Posts Tagged "embarazo"

Lactancia

Posted by on May 23, 2011 in Come bien, Niños | 17 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.


La lactancia es el proceso de producción de leche materna que se pone en marcha durante el embarazo con el fin de alimentar al futuro bebé.

Durante el embarazo, la placenta produce estrógeno y progesterona que preparan a las glándulas mamarias para dicha función.  Como resultado, los senos aumentan de tamaño y se desarrollan los alvéolos.   Además, la glándula pituitaria anterior libera  la hormona prolactina que es responsable de la síntesis de la leche.  Para cuando el embarazo llega a su fin el nivel de prolactina es diez veces mayor que al inicio del embarazo.

La primera sustancia que se libera de las mamas es el calostro.  Un líquido espeso de color amarillento que es rico en proteínas, vitaminas, minerales y anticuerpos que protegerán al recién nacido de infecciones.  Además, promueve el crecimiento de bacterias en el intestino del bebé que lo ayudarán a evitar el crecimiento de otros organismos perjudiciales.  Finalmente, el calostro tienen un ligero efecto laxante que los ayuda a expulsar meconio, la primera evacuación del recién nacido.

Por ello es muy importante que el bebé reciba esta sustancia que lo nutrirá y protegerá en sus primeros momentos de vida.

La producción de calostro dura aproximadamente 36 horas, después las mamas empiezan a producir leche materna: la perfecta combinación entre grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales para el desarrollo del bebé.

Siempre que la mamá se encuentre bien nutrida (en este artículo las recomendaciones: Nutrición y lactancia) y el bebé siga succionando, la producción de leche continuará.  Tanto la producción de prolactina como de otra hormona llamada oxitocina, que es la de liberar la leche, se estimulan por la succión.

Beneficios de la leche materna para el bebé

  • Para el bebé es la sustancia perfecta para su nutrición.  Tiene los nutrimentos que necesita en la cantidad exacta, de la mejor calidad y de mayor biodisponibilidad.  Aún no existe fórmula que logre sustituirla.
  • La composición de la leche materna va cambiando mediante el bebé crece brindándole lo que necesita conforme se desarrolla.
  • Los anticuerpos y células inmunológicas de la madre pasan directamente al bebé a través de la leche, lo que proporciona una gran protección al bebé mientras termina de desarrollar su propio sistema inmunológico.
  • Se ha demostrado que los bebés alimentados con leche materna tienen menor incidencia de infecciones respiratorias, digestivas, auditivas y urinarias.
  • Es un factor de protección contra el Síndrome de Muerte Súbita o Muerte de cuna.
  • Reduce el riesgo de desarrollar diabetes, sobrepeso y obesidad, niveles altos de colesterol y trastornos digestivos crónicos.
  • No es alérgena, como la de vaca o soya, y puede disminuir el desarrollo de alergia alimentarias en niñez y vida adulta.
  • La leche materna es gratis, lista para consumirse e inocua.
  • Fomenta la creación de un vínculo afectivo entre madre e hijo.

Beneficios de la leche materna para la madre

  • La lactancia ocasiona contracciones uterinas que agilizan el retorno del útero a su tamaño normal.
  • Favorece la pérdida de grasa corporal y por lo tanto la reducción de peso post-parto.
  • Se asocia a un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama y ovario.  Así mismo, algunos estudios relacionan la lactancia con un menor riesgo de padecer osteoporosis.
  • Reprime la ovulación, permitiendo que el tiempo entre embarazos se alargue dando oportunidad a que el cuerpo de la madre se recupere.

¿Hasta cuándo?

La Organización Mundial de la Salud y la Academia Mexicana de Pediatría recomiendan que se alimento al bebe exclusivamente con leche materna hasta los seis meses, aunque, de no ser posible, debe hacerse como mínimo durante los primeros cuatro meses. Se recomienda que se continúe amamantando, junto con otros alimentos, hasta incluso el segundo año.  Algunos grupos pro lactancia sugieren ejercer la lactancia a libre demanda y han abogado porque las madres trabajadoras tengan la posibilidad de amantar a sus hijos.

