Niños

Hangout: Lunches Saludables

Posted by on Aug 2, 2013 in Niños, Recetas | 7 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Se acerca el regreso a clases y por eso Sonia Ortiz de Cocina al Natural, Paty Villarreal, nutrióloga infantil y yo nos reunimos para compartirles consejos sobre cómo diseñar lunches saludables para sus hijos.

Durante hangout compartimos:

  • Por qué es importante que los niños coman un lunch saludable
  • La estructura de un lunch saludable debe incluir: verdura, proteína, fruta y cereal integral.
  • Las verduras y frutas debes ser enteras y frescas.
  • Los cereales integrales como tostadas horneadas de maíz, pan integral, pasta integral, avena, quinoa, arroz.
  • Las fuentes de proteína incluyen huevo, lácteos, pollo, carne, carnes frías bajas en grasa y sodio, legumbres (frijoles, hummus, habas, lentejas, chícharos).
  • La importancia de involucrar a los niños en la elección de sus lonches, pero de una forma dirigida.
  • Planear y prepara con anticipación como una clave para ahorrar y organizarse mejor.
  • Consejos sobre contenedores.
  • Cómo hacer el lunch atractivo.
  • Qué hacer si mi hijo no quiere comer su lunch en la escuela.
  • Qué hacer si en la escuela mi hijo intercambia su lunch por golosinas.

 

Además, les compartimos un menú semanal con distintas ideas para sus lunches.  Pueden ver el menú aquí:  LONCHES SALUDABLES

 

Read More

Fresas rellenas de pay de queso

Posted by on Jul 1, 2013 in Lo que yo como, Lunes sin carne, Niños, Recetas | 1 comment

Texto original escrito por AnaSígueme en Twitter.

Fácil, rápido, nutritivo y delicioso

 

IMG_3664

¿Antojo de un pay de queso?  Prueba esta alternativa que lo deconstruye ofreciendo una opción más baja en calorías, carbohidratos y azúcares.  Además se ve divina y es deliciosa.  Perfecta como postre fresco para este verano, como para comer sin necesidad de cubierto y para los niños.

Ingredientes

  • 500 g de fresas grandes
  • ½ taza de jocoque fresco
  • ½ taza de queso crema bajo en grasa (puede sustituirse por queso ricotta bajo en grasa)
  • 2 cucharadas de jarabe de agave (puede sustituirse por jarabe de maple o estevia)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ¼ de taza de salvado de avena
  • ¼ de taza de galletas tipo marías
  • Bolsita de plástico o duya

Lo que yo como11

Preparación

  1. Desinfectar  y lavar las fresas.
  2. Remover las hojas verdes.
  3. Con un cuchillo remover el corazón de las fresas para dejar un hueco.  Reservar.
  4. En un procesador de alimentos pulverizar las galletas marías y mezclar con el salvado de avena.   Si no se tiene salvado de avena, se pueden pulverizar hojuelas enteras también en el procesador.   Reservar.
  5. Para el relleno, mezclar en el procesador los dos quesos.  Con el procesador encendido, agregar la vainilla  y la miel de agave.
  6. Introducir el relleno en una duya.  Si no se cuenta con duya pueden introducir el relleno en una bolsita de plástico, cortar una de las esquinas con unas tijeras y funciona perfectamente (así le hice yo).
  7. Rellenar cada fresa.
  8. Espolvorear las fresas con la galleta y el salvado.
  9. Se puede rallar una barra de chocolate alto en cacao para darle un toque de chocolate.
  10. Comer inmediatamente.  Si no es así, guardar en el refrigerador.
  11. Como sobró relleno, a mi cuñada Ana que me estaba ayudando, se le ocurrió utilizarlos con otras frutas y hacer un pay de queso de frutas.  Utilizamos kiwi (¡delicioso!) y durazno.

