRACIAS

Estamos acostumbrados a decir “gracias” de forma automática en las tiendas, la oficina, a las personas que nos rodean cotidianamente.  Es una norma social de convivencia y buena educación.  Pero, ¿realmente te has puesto a pensar qué significa dar gracias?

Agradecer es más que  estimar el favor o beneficio que ha hecho otro por nosotros, decir GRACIAS significa “te reconozco”, “te aprecio”, “tú eres importante y lo que haces es importante”.

¿Hace cuanto que no das las GRACIAS de corazón, en conciencia, a las personas a las que realmente aprecias, a las que son importantes, a las que amas?

De acuerdo con estudios de la psicología positiva, expresar gratitud es uno de los factores que contribuyen a sentirnos bien, a ser felices.  Dar gracias no es algo que haces por el otro, es algo que haces para ti.  Es algo que te enriquece a ti.

En el siguiente video se muestra un experimento interesante y hoy los reto a llevarlo a cabo:

  1. Piensa en una de las personas que haya impactado más positivamente en tu vida.
  2. Escríbele una carta expresándole cómo te impactó, lo que admiras y agradeces de ella.
  3. Háblale por teléfono y sin mayor explicación léele la carta.

 

 

¿Le entras al reto?
 
¡Me encantará que me compartan cómo les fue!

Read More

Mi autobiografía del 2013

Posted by on Dec 26, 2013 in Emociones | 0 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

whats-your-story

 

La semana pasada conocí en una cabina de radio a Valeria Villa, psicoterapeuta, bloguera, y además tipaza.  Estuvimos hablando sobre estrategias para cerrar el año sin excesos y abrir el nuevo año con metas claras.

 

En la plática, Valeria hizo una sugerencia que  me encantó para terminar el año cerrando ciclos y haciendo una introspección profunda.  Ella sugirió hacer una autobiografía del 2013.

 

Esa autobiografía es un escrito en el que plasmaremos no solo lo que pasó en el 2013, sino quiénes fuimos en este año.

 

¡Me fascinó! Lo voy a hacer y los invito a hacerlo también.  Escribir nos ayuda a tener claridad, distancia crítica, a aprender.  Leer nuestra historia nos ayuda a apropiárnosla, a aceptarnos, a hacernos responsables de lo que hacemos y lo que somos.

 

Algunas guías de reflexión para tu autobiografía:

  • ¿Cuál dirías que fue tu momento (o tus momentos) más importante(s) del año? ¿Por qué?
  • ¿Qué emociones dirías que estuvieron más presentes durante el año?
  • ¿Qué aspectos positivos de tu persona florecieron este año?
  • ¿Qué áreas de oportunidad de tu persona salieron a la luz este año?
  • ¿Qué errores cometiste? ¿Por qué los consideras errores?
  • ¿Qué aciertos cometiste? ¿Por qué los consideras aciertos?
  • ¿A qué actividades les dedicaste más tiempo y atención? ¿Por qué?
  • ¿A qué personas les dedicaste más tiempo y atención? ¿Por qué?
  • ¿Qué retos y qué aprendizajes viviste en cada área de tu vida: trabajo, familia, vida social, sexualidad, espiritualidad, salud, finanzas, organización personal?
  • ¿Cómo se comunicó tu cuerpo contigo este año? ¿enfermedades, calidad de sueño, peso, nivel de energía, etc.?  ¿Qué crees que necesitó tu cuerpo este año? ¿Qué aprendiste de tu cuerpo en este año?
  • A partir de las experiencias de este año, ¿qué no te gustaría repetir y qué te gustaría potencializar?

 

¿Quién ese apunta? ¿Qué otras preguntas de reflexión sugieren?

Read More

Cómo sanar tu relación con la comida

Posted by on Dec 19, 2013 in Emociones | 0 comments

Cómo tener una relación sana con la comida from Ana Arizmendi on Vimeo.