Fórmula láctea

Lo recomendable es que  a menos que exista algún problema con la leche materna (como contaminación por enfermedad) se alimente a los bebés con leche materna exclusivamente al menos hasta los 6 meses.  Si no es posible, se recomienda combinar fórmula y leche materna, pero tratar de no dejar al bebé sin leche materna. Existen fórmulas a base de leche de vaca y también de soya.  Es importante consultar al médico para que recomiende marcas y dosis.

Para saber más:

Conoce mi Programa de Bienestar Post-parto

Deja un comentario compartiendo tu experiencia con la lactancia: ¿Amamantas o amantaste a tu bebé? ¿Hasta cuándo? y tendrás la oportunidad de ganar un vale con valor de $500.oo M.N. para las tiendas Baby Outlet.  El día de mañana martes 24 de mayo se realizará un sorteo para conocer a la ganadora.  Los requisitos son: ser mexicana, ser mamá, seguir a Baby Outlet en Twitter y/o Facebook y haber publicado un comentario en este post el día de hoy lunes 23 de mayo. ¡Suerte!

Read More

Consejos para manejar el peso post-parto

Posted by on May 20, 2011 in Come bien, Niños | 2 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres que acaban de tener un bebé es cómo recuperar un peso saludable y  tonificar su piel, estos son algunos consejos.

Cuídate desde antes de embarazarte y durante el embarazo

La condición en que la mujer se encuentre al embarazarse así como la manera en que lleve su embarazo son determinantes.   Si una mujer estaba en peso saludable, es más probable que el aumento de peso durante la gestación no rebase  las recomendaciones y por lo tanto, se  recupere el peso de manera natural.  Si una mujer realiza ejercicio durante el embarazo y cuida su piel, será más sencillo recuperar la tonificación corporal.

No empieces demasiado rápido

El  embarazo y el parto son dos periodos en los que se somete al organismo a mucho estrés y esfuerzo, por lo tanto necesita tiempo para recuperarse.   En general se recomienda que empieces un régimen no antes de la sexta semana post parto y si estás lactando, que esperes hasta que el bebé tenga al menos dos meses.

Lacta

Una de las razones por las que el cuerpo de la madre acumula grasa durante el embarazo es para prepararse para la lactancia ya que la leche materna tiene un importante componente graso.  Por lo tanto, lactar es una de las maneras más saludables y naturales de perder dicha grasa.   Si le das tiempo  a tu cuerpo, verás cómo va recuperando su peso porque ese es el proceso natural.  Se calcula que amamantar hace que se pierdan aproximadamente 500 kcal al día, lo que hace que a la semana se quemen 3,500 kcal, exactamente lo que se requiere para quemar medio kilo de grasa.

No hagas dieta, aprende a comer sanamente

No es necesario ni recomendable realizar dietas demasiado restringidas, ya que esto puede afectar la cantidad y calidad de leche materna.   Además, puede hacerte sentir más cansada y de mal humor.  Lo mejor es aprender a comer sanamente, asesorándote con una nutrióloga.

Adopta una rutina de ejercicios gradualmente

Si ya hacías ejercicio antes te será más fácil reintegrarte a tu rutina, pero si vas a empezar a hacer ejercicio no te aloques, empieza poco a poco pero constantemente.

Puedes incluir a tu bebé en tus rutinas, por ejemplo, salir a caminar con la carriola o acudir a una clase de yoga o natación para mamás y bebés.

Únete a un grupo de mamás que hacen ejercicio juntas.

Relájate

Sé que relajarse con un nuevo bebé en casa suena a misión imposible, pero es totalmente necesario.  El estrés causa la liberación de cortisol, una hormona que favorece la acumulación de grasa corporal.   Además, la falta de sueño interfiere en la correcta regulación de las hormonas leptina y grelina lo que envía falsas señales de déficit de energía, lo que incita  al cuerpo a ingerir más alimentos a lo largo del día.

Organízate

Con la nueva responsabilidad de un bebé es clásico que la mamá termina comiendo las sobras de sus hijos o lo que pueda cuando pueda.   Organizarte correctamente para integrar tu nuevo rol de mamá en tus actividades diarias es un proceso, y por lo tanto, lleva tiempo y una curva de aprendizaje, pero es absolutamente vital para evitar un desbalance en otras áreas de tu vida.

