Posts Tagged "meditacion"

Retiro espiritual en casa

Posted by on Nov 17, 2012 in 30 antes de 30, Motívate, Relájate | 6 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

¿Han sentido esa necesidad de hacer un alto, de estar en silencio, de sentarse a pensar las cosas, de simplemente no hacer nada?

Para tener la experiencia de recogimiento, silencio, conexión contigo mismo, estudio y meditación no es necesario acudir a un centro budista o a un ashram.  ¡En tu misma casa puedes hacerlo!

En este artículo les voy a compartir la experiencia con mi primer retiro espiritual en casa.

Quiero comentarles que esta idea surgió desde que leí el artículo “Vacaciones para la mente. Tu propio retiro espiritual en casa” del Chocobuda.  Me fascinó  y por eso la puse como la meta número 22 de mis 30 antes de 30.

Preparativos y recomendaciones

  • Elige un objetivo para tu retiro. ¿Cuál es tu intención con esta experiencia?  En mi caso, el retiro se enfocó en la meditación, el estudio de las enseñanzas de Semiología de la Vida Cotidiana y la planeación de un proyecto personal.
  • Decide la naturaleza del retiro. Yo elegí hacer un retiro de clausura y silencio.  Es decir, no salí de casa y no hablé con nadie, tampoco escuché radio, audios ni videos. Me desconecté totalmente de internet.  Otras personas, pueden elegir un retiro que incluya salir o que no restrinja hablar con otras personas.
  • Escoge el día(s). Es muy importante que elijas días en los que sabes que puedes desconectarte del trabajo, dejar todo listo, que no hay eventos sociales importantes, etc.
  • Comunica tu plan. Avisa a las personas más cercanas (socios, familia, etc.) que ese día no estarás disponible.  Especialmente con las personas con las que cohabitas, pídeles respeto y privacidad.
  • Planea tus actividades. Dependiendo del objetivo del retiro, se desprenderán las actividades a realizar.  Yo elaboré una agenda muy puntual, que les comparto abajo.
  • Material necesario. ¿Qué necesitas tener listo? Compra y ten a la mano todo lo necesario: comida, libros, tapete de yoga, etc.
  • Ejercicio. Recomiendo que durante el retiro se suspendan los entrenamientos muy intensos, para darle también al cuerpo un descanso, pero que se reemplacen por otras formas de movimiento controlado como tai chi, chi kung, yoga, etc.

 

 

Mi retiro consistió en…

La estructura del retiro es importante porque te mantiene enfocado.  La agenda de mi retiro consistió en:

5:45 am Levantarme

6:00 am Meditación del desapego.

6:21 am Chi Kung y práctica de asanas.

7:30 am Desayuno crudivegano – meditación de atención plena al cocinar y al comer

8:00 am Baño – meditación del cuerpo bello

8:30 am Lectura y estudio

10:30 am Refrigerio

11:00 am Lectura y estudio

2:00 pm Comida crudivegana – meditación de atención plena al cocinar y al comer

2:45 pm Estiramientos que favorecen la digestión y siesta

4:00 pm Lectura y estudio

6:30 pm Breve ceremonia del té

7:00 pm Lectura y estudio

9:00 pm Cena crudivegana – meditación de atención plena al cocinar y al comer

9:30 pm Estiramientos de relajación

10:00 pm Meditación de agradecimiento

10:30 pm Dormir

 

Mi material…

Pants, tapete de yoga, cojín para meditar, comida, libreta de apuntes, libros, pluma, lápiz, incienso, tetera y tazas japonesas, té matcha, mala pulsera, tapones para los oídos.