 

En este video les comparto:

  • Qué es una relación disfuncional con la comida
  • Por qué es importante construir una relación armónica con la comida
  • Cómo empezar a sanar y transformar tu relación con la comida

 
Si te gustó la conferencia, te invito a profundizar en tu relación con la comida de dos maneras:

lechuga de que

 

 

Read More

El maltrato sutil

Posted by on Aug 22, 2013 in Emociones | 5 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Les comparto un cuento de Diego Jiménez con ilustraciones de Sonia Sanz.

“Un día cualquiera, en una ciudad cualquiera, de un país cualquiera, nació una niña preciosa. Sus maravillosos ojos lo miraban todo con curiosidad.

 

Cuando empezó a caminar por la ciudad la dijeron que para ser guapa había que llevar vestidos bonitos. Y dejó de sentirse guapa si no llevaba un lindo vestido.

 

Y la dijeron que si cambiaba el color de su piel sería más guapa y la enseñaron a maquillarse. Y dejo de sentirse guapa si no iba maquillada. 

 

La dijeron que para ser guapa tenía que ser más alta y se puso, y sufrió, sus primeros tacones. Y se sentía bajita y enana si no llevaba tacones. 

 

La dijeron que para ser guapa tenía que ser delgada. Ya nunca pudo comer lo que le gustaba sin sentirse culpable.

 

Y la dijeron, que su pelo. Y la dijeron, que su cintura. Y la dijeron, que su pecho. 

 

Hasta que aquella niña se sentía tan fea, que todos los días necesitaba hacer grandes sacrificios para sentirse un poco más guapa. 

 

Terminó por estropearse la piel maquillándose a diario, destrozarse los pies, al llevar tacones muchas horas, desnutrirse, al mantenerse extremadamente delgada.

 

La habían enseñado a no quererse como era, a necesitar cientos de añadidos ortopédicos para ser digna de los demás. 

 

Hasta que empezó a temer que los demás descubrieran como era ella en realidad.  Y sintiéndose fea se enamoró de un chico que la trataba como si ella no fuera digna de él. Y a ella… ¡le pareció normal!

 

Y sintiéndose así, fea, sin aceptarse a sí misma, permitió que la maltrataran.

 

No olvides nunca que la verdadera belleza es una actitud. Y que eres increíblemente preciosa cuando eres autentica.”

 

La gran mayoría de nosotros, sobre todo las mujeres, experimentamos este maltrato sutil desde la infancia.  Proviene de nuestras personas más cercanas, de la escuela, de las amigas.  Crece dentro de nosotras la sensación de no ser suficientes.  De que nuestra apariencia es imperfecta.  De que solo si alcanzamos cierto ideal seremos aceptadas, amadas, reconocidas.

 

En la edad adulta reproducimos este maltrato criticando a las mujeres cercanas a nosotras, envidiándolas.  Involucrándonos en conductas que atentan contra nuestra salud física y emocional.  Lastimando a nuestras propias hijas.

 

Pongamos un alto a esta forma de maltrato, de discriminación. Hoy reconoce que la belleza no corresponde a una forma, un peso, una talla, un color de piel, una estatura en específico.  La belleza es armonía, es alegría, es diversidad.

 

Acéptate hoy, reconoce que eres suficiente, que ERES.  Trátate con amor y trata con amor a las mujeres de tu vida.

 

Empieza a reconciliarte con tu cuerpo y amarlo por lo que es.  Te sugiero leer:

Carta de amor a tu cuerpo

Una semana sin decirte GORDO(A)

Construyendo una imagen corporal positiva en los niños

10 pasos para hacer las paces con tu cuerpo

Deja ir la angustia de la temporada de bikini

Mi mamá siempre me decía

Si tuviera el cuerpo como una modelo…

 

 

Read More

¿Qué dice tu plato de ti?

Posted by on Jul 17, 2013 in Emociones | 2 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Quedicetuplatodeti

 

Revisar nuestro plato de comida nos dice mucho sobre qué creemos, qué necesitamos, qué nos gusta, qué rechazamos, qué valoramos, cómo nos percibimos a nosotros mismos, en general, quiénes somos.

