Motívate

Cómo amar los LUNES

Posted by on Mar 11, 2013 in Lunes sin carne, Motívate | 6 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

yo amo el lunes 2

Imagen

 

Para la mayoría de las personas conforme el domingo se termina,  llega la angustia, el rechazo, el estrés y la resignación del temido lunes.

 

¿Por qué? El lunes marca el inicio de la actividad laboral o escolar, que para muchos significa el inicio de la rutina, de cumplir con las obligaciones.  Se termina la convivencia familiar y el tiempo para practicar actividades por gusto.  Representa dormir menos y comer peor.   Se termina la diversión e inicia el aburrimiento.  La relajación da paso al estrés.   El “deber ser” se impone al “querer ser”.  En pocas palabras, para mucha gente, el lunes es el final de la libertad de ser y de hacer.

 

Pregúntate por qué te disgustan los lunes

Detrás de ese rechazo o abierto odio, hay razones muy profundas enraizadas en tus creencias y en tu proyecto de vida.  Te invito a que las descubras.  ¿Ya no disfrutas tu trabajo? ¿Tu ritmo de vida te drena demasiada energía? ¿Te sientes solo?

 

Ama tu trabajo

Aquí hay de dos: o encuentras un trabajo que ames o aprendes a amar el trabajo que tienes.   Es más una cuestión de actitud que de estar en cierto lugar, con ciertas personas o haciendo cierta actividad.

wpid-Monday-and-Therapist3

 

Cambia el significado

Vives la vida de acuerdo al significado que le das.   Tú decides qué sentido tiene el lunes para ti.   Qué tal pensar en el lunes como una oportunidad de hacer la diferencia, de aprender algo nuevo, de mejorar, de avanzar en tu proyecto, de dar lo mejor de ti…

 

Asígnale al lunes una actividad que te motive

Dos ejemplos:

Una de las razones por las que me encanta el lunes es porque es  Lunes Sin Carne.  Me emociona pensar el platillo que voy a preparar, la nueva receta que voy a probar, qué nuevas ideas encontraré en la red…

 

Se me acaba de ocurrir designar a los lunes como mi día de DAR.  Cada lunes voy a planear una forma diferente de darme a los demás, un detalle, un gesto.  Por ejemplo, un cumplido a alguien,  un aventón a un compañero de trabajo, llevar un snack para los miembros de mi oficina, una llamada telefónica a un amigo, una cena especial para mi esposo cuando regrese a casa… ¿a poco no está preciosa esta idea?

 

Agradece

Cuando somos agradecidos, nuestra perspectiva cambia.

Si te choca el lunes por ver a tu jefe, agradécele por ser tu maestro de paciencia y tolerancia.

Si odias el lunes por el tráfico, agradece tener un coche.

Recuerda que la gratitud es una disciplina.  Es una práctica.

 

 

 

caradeviernes

 

Organízate

En vez de arruinar el domingo sufriendo por lo que tienes que hacer el lunes, porque te tienes que levantar temprano, por el tráfico, etc., invierte ese tiempo en organizarte y dejar todo listo para que el lunes fluya mucho mejor.

 

Comprométete a dejar tu ropa lista, tu agenda organizada, tu lista de pendientes priorizada, el menú de la semana planeado, la mochila lista.  Los minutos que le inviertas el domingo a tu organización personal, serán recuperados el lunes con tranquilidad.  Hasta puedes dejar listo tu desayuno una noche antes.

 

Inicia con un ritual matutino

En vez de empezar acelerado o de mal humor, establece un ritual que te relaje y ponga de buenas.  Por ejemplo, tomar un té, escuchar música que te guste, desayunar, organizar la agenda, meditar, acariciar a tus mascotas, bañarte con un jabón especial…

 

Desayuna

Dale a tu cuerpo lo que requiere para tener todas la fuerzas para arrancar la semana.  Date el tiempo de desayunar con calma y de forma saludable.  Evita el consumo excesivo de cafeína.

 

Sonríe y saluda

Te propongo que ante todo y antes que nada: sonrías y saludes.  Dos pequeños gestos que pueden cambiar por completo tu actitud y la de los demás.  Qué diferente se siente el ambiente de una oficina cuando todos van llegando quejándose del tráfico, o del cansancio o de las noticias, a cuando todos llegan saludando, deseando buenos días, comentando las actividades interesantes del  fin de semana…

 

¿Ya descubriste por qué no te gusta el lunes? ¿De qué otra forma puedes amar los lunes?

Read More

Carta de amor a tu cuerpo – Al final de la guerra

Posted by on Feb 27, 2013 in Motívate | 1 comment

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

 

Youareamasterpiece

Hoy les presento la segunda carta ganadora del concurso  carta de amor a tu cuerpo titulada “Al final de la guerra” escrita por Mónica.