Reflexiones personales

  • Viví una experiencia de escucharme a mí misma excepcional.  Un retiro en silencio es una experiencia muy fuerte porque cuando no escuchas nada del exterior empiezas a escucharte a ti mismo.  ¿Qué me digo? ¿Cuáles son mis pensamientos recurrentes? Hay muchas cosas que descubrí muy interesantes.
  • La paz no se encuentra en ningún lugar, no proviene de las palabras de nadie, no es una situación en particular.  Nada ni nadie te puede traer paz más que tú mismo.
  • Cocinar y comer en plena consciencia son experiencias místicas.  De profunda conexión con la naturaleza, con la cadena de vida, con cada órgano del cuerpo.
  • Mis sentidos se agudizaron, logré una mayor percepción sensorial.
  • El mundo no se cae en mi ausencia, jeje.
  • Nada es tan importante ni tan urgente.
  • No necesito controlar todo.  Necesito disfrutar todo.
  • Hacer una cosa a la vez es la mejor herramienta productiva.  Estudié a profundidad.  Logré avanzar en la planeación de mi proyecto lo que no había hecho en meses.
  • Logré bajar mi prisa interna y fluir.
  • En el presente el tiempo es largo, es eficiente, es abundante.
  • Amo estudiar.  Amo leer.
  • Agradezco el estilo de vida que he construido que me permite darme estos momentos.
  • Me amo, me encanta estar conmigo misma, me caigo muy bien
    ;-)

Definitivamente esta será una práctica que adoptaré en mi vida, algo que realizaré periódicamente.  Se los recomiendo ampliamente.

Regálate un tiempo y un espacio solo para ti.  Abraza tu soledad.  Disfrútala. Porque quien no puede estar consigo mismo, no puede estar con nadie más.

Read More

Ejercicios de meditación que me funcionan a mí

Posted by on Nov 12, 2010 in Relájate, TODO, Yo | 6 comments

Texto original escrito por AnaSígueme en Twitter.

Es importante aclarar que estos solamente son algunos de los muchos ejercicios de meditación que existen. Hay algunas personas que utilizan mantras (palabras u oraciones que se repiten una y otra vez), otros que les ayuda enfocarse en la llama de una vela, a otros se les facilita escuchando música y otros más utilizan mandalas (figuras geométricas en las que fijan su atención).

En lo personal, me han servido los ejercicios de respiración y les comparto dos de mis favoritos. Es importante practicar y no darse por vencido a la primera. Estamos tan acostumbrados al ruido que el silencio nos cuesta trabajo, pero si practican lo suficiente verán los increíbles resultados.

Ejercicio 1

1. Colócate en una posición cómoda con la espalda derecha. Puede ser en flor de loto o en una silla.

2. Cierra los ojos y respira profundamente.

3. Mantén el aire y cuenta del uno al cinco.

4. Suelta el aire mientras cuentas del uno al cinco.

5. Repite al menos cinco veces.

Esta meditación me gusta porque se puede realizar en cualquier lugar (oficina, auto, baño) y lo que logra es disminuir el ritmo cardiaco, creando una sensación de calma.

Ejercicio 2

1. Colócate en una posición cómoda con la espalda derecha. Puede ser en flor de loto, en una silla o yo también lo hago acostada con las piernas y brazos estirados.

2. Cierra los ojos y empieza a contar del 1 al 7, sincronizando tus respiraciones con las cuentas.

3. Cuando llegues al 7 vuelve a empezar del 1 al 7 y así sucesivamente hasta alcanzar un estado de total concentración.

4. Si de pronto te das cuenta que ya vas en el número 10, no te preocupes, solamente vuelve a empezar desde el 1.

Este ejercicio ayuda a enfocar la mente. Es increíble cómo sin ser conscientes de ello, la mente comienza a divagar y de pronto te das cuenta que ya vas en el número quince.

Yo personalmente hago este ejercicio antes de dormir para tranquilizar mi mente y me ayuda mucho a quedarme dormida.

¿Qué ejercicios de meditación practicas?

Hierve el agua, Oax, 2010-49
  Meditando en Hierve el agua, Oaxaca

¡NAMASTE!

Read More

Hábitos que han mejorado mi vida. Parte II.