Tú eres tu prioridad

Entre pañales, hermanitos, trabajo, casa, eventos sociales y esposo, la mamá suele dejarse a sí misma al final.   Pero lo mejor que puedes hacer por tus hijos, por tu productividad laboral y por tu pareja es estar bien tú.  Así que date tiempo para relajarte, preparar tus alimentos y hacer ejercicio.   Una mamá plena es la base de una familia plena.

Este artículo es parte de la serie Nutribaby

 

 

 

 

Para saber más:

Conoce mi Programa de Bienestar Post-parto

Read More

Diabetes gestacional

Posted by on May 18, 2011 in Come bien, Niños | 1 comment

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

La diabetes gestacional es una condición en la que el cuerpo de la mujer embarazada presenta resistencia a la hormona insulina o una producción insuficiente de la hormona insulina lo que ocasiona que los niveles de glucosa en sangre se eleven. En la mayoría de los casos aparece durante el segundo o tercer trimestre de embarazo y generalmente es un padecimiento transitorio que desparece después del parto.

Si se diagnostica a tiempo, es controlable a través de la dieta y el ejercicio y no afecta el desarrollo del feto o la salud de la madre.   En algunos casos se utilizan medicamentos a consideración del médico, pero se usen o no,  un control dietético es vital.

Si no se detecta o controla correctamente es un factor de riesgo para preeclampsia y muerte fetal.  También puede generar que el bebé sea demasiado grande debido al exceso de glucosa, lo que puede causar un parto prematuro.     Se ha demostrado que la diabetes gestacional mal controlada puede aumentar el riesgo de que el bebé desarrolle diabetes tipo 2 durante la adolescencia y adultez.

En el caso de la madre, si después del embarazo no puede controlar un peso corporal saludable, aumentan las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2.  Las mujeres que han presentado diabetes gestacional, tienen mayor predisposición a padecerla en embarazos posteriores.

Los factores de riesgo para desarrollar diabetes gestacional son:

  • Sobrepeso antes y durante el embarazo.
  • Un embarazo a partir de los 35 años de edad.
  • Antecedentes familiares diabéticos.
  • Diabetes gestacional en embarazos previos.

Síntomas:

Los síntomas son fatiga, aumento de la sed (sobre todo durante las mañanas) y el apetito e incremento en el volumen de la orina.  Muchos de estos síntomas pueden pasarse por alto y considerarse “normales” durante el embarazo, por ello es muy importante monitorear el desarrollo del mismo con un médico y compartir con él incluso aquello que consideramos de poca importancia.

Recomendaciones:

  • Que la mujer se encuentre lo más saludable posible ANTES de embarazarse.
  • Mantener una alimentación sana y controlar el peso durante el embarazo.
  • Evitar harinas refinadas, preferir cereales integrales.
  • Evitar azúcar refinada y miel.
  • Evitar el consumo de comida industrializada y rápida.
  • Realizar una rutina de ejercicio diariamente.
  • Realizar cinco comidas al día en horarios fijos.
  • Incrementar el consumo de proteínas bajas en grasas como pechuga de pavo y pollo sin piel, pescados blancos y lácteos desgrasados.
  • Aumentar el consumo de grasas monoinstarudas (aceite de oliva extra virgen, aceite de canola, aguacate, nueces y almendras).
  • Aumentar el consumo de ácidos grasos Omega-3 (salmón, atún, sardinas, arenques, linaza, chía, nueces y almendras).
  • Aumentar el consumo de fibra.
  • Realizarse las revisiones médicas correspondientes.
  • Si se detecta riesgo de desarrollar diabetes gestacional o si se ha detectado la presencia de la misma, acudir con un nutriólogo especialista en diabetes.

Este artículo es parte de la serie Nutribaby

Para saber más:

La diabetes

¿Estás embarazada? Conoce mi Programa de Bienestar para el Embarazo.

¿Quieres embarazarte? Conoce mi Programa de Bienestar para la Concepción y prepárate para ser mamá.

