Posts Tagged "salud"

10 sonidos del cuerpo que hablan de tu salud

Posted by on Aug 27, 2012 in Trastornos | 9 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.



Nuestro cuerpo emite sonidos derivados de procesos y movimientos normales.  Pero hay ciertos ruidos que si se presentan de forma cotidiana pueden indicar que algo no anda bien.

 

Estos son diez sonidos comunes que merecen tu atención.

 

Gruñidos en la zona abdominal

Lo que significa: cuando los músculos del intestino y el estómago se contraen pueden generar un sonido parecido a un gruñido: “rooar” “grrr”.  Entre las causas de estas contracciones se encuentran: dificultad para digerir ciertos alimentos (lácteos, trigo, azúcares, legumbres son los más comunes), hambre o estrés, lo que explica esos momentos penosos en los que durante una junta, una entrevista, una cita,  se siente más.

 

Qué hacer: aprende a respirar para manejar el estrés. Realiza actividades que te relajen y te hagan sentir bien.     Si el sonido es crónico, lleva un diario digestivo para identificar el alimento que posiblemente esté causando esta molestia.   Si el sonido es molesto y se acompaña de dolor, consulta a tu médico.   No dejes pasar demasiado tiempo sin comer, realiza snacks entre comidas.

 

Eructos

Lo que significa: que has tragado aire en exceso al comer o al conversar, a esto se le llama aerofagia.  Los eructos también pueden ser causados por reflujo gastroesofágico.

 

Qué hacer: seguir el clásico consejo de las mamás: “no hables con la boca llena”, evitar mascar chicle y bebidas gaseosas.  Comer despacio.  Puedes seguir estos consejos para manejar el reflujo, pero lo mejor es acudir con tu médico para una evaluación y tratamiento personalizado.

 

 

Estornudos

Lo que significa: las vías respiratorias se encuentran congestionadas y el estornudo es un mecanismo para expulsar aquello que se encuentra interfiriendo con el correcto flujo de aire.  También son síntomas de alergias estacionales o alergias de otro tipo.

 

Qué hacer: limpiar los orificios nasales con una solución salina.  Si los estornudos son continuos, sientes que no puedes parar de estornudar y están acompañados de ojos llorosos, comezón, sangrado o moco es muy probable que se trate de una alergia y es importante acudir a un médico ya que puede tratarse de una infección o de una alergia.

 

Flatulencias

Lo que significa: las flatulencias son un mecanismo a través del cual el cuerpo elimina exceso de aire que ha sido tragado  (como los eructos) y también es la forma de liberar gases producidos durante la digestión.   Algunos alimentos pueden aumentar la producción de gases y generar mal olor como las legumbres, azúcares del alcohol (xilitol, sorbitol, manitol, etc.), fructosa, lactosa, crucíferos (brócoli, coliflor, rábano, coles), bebidas carbonatadas, almidones (papas, maíz, trigo).  Gases crónicos y acompañados de dolor o muy mal olor pueden ser signo de algo más grave como alergia o sensibilidad a algún alimento, celiaquía, cáncer de colon, diverticulitis, síndrome de intestino irritable, endometriosis, cándida o enfermedades del páncreas.

 

Qué hacer: come lentamente y con la boca cerrada.  Lleva un diario digestivo para registrar si los gases se deben a algún alimento y evítalo.  Elimina alimentos procesados, azúcares,  harinas, lácteos y refrescos.   Inicia un programa de complementación con probióticos y enzimas digestivas (debe ser recomendado por un especialista).   Realízate una Prueba de Sensibilidad a los Alimentos para descubrir qué le está haciendo daño a tu cuerpo.  Acude a un médico para realizarte una revisión.

 

 

Ronquidos

Lo que significa: los músculos y tejidos de la garganta se relajan de forma excesiva y generan una vibración al respirar.  Los ronquidos también pueden ser provocados por un tabique nasal deforme, pólipos nasales, congestión nasal por alergias, inflamación de las adenoides y de las amígdalas, anomalías en la estructura ósea de la cara o una lengua demasiado grande.  Apnea de sueño.

Qué hacer: evitar el alcohol antes de dormir.  Evitar sedantes y pastillas para dormir.  Tratar de dormir de lado en vez de boca arriba.    Mantener un peso saludable, pues el sobrepeso puede causar ronquidos.  Utilizar bandas nasales para despejar la vía aérea.  Si tus propios ronquidos te despiertan o tu pareja se queja de la intensidad de los mismos, es recomendable acudir a un médico especialista en trastornos de sueño para que determine la causa y tratamiento. Especialmente la apnea del sueño puede ser peligrosa, pues indica que la persona deja de respirar parcial o completamente durante la noche.   Se puede detectar si tras un episodio en el que se deja de respirar se produce un jadeo y luego se empieza a respirar de nuevo.