Posted by on May 28, 2010 in Diviértete, Ejercítate, Motívate, Organízate, Relájate, TODO, Yo | 6 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

thumbs_up_by_wakalani
Thumbs up by Wakalani

A partir de que escribí la primera parte de esta lista, he recibido grandes historias que reafirman que son los pequeños cambios que se hacen de manera constante los que logran impactar profunda y positivamente en nuestra vida. ¡Me siento feliz por tanta motivación!

Esta es la segunda parte de los hábitos que han mejorada mi vida significativamente:

1. Disfrutar el ejercicio

Utilizo la palabra “disfrutar” y no “hacer” porque realmente he hecho algún tipo de ejercicio desde mi infancia pero casi siempre lo veía como una obligación más que como un pasatiempo, lo que me hacía tener periodos intermitentes de actividad.

Pero desde que seleccioné los tipos de ejercicio que me gustan y les he dado el tiempo suficiente para ver los beneficios he empezado a percibir el ejercicio como un placer.

Ahora que disfruto hacer ejercicio he notado que ya no me cuesta trabajo hacerlo, es más, me encanta la hora al día que me regalo para ejercitar mi cuerpo. Es un momento para mí misma, en el que tengo tiempo para pensar. He notado cómo me llena de energía y me ayuda a liberar el estrés. Ha hecho que conozca más mi cuerpo. Me ha enseñado a ser disciplinada, constante y me ha motivado a alcanzar nuevos retos.

2. Leer las etiquetas de los productos

Creo que este hábito fue el parte aguas para adquirir una mayor conciencia nutricional. Desde que aprendí a leer una lista de ingredientes y una tabla nutricional, he aprendido a comprar en base al costo-beneficio y no al precio, la moda o la costumbre.

He conocido nuevos productos de excelente calidad y también me he asombrado ante todos aquellos alimentos que antes acostumbraba comer y que hoy me doy cuenta que no son saludables. He aprendido a preguntar. A tomar el teléfono y llamar al proveedor para aclarar alguna duda o hacer una queja.

3. Ser feliz no importando el lugar o el momento

La vida cotidiana está llena de situaciones que nos pueden amargar el día: el tráfico, la ineficiencia, la poca amabilidad, etc. Pero si vemos a la felicidad como un hábito, entenderemos que ser feliz es una decisión consciente que se toma día con día y no tiene nada que ver con las circunstancias, tiene que ver con uno mismo.

Esto es algo que me enseñó mi papá. Como muchas cosas que enseñan los padres, no fue de manera intencional, sino a través del ejemplo. Mi papá es médico y pasa mucho tiempo en su auto trasladándose de un hospital a otro y luego a su consultorio. El estrés de llegar a tiempo a ver a un paciente combinado con los embotellamientos serían razón suficiente para mantener a cualquier persona en un estrés constante. Pero mi papá, trata de sacar provecho de ese tiempo, que de todas maneras no puede evitar. Cada día entra a su auto con muchos cds (es amante de la música) y aprovecha el tráfico para escuchar música o aprenderse la letra de algunas canciones (también le gusta cantar). En otras ocasiones, utiliza ese tiempo para enterarse de las noticias por radio o leer el periódico. En vez de ir enojado con la gente, con la vida, con los gobernantes, decide sacar lo mejor del momento.

Como cualquier otro hábito, hay días que cuesta más trabajo llevarlo a cabo, pero siendo constantes nos genera muchas satisfacciones.

Decidir ser feliz hace que vea las cosas positivamente, es más hay veces que ni siquiera noto el punto negro. Gracias a que soy feliz, me río mucho más y me quejo mucho menos. He aprendido a ser flexible, tolerante y paciente. Trato constantemente de no juzgar.

En un curso, aprendí la siguiente frase: “El amor es dar lo mejor de mí mismo a cualquier persona en cualquier lugar” y al aplicarla me he dado cuenta de la efectividad de ser amable siempre. Las personas reaccionan diferente. Amabilidad produce amabilidad.

