Niños

Spaghetti ¡sin pasta! 

Posted by on Aug 13, 2014 in Lo que yo como, Lunes sin carne, Niños, Recetas | 0 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

SpaghettiCalabacita

Les comparto uno de mis nuevos favoritos: el spaghetti ¡sin pasta!  ¿cómo?  En vez de utilizar pasta de trigo o de cualquier otro cereal, utilizo pasta a base de verduras.  En este caso de calabacita.  Los beneficios son que se no se consumen harinas y  se ingieren menos calorías, mientras se disfruta de un platillo consentido.

 

Para hacer este spaghetti necesitan un aparato maravilloso que se llama SPIRALIZER en México lo venden en Liverpool y Bed Bath & Beyond y en Estados Unidos en Amazon, Wal-Mart, Target, Bed Bath & Beyond…

 

Esta maravilla corta frutas y verduras de diferentes formas, una de ellas como tiras enrolladas semejantes a la pasta.

 

Es muy fácil de usar y lavar.

 

Ingredientes:
*Para cuatro personas

  • Cinco calabacitas grandes (puede ser la mexicana o italiana, ambas funcionan bien)
  • Sal de grano
  • Pimienta
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 taza de tomates cherry
  • 2 dientes de ajo grandes picados finamente
  • Vino blanco
  • Un puñado de hojas de albahaca fresca picada
  • Queso parmesano rallado

 

SpaghettiCalabacita3

Preparación

  1. Lavar las calabacitas y cortar ambas puntas.  Pueden pelar si desean, yo las uso con todo y cáscara.
  2. Colocar en el spiralizer y girar la manija para obtener la pasta.
  3. Extender las calabacitas en una charola y esparcir sal de grano.  Dejar reposar por alrededor de 30 minutos.  La sal de grano ayudará a remover el exceso de agua.
  4. Exprimir el agua de las calabacitas, enjuagar y secar.
  5. En un sartén caliente, colocar las dos cucharas de aceite de oliva y los tomatitos cherry.
  6. Cocinar los tomates y mover ligeramente durante 5 a  7 minutes hasta que se doren y comiencen a abrir.
  7. Sazonar con sal y pimenta al gusto.
  8. Agregar el ajo picado y añadir un poco (al gusto) de vino blanco.
  9. Continuar cocinando, moviendo constantemente y aplastando los tomates para que liberen sus jugos.
  10. Agregar el spaghetti de calabacita y combinar por alrededor de 3 a 4 minutos.
  11. Remover del fuego, agregar la albahaca y el parmesano.
  12. Servir.


Notas:

  • Es importante que no se sobrecaliente el spaghetti de calabacita, no debe cocerse, sino quedar al dente es decir, ligeramente crujiente.  De esta forma se conservan más micronutrientes y el sabor es delicioso.
  • El  spaghetti de calabacita se puede combinar con cualquier salsa para pasta.
  • ¡Esta es una gran forma de introducir verduras a los niños!  Además de calabacita, se puede utilizar zanahoria o betabel para hacer este tipo de pasta.

 

Read More

¿De qué murió Poncho?

Posted by on Aug 5, 2014 in Consumo responsable, Niños | 2 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

El 12 de diciembre de 2013 un niño de doce años se colapsa en el patio de su escuela a causa de un infarto al miocardio.

 

La autopsia revela que la causa es la obstrucción de las arterias por ateromas que son capas de lipoproteínas de baja densidad comúnmente llamadas colesterol LDL o “colesterol malo” incrustadas en la pared de las arterias que reducen la luz causando el cierre parcial o total de las mismas. En ocasiones, parte de esta capa se desprende bloqueando otra arteria del cuerpo lo que puede derivar en un infarto de miocardio o un infarto cerebral.

 

Esto es lo que le ocurrió a Poncho.

 

El médico que lo recibió en el hospital señala que además, presentaba hígado graso y que era muy probable que fuera hipertenso.

 

¿Cómo es que a un niño se le pueden obstruir las arterias de grasa a tal grado de causarle un infarto fulminante? ¿Cómo es posible que padeciera de hipertensión y hubiera desarrollado hígado graso?