Desde que empecé a leer esta carta me conmovió porque toca un punto crucial de la relación con nuestro cuerpo. Muchas personas no logran cambios en su salud y en su peso porque asumen que  están en GUERRA y que por lo tanto tienen que ir EN CONTRA de su cuerpo.

De hecho, es muy común escuchar la frase “llevo años BATALLANDO CON… (mi peso, X enfermedad, X defecto).”

Es hasta que las personas nos damos cuenta que lo que tenemos  que hacer es dejar de ir en contra y empezar a estar  A FAVOR de nuestro cuerpo, cuando todos los cambios se dan de forma natural.

 

“Por Mónica.

 

Al final de la guerra.

 

No había conocido la paz, desde los nueve años viví en guerra, la guerra, mi guerra. Una guerra atroz que por décadas me carcomió el alma y me ennegreció el corazón, a tal punto, que me volví inhumana, no podía ni verte porque los deseos de destruirte me superaban, deseaba matarte, incluso de la manera más cruel, de hambre, de pura y física hambre. Pero los que dicen que matar no es fácil tienen razón, la vida siempre encontrará la forma y tú, lo hiciste aguantando estoicamente en la trinchera mis embestidas, mis delirios al examinarte cada noche y verte aún con vida, conservándote para sobrevivir con lo poco que te dejaba y el resultado de esos exámenes era un odio aún más atroz, un desprecio aún más corrosivo y unas arremetidas más feroces para lograr mi cometido. Y esa vez, casi lo consigo, desaparecerte en mi guerra.

 

Fueron muchos los años de batallas, de meses y meses atrincherados, de lágrimas, de dolores, porque la guerra solo trae eso, llanto y sufrimiento. Pero como somos animales de costumbre, a la guerra también nos acostumbramos y así fue que aprendimos a soportar las jornadas de lucha. Las noches de puñaladas en el estómago que no dejan dormir. Los días aparentando calma pero, por dentro, devastadas por las bombas cayendo de parte y parte. Y en uno de esos días, largos, fue que apareció el problema real de nuestro enfrentamiento: el no vernos.

 

En la guerra, como en todo, el odio te ciega, te nubla la vista y empiezas a evitar mirar a los ojos a tu enemigo, a no querer oírlo, porque muchas veces, ese enemigo no es más que un espejo de nosotros mismos y la terquedad cuando toma las riendas es tirana, desde chica dejé de oírte, bien lo sabes, y eso fue, sin duda, el causante de nuestros males. Pero “no hay mal que dure cien años…”.

 

Un año, fue hace exactamente un año y por eso es que te escribo, que tuve el coraje para mirarte a los ojos, de verdad, y preguntar “por qué”. En un diálogo mudo nos lo dijimos y tras el perdón cayeron los besos sobre las heridas, las caricias sobre los campos de batalla derruidos y tras el roce redentor la paz se hizo. Por eso, hoy, después de veinte años de guerra fría puedo decir sin temor a equivocarme cómo se hace la paz: con el perdón que, al igual que el amor, no es otra cosa que aceptación. Al final de la guerra, solo sobrevivirá el amor.”

 

Read More

Gym en casa

Posted by on Feb 26, 2013 in Ejercítate, Motívate, Organízate | 1 comment

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

IMG_1360

Los tres pretextos más comunes que escucho en mi consulta en relación al ejercicio son: “no puedo pagar un gimnasio”,  “no tengo tiempo” y “el ejercicio no es para mí”.

Iré abordando cada uno en diferentes posts, hoy iniciemos con el primero: “no puedo pagar un gimnasio”.

Para empezar, debemos entender que para ejercitar tu cuerpo no es necesario acudir a un lugar especial.  Los gimnasios, estudios o salones, son una opción, una alternativa, pero no la única manera de ponerte en forma.  Para hacer ejercicio lo que se necesita es actitud.  Es comprender que no depende de la cantidad de dinero que tengas, tus actividades o donde te encuentres.    Ser saludable es una perspectiva de vida.   Por lo tanto, las personas saludables siempre se ejercitan, estén donde estén, hagan lo que hagan.

Para todas esas personas que dicen no tener dinero para pagar un gimnasio o que no les gusta ir, hoy les comparto mis consejos para hacer ejercicio en casa.  Yo hace varios años que no acudo a un gimnasio.  Me ejercito en casa y al aire libre en parques, la playa, la calle, reservas naturales.  Hago ejercicio de esta forma porque se adapta a las necesidades de este momento de mi vida en cuanto a tiempos y presupuesto, y porque además me encanta.