4. Comprometerme con el crecimiento personal

Como en el hábito anterior, tomar la responsabilidad de nuestro propio crecimiento es un trabajo de tiempo completo. Meditación, terapias, cursos, libros, sermones, conferencias, cada quien tendrá su estilo.

Conocerme más a mí misma me ha dado seguridad y confianza. Me ha ayudado a definir mis valores y creencias, a perfilar mi camino, a establecer metas. He comprendido y acepto mi vida y he aprendido a perdonar. Ha impactado en las relaciones que llevo con otras personas. Como le escuché un día a Martha Debayle: “El cambio es inevitable, pero el crecimiento es opcional”.

5. Tomar complementos nutricionales

Estoy convencida que aunque cuidemos nuestra alimentación y en general tratemos de llevar una vida saludable, a nuestro cuerpo le vendría muy bien un refuerzo. La razón es que vivimos en ciudades contaminadas, nos exponemos a los rayos del sol constantemente, vivimos estresados y nuestra comida contiene muchos residuos tóxicos.

Desde que inicié un régimen de complementos nutricionales he sentido un gran fortalecimiento de mi sistema inmunológico. Hace años (sí, años) que no me enfermo, ni siquiera una gripa. Otro cambio que he notado es que tengo más energía, tanto física como mental.

Estoy segura que se debe a un conjunto de factores: comida sana y balanceada, ejercicio, tratar de manejar el estrés, pero también creo que un factor importante es la “ayudadita” que le estamos dando a nuestro sistema.

Me gustaría aclarar que es importante cuidar la calidad de los complementos porque en el mercado hay de todo. Por lo tanto, lo mejor es que sean recomendados por un especialista (ampliaré en otro post).

Hay muchos otros hábitos buenos que sigo y muchos más que quisiera adquirir. Pero estos son algunos de los que he adoptado en el último periodo de cinco años y que han hecho un cambio radical en mi vida.

¿Qué hábitos han impactado positivamente en la tuya?

“Primero creamos nuestros hábitos

y luego nuestros hábitos nos crean a nosotros.”

John Dryden

Read More

Hábitos que han mejorado mi vida. Parte I.

Posted by on May 19, 2010 in Diviértete, Ejercítate, Motívate, Organízate, Relájate, TODO, Yo | 21 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

happy

Hace unos días, mi esposo y yo cumplimos cinco años juntos. Y eso me puso a reflexionar cómo ha cambiado nuestra vida desde entonces. Muchas cosas han pasado en estos cinco años: nos hemos mudado de ciudades, hemos viajado a diferentes países e iniciamos nuestro propio negocio. Pero quizá el cambio más profundo se ha dado en nuestro estilo de vida. Me doy cuenta que hace apenas cinco años no tenía consciencia real de mi salud o de la responsabilidad que tenemos como consumidores.

De ese tiempo a hoy, he cambiado, adquirido y modificado hábitos y estos son algunos de los que siento que realmente han impactado positivamente mi vida:

1. Dormir temprano

Yo me consideraba una persona nocturna y en general me siento con más energía durante las tardes. Antes me dormía entre 1:00 y 2:00 a.m. todos los días. El problema es que siempre me he tenido que levantar temprano para el trabajo o la escuela, y esto desencadenaba el círculo vicioso en el que me levantaba cansada y de malas, me sentía somnolienta durante todo el día y acababa rendida.

Ahora que me duermo temprano (10:30 – 11:00 p.m.) he sentido un cambio. No me despierto cansada por las mañanas porque duermo las 7 – 8 horas que necesito. Por lo tanto, no me cuesta tanto trabajo levantarme y me siento con mucha más energía durante el día.

2. Levantarme temprano

Lo considero como un nuevo hábito porque, aunque toda mi vida me he despertado entre las 5:00 y 6:00 a.m., ahora elijo hacerlo, a pesar de que podría levantarme mucho más tarde.