 

IMG_3652

 

Read More

El club de la galleta

Posted by on Jun 12, 2013 in Emociones, Niños | 16 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Galleta

Imagen

 

¿Qué pensarían si su hija de 8 años les dijera que acaba de entrar al “club de la galleta” en su escuela?

 

De entrada se escucha como una actividad linda, inocente y típica de una niña de esa edad, ¿no es así?  Es lo que yo pensé cuando hace unas semanas una mamá llegó a mi consulta platicándome que su hija era parte de ese club en la escuela.

 

Pero conforme fui escuchando su relato me quedé fría.

 

El “club de la galleta” lo conforma el grupo de niñas populares del segundo año de una primaria particular del D.F.  Las integrantes del grupo se comprometen a comer, como único alimento del día,  solamente una galleta.  De ahí el nombre del club.  Hacen un juramento en el que prometen rehusarse a comer, o comer lo menos posible,  a la hora del desayuno, la comida y la cena, haciendo lo necesario para ello.   A forma de ritual, en grupo tiran a la basura su lunch a la hora del recreo.  Seccionan su galleta de elección y comen pequeños pedazos a lo largo del día.  Comparten revistas y fotos de internet de modelos y celebridades flaquísimas.

 

El caso se los comparto con permiso de la mamá, aunque los datos personales han sido omitidos por protección a la niña, con el deseo de que este tipo de prácticas se difundan y prevengan.

 

El “club de la galleta” salió a la luz porque un día la niña no resistió y  en la escuela empezó a sentirse mal: mareos, cansancio extremo, dolor agudo en la zona abdominal.  En la enfermería confesó todo.  La noticia conmocionó a la escuela.  La niña dijo el nombre de las demás integrantes del club y a partir de ahí se han destapado una serie de prácticas pro-anorexia y pro-dieta no solo en esa primaria (incluso desde el primer año) sino en otras primarias de la ciudad.

 

Afortunadamente para esta niña, su cuerpecito no resistió demasiado en este club, y el daño orgánico es mínimo y reversible.  Pero no es el caso de todas sus compañeras.  Algunas de ellas se encuentran ya en un bajo peso crítico, con anemia y desnutrición.

 

Pero quizá el reto mayor es el impacto psicológico.  Ahora la niña no solamente tiene que procesar esta experiencia, sino enfrentarse a la burla, exclusión y repudia de su ex grupo de amiguitas quienes la han acosado por haberlas denunciado.

 

La escuela ya tomó cartas en el asunto, ha instituido pláticas informativas obligatorias para todos los miembros de la escuela sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)  y ha dado la instrucción de que las niñas involucradas y sus mamás participen en una serie de terapias grupales obligatorias, aquellas que no participen no podrán re-inscribirse el próximo año.

Todo eso está muy bien como un “control de daños” pero aquí lo importante es preguntarnos: ¿por qué y cómo se originó esta situación?  ¿Qué se puede hacer para frenar el incremento en los casos de TCA en mujeres cada vez más jóvenes?

 

Un dato interesante: ante la reacción de alarma de la escuela, varios padres y algunos maestros han argumentado que por la edad de las niñas seguramente “no sabían lo que hacían”, que no se debe ser “tan duro” y que “no es para tanto”.   Esta reacción (¿negación ante algo tan doloroso? ¿culpa?) ante la gravedad de los hechos deja ver que la raíz del problema es complejo, donde están involucradas las familias, la escuela, la sociedad en general.

 

Para responder a estos padres y maestros que no creen que sea “para tanto”, en entrevistas con las terapeutas, las niñas utilizan y describen correctamente los términos “dieta” y “anorexia”.  A pesar de tener entre 8 y 9 años, al aplicárseles los cuestionarios evaluatorios todas presentan al menos tres síntomas de un TCA.  Eso no quiere decir que se les pueda diagnosticar el trastorno como tal a todas, pero sí que se encuentran en una situación de riesgo y que presentan ya una relación disfuncional hacia su cuerpo y la alimentación.

