Posts Tagged "estres"

El enojo y la salud

Posted by on Sep 17, 2012 in Emociones | 15 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

¿Qué es el enojo?

 

El enojo es una respuesta emocional y fisiológica ante la percepción de  un amenaza: hacia nosotros mismos, nuestra propiedad, nuestros derechos, nuestros seres queridos o en general cualquier parte de nuestra identidad.

 

La reacción puede ir desde una leve irritación, hasta la ira y la violencia.

 

Como la definición señala, el enojo es una RESPUESTA.  ¿Respuesta a qué?  Al MIEDO.  El origen profundo del enojo es el  miedo.

 

Cuando veas a alguien enojado, lo que realmente estás viendo es a alguien muy asustado.

 

Si analizas tu enojo podrás descubrir a qué le tienes miedo…y resolverlo.

 

Sentir enojo es normal y es útil.  Nos motiva a defendernos y a protegernos.  Cuando se maneja correctamente, nos empuja a realizar cambios positivos en nuestra vida y nos ayuda a afrontar las situaciones de la vida.

 

Pero cuando el enojo se vuelve crónico y no se maneja de forma correcta,  ocasiona efectos negativos en nuestra salud física, emocional, mental y social.


¿Cómo saber cuando el enojo ha pasado de ser un sistema útil de protección a un proceso dañino?

 

El enojo es dañino cuando interfiere en nuestro buen funcionamiento afectando  negativamente  la salud, relaciones personales, trabajo y cualquier otro ámbito de nuestra vida.


Síntomas de que te estás pasando de la raya

  • Cuando tú y/o lo que te rodean perciben que reaccionas exageradamente a las circunstancias.
  • Te cuesta trabajo calmarte.
  • Te sientes enojado muchas veces al día o la mayor parte del día.
  • No siempre estás seguro por qué o con quién estás enojado.
  • “Tienes la mecha corta” es decir, te enojas con gran facilidad ante cualquier estímulo, por pequeño que este sea.
  • Utilizas la agresión verbal y/o física.
  • Has perdido relaciones personales o trabajos por tu enojo.
  • Utilizas paliativos para el enojo, por ejemplo, alcohol, drogas, ejercicio excesivo o comida.


La expresión del enojo

 

El enojo no es forzosamente escandaloso.   De hecho, la mayoría de las personas no se la pasan pateando puertas ni gritándole a sus empleados, sino que utilizan medios más sutiles para manifestar el enojo como críticas, burlas, sarcasmos, indiferencia o se lo guardan para  sí mismos.

 

El enojo se expresa básicamente de dos formas:

  1. Hacia afuera: gritar, pelear, criticar, molestar, atacar, golpear…
  2. Hacia adentro: resentimiento, charla interna destructiva, odio, enfermedades psicosomáticas…


¿Cómo funciona el enojo en nuestro cuerpo?

 

Como vimos, el enojo es un sistema de alarma que activa el mecanismo de huir o pelear, el cual te pone alerta para afrontar la situación que se percibe como de peligro.

 

Dicho mecanismo de huir o pelear, libera las hormonas adrenalina y cortisol, lo que se siente como una descarga de energía.   Se aceleran los latidos del corazón y la respiración se vuelve más agitada. Los vasos sanguíneos se contraen y la presión aumenta.    Los músculos se tensan.

 

Esa reacción nos permite aguzar los sentidos, enfocarnos y tener la energía suficiente para actuar rápidamente.

 

 

Fuente


Consecuencias negativas del enojo crónico

 

¿Han escuchado alguna vez la anécdota de que a una persona le dio diabetes por un coraje?

 

 

Pues aunque seguramente esa persona ya tenía descontrolada la glucosa en sangre, y no fue UN coraje, sino seguramente varios, es cierto que el enojo genera una serie de consecuencias en el cuerpo que pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades tan graves como la diabetes, hipertensión o incluso causar un infarto al corazón.

 

Cuando el enojo se vuelve crónico, el sistema cardiovascular se desgasta.   Un exceso de cortisol en sangre genera un desbalance en la glucosa-insulina en sangre (como expliqué en este post), aumenta los niveles de colesterol, generando placas en las arterias y aumenta la presión sanguínea.   Todo esto es la antesala de un problema cardiaco grave.