Dentro de casa…

  • Aprovecha la infraestructura de tu casa: escaleras, barandales, bancos, sillas, barras, el piso…
  •  Utiliza los accesorios con los que ya cuentas: tapetes, pelotas, balones, latas de comida, botellas de agua, bocinas, ipod, espejos, televisión, computadora, dvd/blu-ray…

224567_10151450100123452_1535420708_n

Tutoriales en internet

Para obtener una guía de ejercicios sugeridos, puedes descargar rutinas con explicaciones e ilustraciones como estas:

 

 

Clases en video

Hoy en día hay de todo en video:  yoga, pilates, crossfit, zumba, todo tipo de baile, ejercicios de fuerza, insanity, para condiciones especiales (adultos mayores, artritis, personas con discapacidades, etc.)

Si lo que te gusta son las clases en grupo o el baile, esta es una excelente opción.

 

Clases en línea

Con muchas rutinas gratuitas y series que puedes adquirir, estos son mis favoritos:

Si quieres invertir más…

 

Contrata un entrenador personal

Ya sea que lo visites en su gimnasio y ahí te explique la rutina para hacer en casa o que él vaya a tu casa, es una gran opción para personalizar tu programa.

También puedes trabajar a distancia con entrenadores en línea como el Coach de Fitness

 

Adquiere algún aparato

Caminadoras, elípticas, bicicleta, remadora, etc.

 

Agrega accesorios

Pelotas, ligas, pesas, tapetes, bloques, cuerdas de saltar, monitores de frecuencia cardiaca, podómetros…

 

Al aire libre…

 

La calle, jardín o el parque

Para caminar, correr, andar en bicicleta, patinar, saltar la cuerda…

 

this is my gym

Escaleras y desniveles

Utiliza las escaleras, los escalones, las rampas.

Jugar

  • Con tus hijos
  • Con tus amigos algún deporte de equipo
  • Con tu perro

Otras

  • Hacer jardinería
  • Limpiar la casa
  • Hacer reparaciones en el hogar

Importante: siempre recomiendo consultar con un experto antes de iniciar alguna rutina y lo más importante: escucha a tu cuerpo.

Consejos

Para hacer mis rutinas en casa más disfrutables yo:

  • Hago lo que me gusta.  Hacer ejercicio debe ser una fuente de placer y crecimiento personal.
  • Elijo rutinas que me reten y saquen de mi zona de confort.
  • Elijo música que me gusta.
  • A veces veo series de TV.
  • Escucho podcasts.
  • Invito a otras personas a acompañarme.
  • Tengo un espacio designado para mis ejercicios
  • Aparto el espacio para el ejercicio en mi agenda.  Y no es negociable.

  

¿Ustedes cómo se ejercitan? ¿Qué otras ideas para ejercitarse en casa nos comparten?

Te puede interesar:

Sin excusas: cómo integrar el ejercicio a tu vida

Domingo: día perfecto para renovar energía

¿Que no tienes tiempo para hacer ejercicio? ¡Haz ejercicio en la oficina!

Read More

La importancia de un grupo de apoyo

Posted by on Feb 11, 2013 in Emociones, Motívate | 0 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

weightloss buddies final 2

Fuente

Hace un par de semanas que tuve la oportunidad de reunirme con un grupo enorme de Health Coaches, me quedé reflexionando sobre la importancia de contar con un grupo (o grupos) de personas con intereses comunes, con valores y visiones compartidas, gente a la que admiras y que te inspira a crecer y ser mejor.   Personas con las que cuentas para escucharte y darte un consejo.

¿Qué papel juegan las relaciones sociales en tu salud?

 

Las personas con las que vives, tus familiares, amigos, compañeros de trabajo, gente con quien interactúas en redes sociales…todos ellos son parte de tu red de relaciones sociales y diversos estudios han demostrado que dichas conexiones impactan en tu salud ya sea para bien o para mal.

Un estudio de la Universidad de Berkeley titulado Social network concordance in food choice among spouses, friends, and siblings se observó datos interesante al respecto:  1) que las parejas tienden a homogeneizar sus hábitos en referencia a su salud, por lo que si el cónyuge denominado “dominante” tiene buenos hábitos inspirará a su pareja a seguirlo y si tiene malos hábitos, igual y 2) Las personas tienden a comer 25% más y a beber 15% más en contextos sociales si su grupo así lo hace.  También se midió que la probabilidad de que una persona mantenga un hábito de ejercicio regular aumenta un 35% si lo realiza con un amigo y 55% si lo realiza con su pareja.