 

Les comparto este caso deseando enviar una señal de alerta a las mamás, papás, maestras, personal directivo de las escuelas, cuidadoras de las niñas.   Este caso ha tocado fuertemente mi corazón y profesionalmente me ha dejado claro que debemos redoblar los esfuerzos para concientizar a la sociedad en general para prevenir y tratar oportunamente las relaciones disfuncionales con el propio cuerpo y la comida.

Les puede interesar:

Construyendo una imagen corporal positiva en los niños

Mi hijo tiene sobrepeso, ¿qué hago?

Mi mamá siempre me decía…

Cinco frases de los papás que afectaron nuestra relación con la comida

Read More

Comiendo en PAZ

Posted by on May 3, 2013 in Niños, Organízate | 4 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Family-Dinner-John-Howie-Steak

 

En muchas familias la hora de la comida (o la cena) se ha convertido en una guerra: padres discutiendo entre sí, luchando con sus hijos para que se sienten, para que se acaben la comida, niños quejándose porque no les gusta lo que sirven, adolescentes y adultos que no sueltan el celular…

 

La hora de la comida es, para muchos, el único momento en el día de convivencia familiar, ¿cómo es posible que se desperdicie en peleas y quejas, en vez de que sea un momento de armonía y convivencia?

 

Comer en paz, ya sea en grupo o de forma individual, es necesario para una correcta digestión y asimilación de los nutrientes, para un disfrute de los sabores y para generar una relación saludable con los alimentos.

 

Consejos para crear un ambiente de paz durante la hora de la comida en familia

 

Planea las comidas.  Un factor que genera estrés a la hora de la comida es llegar a preparar todo de último momento, encontrar que falta algún ingrediente, etc.  Por ello, es vital realizar una planeación semanal que permita una mejor organización y menos prisas.

 

Consejos para crear un menú saludable y cómo crear un menú saludable para niños

 

Crea una rutina. Sobre todo para los niños, es importante generar una sensación de orden y rutina: establece horarios fijos, lugares para sentarse, tareas que cada uno debe cumplir.

 

Involucra a todos en la dinámica.  Dependiendo de la edad y tiempos, cada miembro de la familia puede apoyar cocinando, poniendo la mesa, sirviendo, recogiendo, turnándose para lavar los platos, guardar, etc.

 

Elimina las distracciones.  La hora de la comida debe ser para comer y convivir en familia.  No prendas la televisión y prohíbe el uso de celulares, ipods, ipads, etc.   Me encanta la idea de poner una canastita donde todos colocan sus gadgets antes de sentarse a la mesa.  No solamente lo hace justo para todos, sino que evita tentaciones.

 

Hablen de cosas agradables. La hora de la comida no es momento de regañar a los niños por las calificaciones, ni de expresar quejas del trabajo o de la casa.  Tampoco es momento de gritos. Es una oportunidad de conocerse, es una oportunidad educativa, de alegría.

 

Establece reglas. Acuerden entre todos los miembros de la familia (no excepciones) seguir ciertos lineamientos, de acuerdo a sus necesidades y estilos, algunos ejemplos:

  • No quejas.
  • No gritos.
  • Dar las “gracias” y pedir “por favor”
  • Probar una mordida o pedacito de un nuevo alimento.
  • Apagar celulares.

 

 

Ten paciencia con los alimentos nuevos. Los niños requieren de mucha repetición antes de aceptar un nuevo alimento. Si lo rechazaron la primera vez, vuélvelo a intentar más adelante. Prueba con diferentes presentaciones.

 

Respeta el apetito de cada miembro de la familia.  Respeta cuando una persona indica que se encuentra satisfecho, no obligues a comer demasiado, ayuda a tu familia re conocer y honrar sus propias señales de hambre y saciedad.

 

No utilices la comida como premio o castigo. Esto genera mensajes incorrectos y  una relación negativa con ciertos alimentos.