 

 

Hipo

Lo que significa: los músculos del diafragma se contraen fuertemente de forma súbita.  La causa del hipo aún no se define claramente, pero se sabe que las ulceras pueden provocar hipo recurrente.  También se le ha asociado con problemas del corazón.

 

Qué hacer: evitar un exceso de alcohol y de alimentos.  Visitar a un gastroenterólogo si han pasado días sin poder controlar el hipo o si es muy recurrente.

 

 

 

Rechinido en los dientes

Lo que significa: apretar fuertemente los dientes y frotarlos, genera un rechinido, el cual se produce de forma inconsciente tanto en el día, pero sobre todo durante la noche.  Si esta acción es crónica se conoce como bruxismo y puede causar dolor en los oídos, dolor de cabeza, insomnio, desgaste de los dientes y dolor en la mandíbula.

 

Qué hacer: aprender a manejar el estrés a través de meditación, actividades placenteras, ejercicio.  Utilizar una férula para los dientes (proporcionada por el dentista, tras un diagnóstico) que impida apretar y friccionar los dientes.  Evitar comer alimentos duros y azúcares. . Masajear los músculos del cuello, hombros y cara.  Aplicar compresas de hielo o calor en la mandíbula para relajarla.

 

 

Tronido de rodillas

Lo que significa: cuando las articulaciones truenan se debe a la formación de burbujas de aires que se forman en el fluido entre las articulaciones.  Si no hay dolor y es ocasional, se considera normal.  Si es recurrente, pero sin dolor, puede estar relacionado con altos niveles de estrés que ocasionan que las articulaciones se tensen y truenen más.

 

Qué hacer: haz ejercicio de forma constante, practica yoga y realízate masajes para relajar articulaciones y músculos.  Si el tronido se acompaña de dolor, inflamación o inmovilidad (como que se traba la rodilla) puede ser síntoma de una lesión o de inicios de osteoartritis.

 

 

Chasquido de la mandíbula

Lo que significa: si se produce un sonido al abrir o cerrar la mandíbula, ya se al hablar, comer o bostezar, esto puede ser signo de un Trastorno de la Articulación Temporomandibular (ATM).  Las causas son variadas: una mala mordida, burxismo (rechinar y apretar los dientes), mala postura.

 

Qué hacer: acudir al dentist para que evalúe la alineación de la mordida y si existe burxismo.  Masajear y relajar los músculo de la mandíbula.  Evitar masticar chicle.  Utilizar compresas calientes o frías parar relajar el área.  Aprender a manejar el estrés.

 

 

Zumbido de los oídos

Lo que significa: el zumbido en los oídos es un ruido en los oídos que no proviene de una fuente sonora externa.  Las causas pueden ser infecciones en el oído, exceso de cerilla, la presencia de cuerpos extraños, lesiones por sonidos fuertes, enfermedad de Meniere.  En algunas personas el consumo de alcohol, cafeína, tabaco,  aspirina y antibióticos puede casar zumbidos.  En algunos casos incluso puede ser signo de aneurisma o un tumor en el cerebro.

 

Qué hacer: evitar la cafeína, el alcohol, el tabaco y la auto-medicación.  Usar tapones para proteger de sonidos fuertes.  Consultar a un médico si el zumbido es recurrente y si está asociado con mareo, nauseas o si inició tras un golpe.

 

Read More

Cinco alimentos para fortalecer el sistema inmunológico

Posted by on Nov 8, 2010 in Come bien, TODO | 10 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Ahora que empieza la temporada de invierno la dieta es una pieza clave para protegernos de las enfermedades fortaleciendo nuestro sistema inmunológico.

Crucíferos

cruciferous

La familia de las crucíferas están compuestas por ábanos, coliflor, nabo, brócoli, col rizada, col agria, coles de bruselas, y son una fuente rica de vitaminas A, C, E y en glucosinolatos que estimulan el sistema inmune.

Además, contienen potentes antioxidantes que pueden prevenir el cáncer.

Caldo de pollo

Sí, esa antigua receta de la abuela de comer caldito de pollo cuando estamos enfermos tiene su fundamento, y de hecho es más efectivo como preventivo.

El caldo de pollo bloquea la migración de células blancas inflamatorias, que son las que causan los síntomas de la gripa cuando se acumulan en los bronquios. Además, ayuda a mantener la capa de moco delgada. Por si fuera poco, la glucosamina contenida en el caldo de pollo, fortalece las articulaciones del cuerpo.

Tip: prepara el caldo de pollo, mételo al refrigerador y al día siguiente remueve con una cuchara el exceso de grasa.