 

La mala alimentación y el sedentarismo que derivaron en obesidad son los factores.

 

Y siendo así, el caso de Poncho no es un caso aislado.

 

En un país donde el 40% de los niños menores de cinco años tienen sobrepeso u obesidad y en el caso de los adolescentes el 35% tiene sobrepeso u obesidad, sus cuerpos son una bomba de tiempo para desarrollar diabetes, ateroesclerosis, hipertensión, problemas renales, hígado graso no alcohólico…

 

A pesar de su evidente sobrepeso, los padres de Poncho, como el papá mismo lo confiesa, no dieron la importancia debida a su alimentación y estilo de vida sedentario y, como estos padecimientos no generan síntomas visibles, es fácil pasarlos por alto…hasta que es demasiado tarde.

 

Es por ello que los padres de Poncho, decidieron iniciar la campaña #NiunPonchoMás y difundir el siguiente video para generar consciencia a padres, familiares y maestros de la gravedad de un estilo de vida que conduce a la enfermedad.

Comer sanamente, hacer ejercicio, eliminar el consumo de refresco, no son “modas” son necesidades urgentes para la salud pública de nuestro país.

 

Las cifras alarmantes que indican que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y en obesidad femenina, no son solamente números. Son vidas que se pierden, calidad de vida que disminuye, costos sociales que se multiplican, capacidad productiva de un país que se reduce.

 

Es increíble que viviendo en un país con recursos acuíferos, seamos el primer lugar en consumo de Coca- Cola. Que contando con frutas y verduras frescas todo el año, y estando rodeados de mares, seamos de los primeros consumidores de sopas Maruchan del planeta.

 

Poncho no es un caso aislado. Poncho es parte de la triste estadística de un país que enferma a sus niños y jóvenes.

 

Independientemente de lo que haga o deje de hacer el gobierno, nosotros podemos hacer la diferencia con nuestro propio cuerpo y después con los de nuestros familiares. Transfórmate a ti y  sé factor de cambio para los que te rodean. México somos todos. México eres tú.

 

Te puede interesar:

Read More

Seis consejos para que los niños coman bien

Posted by on Jul 30, 2014 in Niños | 0 comments

¡Hoy tengo una invitada especial en este espacio!

Jime

 

Les presento a Jimena, mamá y blogger de MAMÁ DE TIEMPO COMPLETO un sitio donde encontrarán consejos y experiencias sobre alimentación, lugares para visitar, educación, moda y todo lo relacionado con la maternidad consciente.

 

Jimena nos compartirá seis consejos para que los niños coman bien.  Sé que muchas mamás se quiebran la cabeza pensando cómo hacer para que sus niños coman de forma sana,  así que estoy segura que este artículo les será de gran utilidad.

 

 ¡Gracias Jime y bienvenida!


Seis consejos para que los niños coman bien

Por Jimena de Mamá de tiempo completo.  Síguela en twitter 

 

No pretendo decir que yo soy la más disciplinada a la hora de comer, y no puedo negar que de vez en cuando me encanta echarme unas galletitas, panecitos, chocolates, etc. Pero me gusta tratar de que mi niño coma saludablemente, lo más posible.

 

También debo confesar que soy más exagerada que la mayoría de las mamás. No me gusta que mi niño coma dulces, tome refresco o juguitos endulzados, coma papitas, y demás porquerías.

 

Mi niño todavía no va a la escuela, lo que me ayuda mucho a poder controlar lo que come hasta ahora, pero estos son algunos consejos que me han funcionado a mi.

 

CONSEJO 1: A un niño no se le antoja lo que no conoce.

  • Si todavía estás a tiempo no le “presentes” la comida chatarra: papitas, refrescos, yogures para niños, juguitos, cereales, etc. Especialmente las marcas que son “para niños” tienen demasiada azúcar y demasiados químicos añadidos.
  • A un niño no se le puede antojar lo que no conoce y no te podrá pedir algo que no sabe que existe.