 

Aunado a esto, se afecta el funcionamiento de la tiroides y con ello el metabolismo.

 

En cuanto a digestión, el enojo aumenta la secreción de ácido en el estómago, causando dolor, gastritis, reflujo, náuseas y aumentando el riesgo de la formación de úlceras.

 

Además, como se disminuye el flujo sanguíneo hacia los intestinos durante el mecanismo de huída o pelea,  se afecta el ritmo de las contracciones del intestino, generando problemas para evacuar que se manifiestan o con estreñimiento o con diarrea.

 

La tensión muscular crónica genera dolor, incomodidad y puede desencadenar migrañas e insomnio.

 

Estar enojado genera cansancio.  Esa contante tensión, estado de alerta, energía…genera fatiga crónica.  Un ciclo en el que estados de mucha energía son seguidos por estados de extremo cansancio.

 

El enojo afecta la relación que tenemos con nosotros mismos y con los demás, genera relaciones conflictivas y problemas en todos los ámbitos de nuestra vida.

 

 


¿Cómo manejar el enojo?

¡Ahhhh los dejo en suspenso!  Manténganse atentos porque en el próximo post les compartiré… 10 formas de manejar el enojo

Read More

Ciclos circadianos: tu reloj maestro

Posted by on Jul 16, 2012 in Sin categoría | 3 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

 

Los seres humanos regulamos nuestras funciones a través de relojes internos que se acompasan con los ciclos de nuestro entorno.

Los ciclos circadianos son uno de esos relojes internos.  Del latín circa que significa “alrededor de” y diem que significa “día”, se definen como una serie de funciones biológicas que se repiten en intervalos regulares de aproximadamente 24 horas.

Los ciclos circadianos responden a estímulos externos como la luz y la temperatura, por lo que se acompasan con el ritmo día y noche, pero también se sabe que son influidos por otro tipo de estímulos como ruidos, luz artificial, alimentos y la presencia de ciertas hormonas.

El reloj circadiano se ubica en el núcleo supraquiasmático (NSQ), localizado en el hipotálamo.  Cuando la retina del ojo percibe luz, o al contrario, percibe oscuridad,  genera señales que llegan al NSQ el cual envía órdenes a diversas partes del cerebro.

Fase nocturna de los ciclos circadianos

Cuando la retina del ojo percibe ausencia de luz, envía una señal al NSQ el cual manda una orden a la glándula pineal para que active la producción de melatonina y serotonina, hormonas que inducen el sueño y generan una sensación de tranquilidad y bienestar.

Otras hormonas cuya producción se estimula en la noche son: hormona del crecimiento, prolactina, estradiol, hormona folículo estimulante (HFS),  hormona estimulante de la tiroides (TSH), hormona luteinizante (LH), las cuales juegan un papel importante en el crecimiento y reproducción.

Además, el ciclo sueño y vigilia juega un papel determinante en la regulación de la  producción de leptina (hormona de la saciedad) y grelina (hormona del apetito),  que junto con la serotonina y la hormona del crecimiento, regulan los patrones de hambre y saciedad.

Adicionalmente, se frena la producción de hormonas estimulantes como la adrenalina, noradrenalina y dopamina, lo que disminuye la atención y  capacidad cognitiva.   Durante la noche se reducen también  la presión arterial, la temperatura y el metabolismo.

Fase matutina de los ciclos circadianos

Cuando la retina del ojo percibe luz, envía una señal al NSQ quien ordena a la glándula pineal que disminuya la producción de  melatonina y serotonina, y aumenta la producción de las hormonas estimulantes (cortisol, adrenalina y noradrenalina) lo que produce un estado de alerta, capacidad de concentración, energía física, precisión y capacidad de resolver problemas.

La presión arterial aumenta durante la mañana, así como el metabolismo.  Durante el día la producción de insulina por el páncreas es más eficiente.

¿Qué puede afectar los ciclos circadianos?