 

Conforme he explorado y sanado mi propia relación con la comida, me he dado cuenta que nuestros patrones alimenticios son una ventana para conocernos profundamente.   ¿Por qué elegimos ciertos alimentos sobre otros? ¿Por qué comemos de cierta forma? Porque comemos como somos.

 

La famosa frase: “eres lo que comes” es igual de cierta que “comes lo que eres”.

 

Hoy los invito a analizar si la forma en la que comen se parece al modo en el que actúan en otros aspectos de su vida.   Observen tres puntos importantes:

  1. Lo que ponen en su plato: tipo de alimentos, cantidad, calidad.
  2. La forma de comer: rápido/ lento, solos/acompañados, con calma/con desesperación, emociones presentes al comer, etc.
  3. Las creencias alrededor de los alimentos: ¿qué pienso de algunos alimentos? ¿considero que ciertos alimentos son “buenos”, “malos”, “engordantes”, “tentadores”, “pecado”, “adelgazantes”, “libres”, “prohibidos”, “asquerosos”, “deliciosos”, “de pobres”, “de ricos”, “de dieta”, “de enfermos”, etc.?

 

Por ejemplo:

  • Si comes siempre lo mismo, ¿tu vida es monótona?
  • Si comes lo que “caiga”, lo que sea, lo que te den, ¿eres conformista?
  • Si comes compulsivamente, ¿en qué otras áreas actúas de forma compulsiva (compras, orden, trabajo, limpieza, etc.)?
  • Si controlas de forma estricta lo que comes, ¿eres perfeccionista?
  • Si siempre comes las sobras, ¿crees que no eres valioso?
  • Si comes a escondidas, ¿sientes que no puedes mostrarte tal como eres?
  • Si comes rápido, ¿vives a prisa?
  • Si te privas de ciertos alimentos, ¿de qué más te privas?
  • Si comes con ansiedad y desesperación, ¿sientes que te quitarán algo?
  • Si frecuentemente comes demasiado, ¿te cuesta trabajo poner límites?
  • Si no puedes declinar una invitación a comer, ¿tiendes a poner a los demás antes que a ti?
  • Si  estás picando todo el día, ¿te cuesta trabajo centrarte en una sola cosa?

 

Estas preguntas son tan solo algunos ejemplos, observa tu propio plato y pregúntate qué dice de ti.  Las respuestas que obtengas no son ni buenas ni malas, simplemente pueden iluminarte sobre tu auto-concepto, tu relación con la comida y con tu cuerpo.

 

Un plato con ciertos alimentos puede tener varios significados, dependiendo de la persona.  Por ejemplo, un plato de ensalada para algunos puede ser signo de salud, de cuidado a uno mismo, pero para otros, una forma de privarse y de controlar, una obsesión por el peso, miedo a otros alimentos.

 

Obsérvate sin juzgarte, con la curiosidad de descubrirte, de fascinarte ante los hallazgos y de tomar decisiones para vivir más sano, más feliz, más en paz.

Read More

Ama tu cuerpo y deja ir la angustia de la temporada de bikini

Posted by on Jun 28, 2013 in Emociones | 4 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

BeachBody

 

Estamos a unos días del mes de julio, de las vacaciones de verano, del sol, el calor y la playa, y para muchas mujeres (hasta me atrevo a decir que para la mayoría) inicia una época de tremenda angustia.

 

Angustia sobre cómo nos vamos a ver en un bikini, miedo al qué dirán, culpa por no haber ido al gimnasio y comido saludablemente desde enero como habíamos prometido y angustia por el dolor e incomodidad que tendremos que soportar: depilaciones, bronceados, masajes, dietas, ejercicios, etc..

 

Todo inicia desde la primavera cuando nos vemos bombardeadas de artículos en revistas y la televisión que empiezan a crear estrés: “te tienes que empezar a preparar ahora, sino en el verano te verás horrenda”.  Y empieza la cuenta regresiva junto con las rutinas de ejercicio y dietas extremas para tener un cuerpo digno de usar un bikini.