 

Sé un ejemplo a seguir.  Apaga tu celular, siéntate, ten una actitud positiva, come alimentos saludables, come lentamente, disfruta.  Los niños imitan la actitud de sus padres.  Sé lo que quieres que tus hijos sean.

 

Sé paciente y vuélvelo a intentar. No todas las comidas son perfectas, las reglas se rompen, las cacerolas se queman…la vida no es blanco y negro.  Vuelve a intentar.

 

¿Qué otros consejos nos comparten para una hora de la comida en paz?

Read More

Cómo diseñar un menú saludable para niños

Posted by on Apr 12, 2013 in Niños | 3 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

El día de ayer, tuve el gusto de compartir un Hangout con el tema “Cómo diseñar un menú saludable para niños” con Sonia Ortiz de Cocina al Natural y Paty Villarreal, nutrióloga  experta en obesidad infantil y líder del programa ¡Niñ@s en Movimiento! en México.

 

Les recuerdo que cada mes, estoy diseñando un menú saludable temático utilizando las recetas y herramientas del portal Cocina y Comparte.   En la liga encuentran el  Menú saludable para niños y pueden ver los anteriores menús saludables que he diseñado aquí: Nutrición por Fácil de Digerir.

 

También, cada mes, Sonia Ortiz y yo, realizamos un Hangout donde conversamos sobre el menú saludable del mes, en ocasiones, invitamos a expertos relacionados con el tema.  Les dejo la grabación del programa de ayer.

 

Mis consejos para DISEÑAR UN MENÚ SALUDABLE PARA NIÑOS

  • El desayuno saludable se compone de: cereal integral (maíz, avena, amaranto, arroz, quinoa, trigo), alimentos de origen animal (huevo, lácteos orgánicos, pollo, carne, pescado) o legumbres (frijoles, habas, lentejas, garbanzos) y fruta fresca y entera.
  • La comida y cena saludables se componen de: verduras (en sopa, cocidas, crudas, en ensalada en los guisados), proteína de origen animal o legumbres, cereal integral.  Si se decide integrar un postre, puede ser fruta fresca, gelatina natural o yogurt.
  • Incluir en las comidas agua natural o  agua fresca con frutas o verduras.  No jugos (ni naturales ni comerciales), leches saborizadas o refrescos.
  • Establecer horarios fijos para que los niños generen una rutina.
  • Tener claro que los niños no necesitan comida especial, necesitan comida saludable.  Como les comentaba en el post sobre Menús infantiles en restaurantes,  los niños deben comer lo mismo que un adulto, solamente adecuado en porciones para su edad.
  • El juego es un elemento importante para integrar a los niños: involúcralos en la creación del menú semanal, en las compras, juega a cocinar, a probar diferentes texturas, aromas, sabores.
  • Comer en familia y con atención plena.  Sin TV ni celulares, sin regaños ni problemas.
  • ¿Cómo hacer para que tu hijo coma bien? Come bien tú. Predica con el ejemplo. Un niño saludable, inicia con un papá/mamá saludable.
Read More

Menús infantiles en restaurantes

Posted by on Apr 10, 2013 in Niños | 13 comments

image

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Hoy en día es ya común que ofrezcan en todo tipo de restaurantes el “Menú infantil”.    En la inmensa mayoría de los establecimientos este menú podría llamarse “Menú chatarra” porque de lo que está compuesto es de  pastas, hamburguesas, papas a la francesa, pescados empanizados,  pizza, nuggets, juguitos…es decir, de platillos cargados en harinas refinadas, azúcares, grasas, sal, aditivos sintéticos y eso sí, mucho color, caritas felices hechas con salsa cátsup y un mantelito para colorear.

¿A quién se le ocurrió que los niños necesitaban de un menú especial y que ese menú debería de componerse de este tipo de  comida?  A la industria alimenticia  que vende esos productos y que encontró un nicho de mercado perfecto que se deja llevar por la apariencia, el juguete, los colores, y que no tiene criterio para decidir lo mejor para su salud.