  • Cambio de zona horaria (Jet lag)
  • Embarazo.
  • Alcohol y cafeína.
  • Algunos medicamentos.
  • Trabajar en turnos nocturnos o por turnos día/noche.
  • Exceso de luz artificial y ruido.  Por ejemplo,  mirar la televisión por la noche o quedarse dormido con la televisión encendida.     La computadora y otros gadgets.  Música escandalosa como en fiestas y reuniones.   Dormir con la luz encendida.Estudios han confirmado que aunque estés dormido, con los ojos cerrados, la luz de la TV, de algún aparato electrónico o de una lámpara, incluso pequeña, impiden la producción de melatonina.
  • Frío o calor excesivos durante la noche.
  • Estrés, ya que el exceso de cortisol y adrenalina en la sangre “confunden” al organismo,  generando un estado de alerta durante la noche.

 Un ciclo circadiano desregulado se manifiesta con insomnio, fatiga, desorientación, incapacidad para concentrarse, hambre o falta de apetito, problemas de fertilidad,  baja productividad y descontrol hormonal.

Diversos estudios apuntan que un sueño insuficiente y de baja calidad es un factor de riesgo para la obesidad, diabetes y probleas cardiacos.

Para trabajar como relojito inglés…

  • Mantén horarios fijos para dormir y despertar.
  • Evita la exposición a luces intensas y brillantes durante las primeras y últimas horas del día, sobretodo antes de de acostarte.  Para ello puedes utilizar focos en los que controles la intensidad de la luz.
  • Duerme en completa oscuridad y completo silencio.
  • No veas televisión, ni trabajes en la computadora al menos una hora antes de acostarte.  Puedes descargar FLUX el cual disminuye la luz de la pantalla de tu computadora  para reducir su imacpto.
  • Asegúrate de no pasar ni frío ni calor excesivo durante la noche.
  • Cena al menos una hora y media antes de acostarte y procura alimentos fáciles de digerir, que no sean irritantes.
  • Realiza comidas en horarios fijos a lo largo del día.
  • Evita la cafeína y el alcohol.
  • No tomes líquidos inmediatamente antes de acostarte, pues probablemente surgirán ganas de orinar durante la noche.
  • Reduce o evita el uso de medicamentos lo más posible, ya que muchos de ellos pueden afectar el sueño.
  • La última hora antes de acostarte realiza actividades relajantes y pausadas.  Por ejemplo, meditar, tomar un baño con agua tibia, escuchar música relajante o sonidos de la naturaleza.
  • Evita ir a la cama con emociones negativas.
  • La siesta puede ser una herramienta para recargar energía, pero no debe ser mayor a media hora.  Elimínala si padeces insomnio.
  • Aumenta la exposición al sol durante el día pasando más tiempo al aire libre y abriendo persianas y cortinas.
  • Varios estudios recomiendan el sonido de los pájaros como un detonador natural de la vigilia.
  • Acude con un experto si padeces insomnio crónico.

Te puede interesar:

Razones de peso para dormir bien

Las mejores posiciones en la cama…¡para dormir!

Cenar o no cenar…esa es la cuestión.

Read More

Estrés y colesterol

Posted by on Jan 30, 2012 in Come bien | 0 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Imagen

Uno de los factores de riesgo para el incremento del colesterol en sangre y que es frecuentemente ignorado tanto por las personas como por los médicos es el estrés.

¿Cómo afecta el estrés los niveles de colesterol?

Bajo estrés, el cuerpo libera dos hormonas: adrenalina y cortisol, las cuales incrementan el flujo de sangre al cerebro para que esté alerta y estimulan la producción de energía para preparar al cuerpo para los dos mecanismos de defensa ante situaciones de peligro: atacar o huir.

Para generar más energía, el cortisol estimula la producción de glucosa, que es la “gasolina” que utiliza el cuerpo para ser convertida en energía dentro de las células.

Al mismo tiempo que se produce más glucosa, el cuerpo libera otra hormona llamada insulina, la cual es la encargada de permitir la entrada de la glucosa en las células.

El problema es que las personas que viven con estrés crónico, generan una sobreproducción de adrenalina, cortisol, glucosa e insulina.

Para el tema de este artículo, es relevante comprender que cuando existe un exceso de glucosa en sangre,  la insulina activa una enzima llamada HMB Co-A Reductasa, la cual tiene como función transformar dicha glucosa excesiva en colesterol.