Los científicos del estudio señalan que las relaciones sociales determinan lo que los miembros perciben como normal y aceptable, por lo tanto, si en el grupo de amigos se va aumentando de peso con el tiempo, eso se percibe como natural y no se cuestiona.   Además, la necesidad de pertenencia inclina a las personas a imitar el comportamiento de su grupo, ya sean amigos, familiares o en un contexto laboral.  Un dato interesante es que en el caso de las parejas, se tiende a economizar hábitos y por eso se homogeneizan.

¿Qué influencia tienen tu  familia y grupos sociales en tu salud? ¿Sientes que tú eres una influencia positiva o negativa para tu grupo?

Los cambios en los hábitos y el estilo de vida tienen una fuerte carga psicológica, emocional y social, por ello un grupo de apoyo puede ser una herramienta importante para lograr tus metas porque:

  • Te hace responsable.
  • Aprendes de las experiencias de los demás.
  • Te sientes acompañado, ya no estás solo ni eres el único.
  • Compartes información y recurso, potencializando tu crecimiento.
  • Es divertido.
  • Te mantiene enfocado.

gym-exercise-friend-phone-confession-ecards-someecards

 

Recuerda que tú decides con quién relacionarte, y más importante, recuerda que independientemente de tu contexto, tu conducta la decides tú.    Te invito a que busques grupos de personas que estén en tu mismo camino con quienes puedas compartir y sentirte acompañado en el proceso.

Para esto, las redes sociales en línea son una herramienta excelente.  En ellas puedes encontrar personas afines, sin necesidad de reunirse físicamente, y además, las redes sociales siempre están disponibles.  Van contigo a cualquier lado, te acompañan 24/7.  Te invito a formar parte de la comunidad de Fácil de digerir en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest donde encontrarás gente fabulosa compartiendo sus experiencias, recetas, excelentes ideas y mucho cariño.

Rodéate de aquello que es importante para ti.

Read More

Frasco de la felicidad

Posted by on Jan 25, 2013 in Diviértete, Motívate | 7 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

 

“Hay tantos momentos de felicidad disponibles; más que suficientes para que seas feliz en este momento.  No tienes que esperar al futuro para conseguir más.”

– Thich Nhat Hanh

 

El año pasado Elizabeth Gilbert, autora del libro “Comer, Rezar, Amar” publicó en su Facebook su proyecto “Happiness Jar” en el que propone reunir en un frasco todos aquellos momentos de felicidad que vivimos durante un año para que al final podamos leerlos y revivir esas gratas experiencias.

 

¡Me encantó la idea!

 

Así que les presento mi FRASCO DE LA FELICIDAD

:-D

 

 

 

Me gustó la idea porque es una forma sencilla y divertida de practicar la gratitud y enfocar nuestra mente en lo positivo, lo alegre, lo divertido de la vida.

 

Es una herramienta para ubicarnos en el presente y comprender que aquí y ahora tenemos todo lo que necesitamos para ser felices.  Porque ser feliz es una decisión personal y no depende de nada ni de nadie.

 

Tu vives lo que decides vivir.  Tu vida no se determina por lo que te sucede, sino por el significado que tú le das a lo que te sucede.

 

Hay dos formas de utilizar el Frasco de la Felicidad:

 

La primera es anotar en un papelito todos los momentos felices y memorables del año.

 

La segunda es anotar el momento más feliz de tu día, todos los días del año.  Esta práctica se las recomiendo porque especialmente en los días difíciles, este ejercicio nos recuerda que siempre hay alguna alegría y mucho por lo que estar agradecidos.

 

Puedes combinar ambas ideas o elegir sola una.

 

¿Quién se apunta a empezar su Frasco de la Felicidad?

 

Me encantaría que me compartieran una foto en Facebook, twitter, Google+ o me la mandaran por correo ana@facildedigerir.com para hacer nuestra colección de frascos de la felicidad

:-)

 

¡A vivir un 2013 FELIZ!

Read More

Mi palabra del año

Posted by on Jan 22, 2013 in Motívate, Organízate, Yo | 4 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Les quiero compartir una idea que me encantó por su sencillez e impacto profundo y que aplica perfecto para este inicio de año.

 

La idea es que en vez de, o además de, hacer una lista de metas, elijas una palabra que definirá este año.

 

La sugerencia es hacer la lista de todo lo que quieres lograr y englobarlo en una sola palabra.  Me encanta el ejercicio porque obliga a tener claridad,  eliminar detalles y enfocarte.

 

Tu palabra del año es aquella que te centra y crea una visión de futuro.  Una palabra que aplica a tu vida en general.  Tu mantra.

 

Yo ya elegí mi palabra para 2013 y es CONCRETAR.

 

Estoy en un momento en el que necesito poner esa última pieza a varios rompecabezas de mi vida profesional, de pareja y de crecimiento personal.   Necesito enfocarme y CONCRETAR.

 

¿Cuál sería su palabra de este año?

Read More