 

CONSEJO 2: Si ya conoció la comida chatarra, no la tengas en casa.

  • Si a pesar de todos tus esfuerzos (o ya es muy tarde), ya conoció las papitas o el refresco, no los tengas en casa. Por mucho que te los pida, si no hay en casa no hay mucho que puedas hacer por cumplirle el antojo.

 

CONSEJO 3: Ve cambiando poco a poco los ingredientes no tan saludables que le encantan.
Estos son los cambios que yo hago en las recetas para que sean una versión más saludable, dentro de lo posible:

  • Yoghurt blanco sin azúcar en lugar de crema.
  • Aceite de coco en lugar de mantequilla.
  • Harina integral en lugar de harina.
  • Azúcar moscabada, miel de abeja o agave en lugar de azúcar refinada.
  • Leche de coco o almendra en lugar de leche de vaca.
  • Cacao en lugar de cocoa.
  • Chocolate con alto porcentaje en cacao en lugar de chocolate de leche.
  • Avena o granola en lugar de cereales.

hot-cakes-de-avena1

Hotcakes de avena de Mamá de tiempo completo

 

CONSEJO 4: Busca alternativas para sus antojos.

  • Por ejemplo, mi niño AMA las galletas y los panes (dulces o salados, le da igual). Cuando me pide una galleta le doy un vasito con granola que yo misma le hago y trato de dejar en trozos no tan pequeños para que la pueda masticar. En lugar de pan le ofrezco las tortitas de cereales, avena o quinoa de la marca Santiveri que están muy ricas y le encantan. Esto le sacia su antojo de galletas y pan de una forma más saludable, pero igual no me pasa nada si de vez en cuando se come una galletita o un panecito que le encanta.
  • Si a tu hijo le encantan las papitas prueba hacerle cosas como las Kale Chips que además puedes aprovechar para que coma más verduras.

tortitas-con-aguacate

 

Tortitas con aguacate de Mamá de tiempo de completo

 

CONSEJO 5: Haz su comida divertida.

  • Seguramente has visto en muchos lugares platillos servidos con una súper imaginación y cómo un sándwich se convierte en un cohete espacial o toda una escena del bosque. No digo que seamos tan exageradas, porque además, hacer eso se vuelve muy complicado y lo que cualquier mamá quiere evitar es lo complicado.
  • Pero busca la forma fácil de hacer este tipo de cosas. Por ejemplo, no es tan difícil hacer un Mickey Mouse en los hot cakes con dos cortadores redondos o incluso dos vasos de diferentes tamaños. O compra cortadores de galletas y corta su sándwich y todo lo que se pueda cortar en formas diferentes.
  • Para no tener que hacer tantas cosas puedes buscar estos platos en Amazon.com de la marca Fred, a los que sólo les falta la carita o el pelo (es mucho más fácil así). Si, tal vez no se vea como las cosas que encuentras en Pinterest, pero tus hijos no ven Pinterest así que lo que puedas hacer les va a encantar.

 

CONSEJO 6: Haz su lunch tan divertido como el de los demás niños.

  • Este tip me lo dio una mamá que ya tiene a sus hijos en el kínder y me pareció buenísimo. Un reto contra la comida chatarra es que muchas bolsitas de papitas, panecitos o cereales empaquetados traen el tazo, una estampa o el juguetito coleccionable de la última película de moda.
  • Trata de agregar a su lunch un sobre con las estampas del álbum de moda (Mundial de FIFA, Frozen, Monster High, etc), o estampas o dibujos o lo que se te ocurra que le puede gustar a tu niño.

 

Para recibir más consejos de una Mamá de tiempo completo, sigue a Jimena en: Blog  *  Twitter  *  Facebook  * Pinterest

Read More

Hangout: Lunches Saludables

Posted by on Aug 2, 2013 in Niños, Recetas | 9 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Se acerca el regreso a clases y por eso Sonia Ortiz de Cocina al Natural, Paty Villarreal, nutrióloga infantil y yo nos reunimos para compartirles consejos sobre cómo diseñar lunches saludables para sus hijos.