Read More

Alimentación saludable durante el embarazo

Posted by on May 16, 2011 in Come bien, Niños | 4 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Durante el embarazo es sumamente importante que la mujer tome más consciencia de lo que come ya que de ello depende el desarrollo de su bebé y la calidad de los  siguientes nueve meses.

En el artículo Gestación y nutrición les hablé de los requerimientos nutricionales de la embarazada, así que en este post quiero darles recomendaciones prácticas para poder cumplir con ellos.

Alimentos recomendables

Esta es la lista de los alimentos en los que debes basar tu dieta ya que contienen los nutrientes que tú y tu bebé necesitan, sin excesos de grasa, azúcares, sal o aditivos sintéticos.

  • Verduras y frutas frescas.
  • Vegetales de hojas verdes.
  • Carnes blancas sin piel (pollo, pavo, lomo de cerdo).
  • Lácteos descremados (leche, yogurt, queso).
  • Quesos frescos (panela, feta, fresco, cabra).
  • Huevo entero.
  • Pescados blancos.
  • Pescados azules (salmón, atún, sardinas, arenque).
  • Aceite de oliva, de canola o de aguacate.
  • Cereales integrales (pasta, pan y tortillas integrales).
  • Legumbres (frijoles, chícharos, garbanzos, habas).
  • Hojuelas enteras de avena.
  • Salvado de avena o de trigo.
  • Linaza.
  • Almendras y nueces.
  • Psyllum plántago.
  • Agua natural.
  • Infusiones herbales.

Alimentos no recomendables

Estos alimentos son los que debes evitar lo más posible.

  • Grasas saturadas (tocino, manteca, chicharrón, crema, mantequilla, embutidos, fritos).
  • Grasas trans.
  • Azúcar refinada.
  • Harinas refinadas (blancas).
  • Pastelería y bollería.
  • Embutidos y vísceras.
  • Lácteos enteros.
  • Carnes rojas, sobretodo cortes de carne grasosos.
  • Comida rápida e industrializada.
  • Quesos añejos y grasos.
  • Chocolate.
  • Refrescos.
  • Aderezos cremosos.
  • Té.
  • Café.
  • Cigarro.
  • Alcohol.

Realiza pequeñas comidas a lo largo del día

Conforme avanza el embarazo y el volumen abdominal aumente,  es más recomendable realizar pequeñas comidas a lo largo del día que dos o tres comidas abundantes. Distribuye las comidas entre cinco y hasta siete comidas al día.  Trata de comer en los mismos horarios y come lentamente.

Disminuye las molestias digestivas

  • No te recuestes después de comer para evitar reflujo.
  • Realiza varias pequeñas comidas a lo largo del día en vez de pocas comidas abundantes.
  • Escucha a tu cuerpo: no comas de más ni aceptes alimentos que te causan asco.
  • Evita alimentos irritantes como grasas, picantes, comida muy caliente y condimentada.
  • Realiza una pequeña caminata después de comer.
  • Mide el impacto de las legumbres y otros alimentos que producen gases (brócoli, coles, cebolla). Si causan molestias, evítalos.
  • Realiza ejercicio diariamente.
  • Aumenta el consumo de fibra.

Incluye todos los grupos de alimentos

En cada comida incluir: carbohidratos (cereales, frutas), proteína (origen animal, legumbres), grasas (aceites vegetales, aguacate, nueces) y  verduras frescas.

Por ejemplo, una comida ideal consistiría de: una ensalada fresca con vinagreta, un filete de pescado a la plancha, una taza de arroz y una taza de fresas de postre.

Toma complementos prenatales

Para asegurarte de recibir todos los nutrientes en la cantidad necesaria, toma un  multivitamínico prenatal.  Consulta a un especialista para que te recomiende la mejor opción ya que no todas las opciones del mercado son de buena calidad.

Haz ejercicio

Realiza actividad física diaria de bajo impacto para las articulaciones.  Por ejemplo: yoga, natación, caminata, tai-chi.

Este artículo es parte de la serie Nutribaby

Para saber más:

¿Estás embarazada? Conoce mi Programa de Bienestar para el Embarazo.

¿Quieres embarazarte? Conoce mi Programa de Bienestar para la Concepción y prepárate para ser mamá.