De hecho, las estatinas, que son los medicamentos que se usan para controlar el colesterol, bloquean esta enzima.

 

Pero además de que el estrés desencadena una serie de reacciones bioquímicas que favorecen el incremento de colesterol, otra forma en que el estrés puede contribuir a su aumento es por su incidencia en el estilo de vida en las personas.

 

El estilo de vida de una persona estresada la lleva a no comer correctamente, no hacer ejercicio y a tener insomnio.

La ansiedad muchas veces es mal manejada a través de antojos por comida alta en azúcares, grasa y harinas refinadas.  Y se sabe también que a mayor estrés, mayor probabilidad de consumir alcohol en exceso.

 

Por lo tanto, si ya tienes el colesterol alto o si tienes predisposición a ello, recuerda que además de adoptar una dieta saludable e incorporar el ejercicio a tu rutina diaria, es importante considerar el tercer factor: un buen manejo del estrés.

Recuerda también que el colesterol elevado no ocurre únicamente en personas con sobrepeso, así que realízate revisiones periódicas, delgado no es sinónimo de sano.

Read More

Hábitos que han mejorado mi vida. Parte II.

Posted by on May 28, 2010 in Diviértete, Ejercítate, Motívate, Organízate, Relájate, TODO, Yo | 6 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

thumbs_up_by_wakalani
Thumbs up by Wakalani

A partir de que escribí la primera parte de esta lista, he recibido grandes historias que reafirman que son los pequeños cambios que se hacen de manera constante los que logran impactar profunda y positivamente en nuestra vida. ¡Me siento feliz por tanta motivación!

Esta es la segunda parte de los hábitos que han mejorada mi vida significativamente:

1. Disfrutar el ejercicio

Utilizo la palabra “disfrutar” y no “hacer” porque realmente he hecho algún tipo de ejercicio desde mi infancia pero casi siempre lo veía como una obligación más que como un pasatiempo, lo que me hacía tener periodos intermitentes de actividad.

Pero desde que seleccioné los tipos de ejercicio que me gustan y les he dado el tiempo suficiente para ver los beneficios he empezado a percibir el ejercicio como un placer.

Ahora que disfruto hacer ejercicio he notado que ya no me cuesta trabajo hacerlo, es más, me encanta la hora al día que me regalo para ejercitar mi cuerpo. Es un momento para mí misma, en el que tengo tiempo para pensar. He notado cómo me llena de energía y me ayuda a liberar el estrés. Ha hecho que conozca más mi cuerpo. Me ha enseñado a ser disciplinada, constante y me ha motivado a alcanzar nuevos retos.

2. Leer las etiquetas de los productos

Creo que este hábito fue el parte aguas para adquirir una mayor conciencia nutricional. Desde que aprendí a leer una lista de ingredientes y una tabla nutricional, he aprendido a comprar en base al costo-beneficio y no al precio, la moda o la costumbre.

He conocido nuevos productos de excelente calidad y también me he asombrado ante todos aquellos alimentos que antes acostumbraba comer y que hoy me doy cuenta que no son saludables. He aprendido a preguntar. A tomar el teléfono y llamar al proveedor para aclarar alguna duda o hacer una queja.

3. Ser feliz no importando el lugar o el momento

La vida cotidiana está llena de situaciones que nos pueden amargar el día: el tráfico, la ineficiencia, la poca amabilidad, etc. Pero si vemos a la felicidad como un hábito, entenderemos que ser feliz es una decisión consciente que se toma día con día y no tiene nada que ver con las circunstancias, tiene que ver con uno mismo.

Esto es algo que me enseñó mi papá. Como muchas cosas que enseñan los padres, no fue de manera intencional, sino a través del ejemplo. Mi papá es médico y pasa mucho tiempo en su auto trasladándose de un hospital a otro y luego a su consultorio. El estrés de llegar a tiempo a ver a un paciente combinado con los embotellamientos serían razón suficiente para mantener a cualquier persona en un estrés constante. Pero mi papá, trata de sacar provecho de ese tiempo, que de todas maneras no puede evitar. Cada día entra a su auto con muchos cds (es amante de la música) y aprovecha el tráfico para escuchar música o aprenderse la letra de algunas canciones (también le gusta cantar). En otras ocasiones, utiliza ese tiempo para enterarse de las noticias por radio o leer el periódico. En vez de ir enojado con la gente, con la vida, con los gobernantes, decide sacar lo mejor del momento.