Durante hangout compartimos:

  • Por qué es importante que los niños coman un lunch saludable
  • La estructura de un lunch saludable debe incluir: verdura, proteína, fruta y cereal integral.
  • Las verduras y frutas debes ser enteras y frescas.
  • Los cereales integrales como tostadas horneadas de maíz, pan integral, pasta integral, avena, quinoa, arroz.
  • Las fuentes de proteína incluyen huevo, lácteos, pollo, carne, carnes frías bajas en grasa y sodio, legumbres (frijoles, hummus, habas, lentejas, chícharos).
  • La importancia de involucrar a los niños en la elección de sus lonches, pero de una forma dirigida.
  • Planear y prepara con anticipación como una clave para ahorrar y organizarse mejor.
  • Consejos sobre contenedores.
  • Cómo hacer el lunch atractivo.
  • Qué hacer si mi hijo no quiere comer su lunch en la escuela.
  • Qué hacer si en la escuela mi hijo intercambia su lunch por golosinas.

 

Además, les compartimos un menú semanal con distintas ideas para sus lunches.  Pueden ver el menú aquí:  LONCHES SALUDABLES

 

Read More

Fresas rellenas de pay de queso

Posted by on Jul 1, 2013 in Lo que yo como, Lunes sin carne, Niños, Recetas | 1 comment

Texto original escrito por AnaSígueme en Twitter.

Fácil, rápido, nutritivo y delicioso

 

IMG_3664

¿Antojo de un pay de queso?  Prueba esta alternativa que lo deconstruye ofreciendo una opción más baja en calorías, carbohidratos y azúcares.  Además se ve divina y es deliciosa.  Perfecta como postre fresco para este verano, como para comer sin necesidad de cubierto y para los niños.

Ingredientes

  • 500 g de fresas grandes
  • ½ taza de jocoque fresco
  • ½ taza de queso crema bajo en grasa (puede sustituirse por queso ricotta bajo en grasa)
  • 2 cucharadas de jarabe de agave (puede sustituirse por jarabe de maple o estevia)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ¼ de taza de salvado de avena
  • ¼ de taza de galletas tipo marías
  • Bolsita de plástico o duya

Lo que yo como11

Preparación

  1. Desinfectar  y lavar las fresas.
  2. Remover las hojas verdes.
  3. Con un cuchillo remover el corazón de las fresas para dejar un hueco.  Reservar.
  4. En un procesador de alimentos pulverizar las galletas marías y mezclar con el salvado de avena.   Si no se tiene salvado de avena, se pueden pulverizar hojuelas enteras también en el procesador.   Reservar.
  5. Para el relleno, mezclar en el procesador los dos quesos.  Con el procesador encendido, agregar la vainilla  y la miel de agave.
  6. Introducir el relleno en una duya.  Si no se cuenta con duya pueden introducir el relleno en una bolsita de plástico, cortar una de las esquinas con unas tijeras y funciona perfectamente (así le hice yo).
  7. Rellenar cada fresa.
  8. Espolvorear las fresas con la galleta y el salvado.
  9. Se puede rallar una barra de chocolate alto en cacao para darle un toque de chocolate.
  10. Comer inmediatamente.  Si no es así, guardar en el refrigerador.
  11. Como sobró relleno, a mi cuñada Ana que me estaba ayudando, se le ocurrió utilizarlos con otras frutas y hacer un pay de queso de frutas.  Utilizamos kiwi (¡delicioso!) y durazno.

 

IMG_3652

 

Read More

El club de la galleta

Posted by on Jun 12, 2013 in Emociones, Niños | 16 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Galleta

Imagen

 

¿Qué pensarían si su hija de 8 años les dijera que acaba de entrar al “club de la galleta” en su escuela?

 

De entrada se escucha como una actividad linda, inocente y típica de una niña de esa edad, ¿no es así?  Es lo que yo pensé cuando hace unas semanas una mamá llegó a mi consulta platicándome que su hija era parte de ese club en la escuela.

 

Pero conforme fui escuchando su relato me quedé fría.