Estos menús no están basados en ninguna recomendación nutricional,  no fueron creados ni sugeridos por pediatras ni expertos en nutrición, de hecho van en contra de toda alimentación saludable.  

Ejemplos de dos cadenas de restaurantes muy comunes en México:

En el menú para niños de la cadena de restaurantes VIPS, ofrecen de desayuno “Hotcakes con sabores mágicos”.    El platillo se compone de 5 hotcakes tamaño dólar seguramente hechos con harina refinada y un preparado de harina para hotcakes, con una bola de crema chantilly y los sabores mágicos son mermelada, lunetas o chocolate líquido.

En la comidas sus opciones son: crujitaquitos (tacos dorados), papas galácticas (papas fritas), enchiladas suizas, spaghetti , palomitas de pollo, milanesa cósmica, vipsburger, pizza, safari nuggets, banderillas.    Lo único rescatable: consomé de pollo y sabanita aventura (de pollo o res).

Las bebidas: refresco, chocolate frío o isla burbujeante (refresco con helado de vainilla o limón).

El menú para niños de la cadena Sanborn’s   sus opciones de comida son: Cosmopapas (papas fritas), Mona Pizza (pizza), Tortuguesa (hamburguesa de res), Banderillas, Tecosticks (barritas empanizadas de pescado con papas fritas), Jochomóvil (hotdog con papas fritas), Cabañita (dedos empanizados de queso), Hamburgatito (otra hamburguesa), Hot Bug (hot dog con tocino), Tubitos Locos (rollos de jamón y papas fritas).

Eso sin mencionar sus cenas y desayunos.  De bebidas ofrecen malteadas, frappés o botellitas de agua saborizada de Bonafot.

Los anteriores son solamente un par de ejemplos, lo triste es que  en cualquier restaurante, de todo tipo de comida, de todo tamaño, pertenezca a una cadena o no, repite el mismo patrón en su menú infantil.

CONSEJOS

  • Los niños no necesitan comida “especial” ni “para niños”, todo eso es una invención del marketing y no se basa en ninguna recomendación médica ni estudio científico.
  • Lo que los niños necesitan es comida saludable, fresca, variada, hecha con amor y que sus papás coman con ellos con plena atención.
  • ¿Qué debe comer un niño?  Lo mismo que debería  de comer un adulto, solamente adecuado en porciones a su edad.   Frutas y verduras frescas,  cereales integrales, alimentos de origen animal bajos en grasa, legumbres, semillas, nueces.  Todo eso debe ser la base la alimentación infantil.
  • Los niños no necesitan regaños ni premios para comer, necesitan de buenos ejemplos. De padres que  cuiden su propia alimentación, que les enseñen el placer de una comida sana.
  • Los niños no nacen con un gusto por el azúcar ni por lo frito, por lo tanto no necesitan galletas ni chocolates “porque son niños”.  El gusto por el sabor dulce, salado, picante, graso, se va construyendo de acuerdo a los hábitos alimenticios de la familia.  Ahora se sabe que  la calidad de la alimentación de la madre impactará en el desarrollo del paladar o el gusto del bebé desde el vientre.
  • No pidan el menú para niños. Enseñen a los niños a pedir “como grandes” del menú regular y guíenlos en sus elecciones.
  • Tampoco se trata de aislar a los niños de su contexto social, por ejemplo, es sano disfruten de recoger dulces de una piñata, sino educarlos para que comprendan que dichos alimentos son de consumo ocasional.
  • Hagan de la comida algo divertido y educativo.  Involúcrenlos en las compras de los alimentos y en la preparación de los mismos.   Pueden encontrar otros consejos para enseñar a los niños a comer sanamente en el enlace.

 

Les recomiendo leer:

Mi mamá siempre me decía…

Construyendo una imagen corporal positiva en los niños

Mi hijo tiene sobrepeso, ¿qué hago?

Read More