Como cualquier otro hábito, hay días que cuesta más trabajo llevarlo a cabo, pero siendo constantes nos genera muchas satisfacciones.

Decidir ser feliz hace que vea las cosas positivamente, es más hay veces que ni siquiera noto el punto negro. Gracias a que soy feliz, me río mucho más y me quejo mucho menos. He aprendido a ser flexible, tolerante y paciente. Trato constantemente de no juzgar.

En un curso, aprendí la siguiente frase: “El amor es dar lo mejor de mí mismo a cualquier persona en cualquier lugar” y al aplicarla me he dado cuenta de la efectividad de ser amable siempre. Las personas reaccionan diferente. Amabilidad produce amabilidad.

4. Comprometerme con el crecimiento personal

Como en el hábito anterior, tomar la responsabilidad de nuestro propio crecimiento es un trabajo de tiempo completo. Meditación, terapias, cursos, libros, sermones, conferencias, cada quien tendrá su estilo.

Conocerme más a mí misma me ha dado seguridad y confianza. Me ha ayudado a definir mis valores y creencias, a perfilar mi camino, a establecer metas. He comprendido y acepto mi vida y he aprendido a perdonar. Ha impactado en las relaciones que llevo con otras personas. Como le escuché un día a Martha Debayle: “El cambio es inevitable, pero el crecimiento es opcional”.

5. Tomar complementos nutricionales

Estoy convencida que aunque cuidemos nuestra alimentación y en general tratemos de llevar una vida saludable, a nuestro cuerpo le vendría muy bien un refuerzo. La razón es que vivimos en ciudades contaminadas, nos exponemos a los rayos del sol constantemente, vivimos estresados y nuestra comida contiene muchos residuos tóxicos.

Desde que inicié un régimen de complementos nutricionales he sentido un gran fortalecimiento de mi sistema inmunológico. Hace años (sí, años) que no me enfermo, ni siquiera una gripa. Otro cambio que he notado es que tengo más energía, tanto física como mental.

Estoy segura que se debe a un conjunto de factores: comida sana y balanceada, ejercicio, tratar de manejar el estrés, pero también creo que un factor importante es la “ayudadita” que le estamos dando a nuestro sistema.

Me gustaría aclarar que es importante cuidar la calidad de los complementos porque en el mercado hay de todo. Por lo tanto, lo mejor es que sean recomendados por un especialista (ampliaré en otro post).

Hay muchos otros hábitos buenos que sigo y muchos más que quisiera adquirir. Pero estos son algunos de los que he adoptado en el último periodo de cinco años y que han hecho un cambio radical en mi vida.

¿Qué hábitos han impactado positivamente en la tuya?

“Primero creamos nuestros hábitos

y luego nuestros hábitos nos crean a nosotros.”

John Dryden

Read More

Hábitos que han mejorado mi vida. Parte I.

Posted by on May 19, 2010 in Diviértete, Ejercítate, Motívate, Organízate, Relájate, TODO, Yo | 21 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

happy

Hace unos días, mi esposo y yo cumplimos cinco años juntos. Y eso me puso a reflexionar cómo ha cambiado nuestra vida desde entonces. Muchas cosas han pasado en estos cinco años: nos hemos mudado de ciudades, hemos viajado a diferentes países e iniciamos nuestro propio negocio. Pero quizá el cambio más profundo se ha dado en nuestro estilo de vida. Me doy cuenta que hace apenas cinco años no tenía consciencia real de mi salud o de la responsabilidad que tenemos como consumidores.

De ese tiempo a hoy, he cambiado, adquirido y modificado hábitos y estos son algunos de los que siento que realmente han impactado positivamente mi vida:

1. Dormir temprano

Yo me consideraba una persona nocturna y en general me siento con más energía durante las tardes. Antes me dormía entre 1:00 y 2:00 a.m. todos los días. El problema es que siempre me he tenido que levantar temprano para el trabajo o la escuela, y esto desencadenaba el círculo vicioso en el que me levantaba cansada y de malas, me sentía somnolienta durante todo el día y acababa rendida.