Desde que me levanto temprano, siento que me rinde mucho más el día. Me encanta sentir que a las 9:00 a.m. ya desayuné, hice ejercicio, me bañé y estoy en mi escritorio trabajando.

Además, me encanta que esas primeras horas me las dedico a mí. Medito, hago ejercicio, me doy un baño con calma y tomo mi tacita de té verde que tanto disfruto mientras reviso mi blog. Es como empezar la comida por el postre. Me consiento antes de salir a cumplir los compromisos con los demás. Esto me pone de excelente humor y me llena de energía.

Otro punto, es la quietud de las mañanas: no hay ruido de la televisión, ni autos, ni llantos de niños. Las horas de la mañana son pacíficas y relajadas. Qué diferencia empezar el día con calma que con prisas.

Todavía hay días que me cuesta trabajo abrir el ojo a las 5:45 a.m. que suena el despertador, pero ya es un compromiso conmigo misma porque sé que los días que no me levanto temprano tengo menos pila y no me alcanza el tiempo igual.

3. Cocinar

Antes creía que no tenía tiempo para cocinar siendo una profesionista ocupada. Pero hoy me he dado cuenta que no se vale decir “no tengo tiempo”, siempre se puede hacer tiempo para las cosas que realmente son importantes.

El beneficio de cocinar es que tienes el control sobre lo que comes. Ahora escojo la calidad y costo de los ingredientes, la preparación, la cantidad y puedo planear las comidas de acuerdo a un presupuesto, a mis gustos y asegurarme que estoy comiendo sanamente. Y no sólo eso, he ahorrado bastante evitando comer fuera.

Desde hace más de un año mi esposo y yo planeamos y cocinamos las cinco comidas del día. El primer gran cambio fue que mi esposo bajó de peso sin proponérnoslo, solamente con el simple hecho de comer comida casera elaborada con menos grasa, sal, azúcar y harinas.

He aprendido muchas maneras de agilizar el proceso de cocina (porque tampoco es que me sobre el tiempo), a planear con anticipación, aprender dónde y cuánto comprar.

Cocinando he valorado más la comida.

4. Meditar

En Del desquicio al OM había comentado que la meditación ha sido un gran descubrimiento para mí ya que considero el manejo del estrés como mi talón de Aquiles para conseguir el bienestar. Comer sanamente y hacer ejercicio no me cuesta tanto trabajo como dejar de preocuparme, ser perfeccionista y dejarme llevar por la ansiedad.

La meditación me ha ayudado a eliminar el insomnio que sufrí durante muchos años porque ayuda a acallar la mente. La meditación te enseña a simplemente estar. Además, yo atribuyo a la meditación la desaparición de unas terrible migrañas que me aquejaron desde que iba en primaria a causa del estrés.

He conectado más con mi misma, he aprendido a escuchar mejor y a percibir sonidos, olores y sensaciones que pasan desapercibidos en la vida cotidiana. La meditación me ha acercado a la belleza.

5. Llevar control del dinero

Suena increíble pero hasta este año empecé a llevar un control del dinero. Primero, empecé registrando mis gastos. Casi me voy de espaldas. A partir de ahí pude hace un presupuesto y analizar en qué se puede ahorrar. Para nada soy máster de las finanzas personales, pero el primer paso hacia la conciencia está dado.

Empezar a entender sobre dinero, me ha dado la sensación de un mayor control sobre mi vida, poder planear a futuro y vivir con más tranquilidad.

La segunda parte de esta lista en un próximo post.

¿Qué hábitos han modificado positivamente tu vida?

Read More

Del desquicio al OM

Posted by on Apr 21, 2010 in Diviértete, Relájate, TODO | 11 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

meditation

Consejos para manejar el estrés que me han funcionado a mí.

1. Crear una burbuja

Esta técnica se la aprendí a mi mamá sin que ella me la enseñara directamente, más bien porque crecí viendo cómo la aplicaba y lo bien que funcionaba. ¡Gracias ma!