 

Ah! y nada como el viaje a las tiendas a buscar un traje de baño que solamente hace que se magnifiquen nuestras inseguridades  y salgamos llorando y sintiéndonos peor.  Si ya de por sí nos sentimos inseguras con ropa, ¿cómo no sentirnos más vulnerables paseándonos en ropa interior?

 

Yo he estado ahí.    He vivido el instante de angustia al recibir una invitación para ir a la playa, pensando inmediatamente en todo lo que tengo que hacer para prepararme.  Siendo testigo de cómo mi mente empieza a escanear cada “defecto” de mi cuerpo.   He tenido muchas ganas de cancelar viajes y declinar invitaciones, solo para evitar usar bikini.  Me he aguantado la respiración y metido la panza, cuando gritan “foto, foto” esperando que no la suban a facebook.  He criticado el cuerpo de otras mujeres en un desesperado intento de sentirme mejor: si las considero con peor cuerpo que el mío,  las acabo con comentarios negativos y si las considero con mejor cuerpo, me justifico diciendo que claro, son modelos y a eso se dedican, o claro, con todo el dinero del mundo, o claro, no tienen otra cosa que hacer….

 

He conocido amigas que dejaron de ir a su viaje de graduación por miedo a que las vieran en bikini sus compañeros.   Amigas que antes de ir a la playa se broncean en máquinas artificiales porque ni modo que les vean la piel tan blanca.   Consultantes que se someten a liposucciones, inyecciones,  pastillas de “sabe Dios qué” y dietas extremas unas semanas antes del verano por la angustia de no caber en un bikini.

 

Es interesante reflexionar que esta inseguridad sobre nuestro cuerpo es independiente del peso que se tenga: mujeres en bajo peso, peso sano y sobrepeso la viven por igual.   Muchas mujeres con sobrepeso envidian a las pinches flacas y creen que si tuvieran su cuerpo,  se sentirían guapas y sexys en un bikini, pero lo que no saben es que esas flacas tampoco se sienten cómodas en su traje de baño porque tienen muchas o pocas boobies, muchas o pocas pompas, celulitis, estrías, várices, vello corporal indeseado, granitos y un largo etcétera….

 

Miflotadorpersonal

Flotador por Augstina Guerrero

 

Pero, ¿saben qué? Un día me di cuenta que por dejarme llevar por toda esta locura me estaba haciendo daño.  Estaba dejando de disfrutar las bellezas del verano: caminar en la playa, sentir el mar, echarme una buena nadada en la alberca, comer pe’cao fresco, escuchar las olas, reír con los amigos y compartir con la familia.

 

Me di cuenta que divertirme no debe estar supeditado a si uso X o Y ropa o a si tengo X o Y cuerpo.  Divertirme depende de mi ACTITUD ante mi misma y ante la vida.

 

El usar bikini o dejar de usarlo, no define si tengo buen o mal cuerpo  porque, ultimadamente, ¿qué es un buen cuerpo?

 

Me di cuenta que toda esta angustia no es tanto sobre el bikini,  sino sobre lo que significa.  Para muchas mujeres, lucir un bikini es sinónimo de triunfo, de belleza, sensualidad y de sentirnos aceptadas, admiradas y de tener permiso para divertirnos.

 

Yo digo que podemos lograr todo eso, independientemente del trajecito ese de dos piezas.

 

Por eso, les presento mi MANIFIESTO PARA AMAR A TU CUERPO EN TEMPORADA DE BIKINI (dale click a la imagen para verlo más grande) y les propongo que este verano lo pongamos en práctica, con nosotras mismas, con nuestra hijas y con todas las mujeres.  Que este verano nuestra misión sea aceptar a nuestro cuerpo y disfrutar.

 

AmorenBikini (1)

P.D. varios hombres me han escrito:  “pues no usen bikini y ya” jajaja ojalá las mujeres tuviéramos el pensamiento tan simple y pragmático, jaja

La clave aquí es que una mujer puede sentir esta misma angustia con cualquier traje de baño: bikini, traje de una pieza, trikini….no es tanto el tipo de ropa si no el significado que le damos y cómo impacta en la relación con nuestro cuerpo.  …

Read More