Ahora que me duermo temprano (10:30 – 11:00 p.m.) he sentido un cambio. No me despierto cansada por las mañanas porque duermo las 7 – 8 horas que necesito. Por lo tanto, no me cuesta tanto trabajo levantarme y me siento con mucha más energía durante el día.

2. Levantarme temprano

Lo considero como un nuevo hábito porque, aunque toda mi vida me he despertado entre las 5:00 y 6:00 a.m., ahora elijo hacerlo, a pesar de que podría levantarme mucho más tarde.

Desde que me levanto temprano, siento que me rinde mucho más el día. Me encanta sentir que a las 9:00 a.m. ya desayuné, hice ejercicio, me bañé y estoy en mi escritorio trabajando.

Además, me encanta que esas primeras horas me las dedico a mí. Medito, hago ejercicio, me doy un baño con calma y tomo mi tacita de té verde que tanto disfruto mientras reviso mi blog. Es como empezar la comida por el postre. Me consiento antes de salir a cumplir los compromisos con los demás. Esto me pone de excelente humor y me llena de energía.

Otro punto, es la quietud de las mañanas: no hay ruido de la televisión, ni autos, ni llantos de niños. Las horas de la mañana son pacíficas y relajadas. Qué diferencia empezar el día con calma que con prisas.

Todavía hay días que me cuesta trabajo abrir el ojo a las 5:45 a.m. que suena el despertador, pero ya es un compromiso conmigo misma porque sé que los días que no me levanto temprano tengo menos pila y no me alcanza el tiempo igual.

3. Cocinar

Antes creía que no tenía tiempo para cocinar siendo una profesionista ocupada. Pero hoy me he dado cuenta que no se vale decir “no tengo tiempo”, siempre se puede hacer tiempo para las cosas que realmente son importantes.

El beneficio de cocinar es que tienes el control sobre lo que comes. Ahora escojo la calidad y costo de los ingredientes, la preparación, la cantidad y puedo planear las comidas de acuerdo a un presupuesto, a mis gustos y asegurarme que estoy comiendo sanamente. Y no sólo eso, he ahorrado bastante evitando comer fuera.

Desde hace más de un año mi esposo y yo planeamos y cocinamos las cinco comidas del día. El primer gran cambio fue que mi esposo bajó de peso sin proponérnoslo, solamente con el simple hecho de comer comida casera elaborada con menos grasa, sal, azúcar y harinas.

He aprendido muchas maneras de agilizar el proceso de cocina (porque tampoco es que me sobre el tiempo), a planear con anticipación, aprender dónde y cuánto comprar.

Cocinando he valorado más la comida.

4. Meditar

En Del desquicio al OM había comentado que la meditación ha sido un gran descubrimiento para mí ya que considero el manejo del estrés como mi talón de Aquiles para conseguir el bienestar. Comer sanamente y hacer ejercicio no me cuesta tanto trabajo como dejar de preocuparme, ser perfeccionista y dejarme llevar por la ansiedad.

La meditación me ha ayudado a eliminar el insomnio que sufrí durante muchos años porque ayuda a acallar la mente. La meditación te enseña a simplemente estar. Además, yo atribuyo a la meditación la desaparición de unas terrible migrañas que me aquejaron desde que iba en primaria a causa del estrés.

He conectado más con mi misma, he aprendido a escuchar mejor y a percibir sonidos, olores y sensaciones que pasan desapercibidos en la vida cotidiana. La meditación me ha acercado a la belleza.

5. Llevar control del dinero

Suena increíble pero hasta este año empecé a llevar un control del dinero. Primero, empecé registrando mis gastos. Casi me voy de espaldas. A partir de ahí pude hace un presupuesto y analizar en qué se puede ahorrar. Para nada soy máster de las finanzas personales, pero el primer paso hacia la conciencia está dado.

Empezar a entender sobre dinero, me ha dado la sensación de un mayor control sobre mi vida, poder planear a futuro y vivir con más tranquilidad.

La segunda parte de esta lista en un próximo post.

¿Qué hábitos han modificado positivamente tu vida?

Read More