La idea es encerrarte dentro de una burbuja, para aislarte de los problemas que te aquejan en el momento. Para crear una burbuja tienes que tener lista música que te pone de buenas, puedes crear un playlist en tu Ipod, el mío se llama “Día Feliz”. Cuando te sientas muy estresado, para un momento, ponte tus audífonos y déjate llevar por la música. Puede funcionar también en el auto o en un cuarto si estás solo. Pon la música fuerte y déjate llevar. Verás como el poder de la música bloquea tus pensamientos y te sumerges en tu burbuja.

2. Meditar

Una de las causas principales de mi estrés es que mi mente sigue todo el día (sobre todo en las noches) dándole vueltas a los mismos temas. La meditación ha sido un gran descubrimiento para mí ya que justamente ayuda a acallar la mente y enfocarte. La meditación te enseña a simplemente estar. Hay muchos tipos de meditaciones y cada quien tiene que encontrar la que mejor le funcione.

3. Hacer ejercicio

Yo no soy de esas deportistas de nacimiento, de hecho muchos años me costó trabajo comprometerme con una rutina. Pero ahora que lo he incorporado a mi estilo de vida les puedo asegurar que es una de las mejores maneras de estar con uno mismo, de alejarse de los problemas, deshacerse de las bolas en el cuello y la espalda y divertirse un buen rato.

4. Tomar un baño

Escuchar el agua caer y sentirla calientita en el cuerpo es simplemente delicioso. Si son como yo, seguramente tienen geles de baño, mascarillas y cremas perfectas para consentir al cuerpo tras un día pesado.

5. Bailar

Piensa en aquella actividad que te hace sonreír. Para mí esa actividad es bailar. Cuando bailo no puedo contener una sonrisa, por eso cuando estoy estresada, enojada o triste, lo mejor es poner música y bailar.

6. Cantar

Soy una cantante frustrada por mi mala voz, pero eso sí muy entusiasta. Así que cada vez que siento que el estrés me ataca hago una pausa para cantar una canción que me gusta e inmediatamente me siento feliz y más tranquila.

7. Darme un break mental

Cuando uno está muy agobiado, siente que no tiene un minuto que perder ya que esos sesenta segundos pueden hacer la diferencia entre terminar o no a tiempo. Pero en realidad, justamente lo contrario es cierto. A veces, tanto estrés nos impide seguir avanzando y un descanso nos puede ayudar a relajarnos y tomar energías para continuar.

Comer algo, beber una taza de té, ver un programa de tele, tomar una siesta o hablar con un amigo pueden ser descansos ideales.

8. Escribir

Volcar los problemas en papel me ayuda a sacarlos y a verlos con cierta perspectiva. Muy efectivo.

9. Hacer listas

Antes de dormir y al inicio del día siempre hago listas con las actividades que tengo que hacer, así me siento segura de no olvidarlas y de priorizarlas.

10. Llevar una agenda

Para mí la agenda es una herramienta vital. Me permite llevar el control de citas y gastos, organización de tareas, compromisos sociales y pendientes laborales. Yo todavía llevo una agenda de papel porque me gusta mucho escribir y siento que necesito un lugar donde anotar recados e ideas que se me ocurren. La agenda que mejor me ha funcionado y con la que ya llevo cinco años es con la del grupo Franklin Covey.

11. Hacer las cosas con tiempo.

Si hay algo que me pone mal, son las prisas. Eso de dejar todo al último momento me estresa demasiado. Por eso trato de no esperarme hasta la fecha límite de pago para hacer mis depósitos, ni de ir a un evento que me interesa el último día.

Llegar tarde me parece una falta total de respeto a las personas y a uno mismo. Además de que siento que crea muy mala impresión. Por lo tanto, trato de planear mis actividades y hacerlas cosas con tiempo. Eso de que justamente antes de salir se te ocurre planchar una camisa o poner la lavadora me estresa mucho y por eso lo evito.

Y ustedes, ¿qué hacen para manejar el estrés?

Read More