Read More

Recuperando el peso después del embarazo

Posted by on Oct 27, 2010 in Cuadro de honor, TODO | 14 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

Una de las razones más frecuentes por las que una mujer sube abruptamente de peso es el embarazo. Debido a los cambios hormonales y al estilo de vida, para muchas mujeres es difícil recuperar el peso y la forma del cuerpo después de haberse convertido en mamás.

Zulema es una mujer que se descubrió con sobrepeso después de tener dos hijos, pero no se quedó de brazos cruzados y nos comparte en su blog titulado “Salud y Vanidad” su experiencia de transformación hacia una vida de salud y bienestar.

_____________________________________________________________________________________

Un poco de historia

En los últimos días me he puesto a hacer un poco de historia en los cambios en mi cuerpo, en mi alimentación y en mi estilo de vida.

Fui una adolescente sumamente activa, me gustaba la actividad física y trataba de buscar siempre la manera  de ejercitarme, en aquel entonces me sentía pasada de peso, y mi motivación única era verme mejor.  Las circunstancias me llevaron a conocer a una pareja de grandes amigos, quienes me abrieron las puertas  de su casa, de su corazón y de paso de su gimnasio, poco a poco aprendí de ellos y al poco tiempo ya era yo una instructora de fitness, actividad que añoro y que me dejó grandes satisfacciones.

Mi día perfecto era aquel en el que había mucha actividad física,  despetaba temprano para salir a andar en bici, luego a nadar un poco, o practicar algun deporte y para terminar, mis clases de aerobics y ejercicios con pesas (muy ligeras), y mi alimentación! me sorprende lo mucho que cuidaba lo que iba a mi boca.

Pero un día fui mamá y las cosas y las prioridades cambian, el tiempo libre ya no es el mismo, y tampoco extrañé  mis actividades, mi hijo llenaba al 100% mis ocupaciones y a la vez me llenaba de alegría.  Mi primer embarazo despegó desde los 54 kg hasta los 64 kg.  Nada mal, lo malo fue que me quedé en ese peso después del parto

clip_image001
si acaso logré bajar unos 3 kilos.

Mi segundo embarazo despegó desde los 61 kg  y terminó en los 70 kg, y otra vez, no logré bajar ni un gramo, ni con la lactancia, ni con nada, y siendo sinceras no me importaba! pero si es mi cuerpo! si soy madre!, si la vanidad!, si bla bla bla bla!.

Un día leyendo a una ciber-amiga (Comida y Postre) y sus planes de ejercicio y alimentación, me dije a mi misma, YA BASTA! sí, ya basta de sabotear mi propio cuerpo, de llenarlo de basura, de dañarlo yo misma. Y hubo un cambio de mentalidad, fue como despertar, abrir los ojos, aceptar que me había violentado a mi misma, y que a mis 33 años, era tiempo de poner cartas en el asunto.

Fué así como un 15 de febrero desperté siendo otra, ese día, me desperté a las 6:00 am y encendí mi aparato de DVD, con un video de kickboxing y una enorme decepción por solo haber logrado moverme menos de  20 min. de ejercicios, pero al menos ya había iniciado la aventura.

No tengo fotos de ese día, o de días cercanos (obvio no me gustaban las fotos) pero hace tiempo encontré una de meses atrás, exactamente así lucía mi cuerpo antes de empezar con todo.

clip_image002

Zulema oct 2010

Zulema feb 2010 / 72 kg                                     Zulema octubre 2010 / 57 kg

Ve los increíbles resultados que ha tenido Zulema en el Antes y Después y convéncete que recuperar tu peso de manera saludable es posible.

¡Felicidades Zulema!

Suscríbete al blog de Zulema y no te pierdas sus deliciosas recetas, recomendaciones y progresos. También la puedes seguir en twitter.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Lograste cambiar tu vida y ahora vives un estilo de vida saludable? ¿Estás aún en el camino de transformación y quisieras compartir tus logros y aprendizajes? Comparte tu historia y ayuda a otras personas a transformar su vida. Los requisitos aquí: PARTICIPA.

¿Te inspiró esta historia? Lee otras historias de éxito en el Cuadro de honor de Fácil de digerir.

 

Read More