 

El “club de la galleta” lo conforma el grupo de niñas populares del segundo año de una primaria particular del D.F.  Las integrantes del grupo se comprometen a comer, como único alimento del día,  solamente una galleta.  De ahí el nombre del club.  Hacen un juramento en el que prometen rehusarse a comer, o comer lo menos posible,  a la hora del desayuno, la comida y la cena, haciendo lo necesario para ello.   A forma de ritual, en grupo tiran a la basura su lunch a la hora del recreo.  Seccionan su galleta de elección y comen pequeños pedazos a lo largo del día.  Comparten revistas y fotos de internet de modelos y celebridades flaquísimas.

 

El caso se los comparto con permiso de la mamá, aunque los datos personales han sido omitidos por protección a la niña, con el deseo de que este tipo de prácticas se difundan y prevengan.

 

El “club de la galleta” salió a la luz porque un día la niña no resistió y  en la escuela empezó a sentirse mal: mareos, cansancio extremo, dolor agudo en la zona abdominal.  En la enfermería confesó todo.  La noticia conmocionó a la escuela.  La niña dijo el nombre de las demás integrantes del club y a partir de ahí se han destapado una serie de prácticas pro-anorexia y pro-dieta no solo en esa primaria (incluso desde el primer año) sino en otras primarias de la ciudad.

 

Afortunadamente para esta niña, su cuerpecito no resistió demasiado en este club, y el daño orgánico es mínimo y reversible.  Pero no es el caso de todas sus compañeras.  Algunas de ellas se encuentran ya en un bajo peso crítico, con anemia y desnutrición.

 

Pero quizá el reto mayor es el impacto psicológico.  Ahora la niña no solamente tiene que procesar esta experiencia, sino enfrentarse a la burla, exclusión y repudia de su ex grupo de amiguitas quienes la han acosado por haberlas denunciado.

 

La escuela ya tomó cartas en el asunto, ha instituido pláticas informativas obligatorias para todos los miembros de la escuela sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)  y ha dado la instrucción de que las niñas involucradas y sus mamás participen en una serie de terapias grupales obligatorias, aquellas que no participen no podrán re-inscribirse el próximo año.

Todo eso está muy bien como un “control de daños” pero aquí lo importante es preguntarnos: ¿por qué y cómo se originó esta situación?  ¿Qué se puede hacer para frenar el incremento en los casos de TCA en mujeres cada vez más jóvenes?

 

Un dato interesante: ante la reacción de alarma de la escuela, varios padres y algunos maestros han argumentado que por la edad de las niñas seguramente “no sabían lo que hacían”, que no se debe ser “tan duro” y que “no es para tanto”.   Esta reacción (¿negación ante algo tan doloroso? ¿culpa?) ante la gravedad de los hechos deja ver que la raíz del problema es complejo, donde están involucradas las familias, la escuela, la sociedad en general.

 

Para responder a estos padres y maestros que no creen que sea “para tanto”, en entrevistas con las terapeutas, las niñas utilizan y describen correctamente los términos “dieta” y “anorexia”.  A pesar de tener entre 8 y 9 años, al aplicárseles los cuestionarios evaluatorios todas presentan al menos tres síntomas de un TCA.  Eso no quiere decir que se les pueda diagnosticar el trastorno como tal a todas, pero sí que se encuentran en una situación de riesgo y que presentan ya una relación disfuncional hacia su cuerpo y la alimentación.

 

Les comparto este caso deseando enviar una señal de alerta a las mamás, papás, maestras, personal directivo de las escuelas, cuidadoras de las niñas.   Este caso ha tocado fuertemente mi corazón y profesionalmente me ha dejado claro que debemos redoblar los esfuerzos para concientizar a la sociedad en general para prevenir y tratar oportunamente las relaciones disfuncionales con el propio cuerpo y la comida.

Les puede interesar:

Construyendo una imagen corporal positiva en los niños

Mi hijo tiene sobrepeso, ¿qué hago?

Mi mamá siempre me decía…

Cinco frases de los papás que afectaron nuestra relación con la comida

Read More