Yogurt

El yogurt es rico en probióticos que son bacterias saludables que viven en nuestro intestino que ayudan a eliminar los desechos y microorganismos dañinos del cuerpo, además de mantener el cuerpo en balance, evitan problemas gastrointestinales como la diarrea, síndrome de intenstino irritable, y estreñimiento. El yogurt también protege contra las úlceras y ayuda en el tratamiento de algunas infecciones por hongos.  Pueden encontrar recetas en: 101 recetas con yogur y manzana asada con yogur.

 Ajo

garlic

 

El ajo estimula la multiplicación de anticuerpos. Contiene alicina, un compuesto que ayuda a eliminar infecciones y bacterias. También actúa como antioxidantes reduciendo los radicales libres en la sangre.

 

Vitamina C

La vitamina C incrementa la producción de anticuerpos y de inteferon, el anticuerpo que cubre las células previniendo la entra de los virus. Además, eleva los niveles de colesterol HDL y reduce la presión arterial.

La vitamina C se encuentra principalmente en cítricos (naranja, mandarina, limón), kiwi, cilantro y guayaba.

Read More

¿Estás preparado para las enfermedades?

Posted by on Sep 20, 2010 in Come bien, TODO | 5 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

doctors

Foto: The New York Times

Hace un par de años le detectaron a una de mis cuñadas insuficiencia renal. En ese momento sus riñones estaban funcionando a un 40% de su capacidad. Para el día de hoy solamente a un 23%. Un trasplante es inminente, tarde o temprano.

Afortunadamente mi cuñada ha cuidado su salud desde hace muchos años, por lo tanto, es una mujer con un cuerpo sano y un sistema inmunológico fuerte. Lo mejor de todo es que tiene una gran actitud ante la vida.

Este caso, nos ha llevado a reflexionar como familia sobre la importancia de prepararnos, ahora que estamos sanos, para una posible enfermedad.

Se debe estar preparado mental y emocionalmente, pero también económicamente. Todos deberían tener un seguro de gastos médicos ya sea el que otorga el trabajo (IMSS/ISSTE) o uno contratado particularmente con una aseguradora, o ambos. Además, idealmente se debería de contar con una cuenta de ahorros para casos de emergencia. Una enfermedad crónica o una operación implican hospitalización, honorarios, tratamientos y medicamentos, algunos de ellos de por vida.

Otro punto que se debe abordar es la importancia de dejar en orden papeles y testamento. Suena trágico, pero desagradecidamente la muerte es una posibilidad.

En esta misma línea es importante hablar sobre qué sucedería si el paciente cae en coma o cómo desea que se disponga de su cuerpo una vez fallecido, por ejemplo, si está dispuesto a donar órganos, si quiere entierro o cremación.

Por último, como el caso de mi cuñada se origina en una predisposición genética, también es muy importante conocer la historia clínica de la familia, para ello puedes elaborar un árbol genealógico de las enfermedades.

¿Qué tan preparado para afrontar una enfermedad así estás?

Read More

Árbol genealógico de las enfermedades

Posted by on Aug 30, 2010 in Come bien, TODO | 2 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

Aprovechando una reunión familiar, me puse a elaborar mi árbol genealógico. Salieron las fotos viejitas y me divertí mucho recordando anécdotas, enterándome de “chismes” y admirando la vida notable y valiente de algunos de mis familiares.

Arbol genealogico Salem Perez

Pero la verdadera intención fue un poco más seria: conocer la salud de mis antecesores. Qué enfermedades padecieron y de qué murieron. No es un tema placentero, pero conocer la historia clínica de nuestra familia es una de las mejores maneras de conocer nuestra predisposición genética a ciertos padecimientos y trabajar para prevenirlos.

Descubrí una fuerte tendencia al sobrepeso y a la obesidad de una de las vertientes de la familia, así como a la diabetes tipo 2. Una tía abuela murió por complicaciones de la diabetes, he tenido primos y abuelos de más de 100 kilos y varios de mis parientes que aún viven han sido diagnosticados con diabetes o prediabetes. También la miopía y los problemas de vesícula han sido recurrentes en varias generaciones.

Afortunadamente no tenemos casos de cáncer, infartos o problemas mentales.

¿De qué me sirve toda esta información? ¿Qué puedo hacer?

Para empezar, entender que tengo una predisposición genética sobre todo a la obesidad y diabetes tipo 2, y por lo tanto, si se reúnen todos los factores es más probable que la padezca.

La excelente noticia es que esos factores los puedo controlar. Lo que debo hacer es mantener un peso saludable, llevar una dieta baja en harinas refinadas, grasas saturadas y azúcar. Realizar un chequeo anual de los niveles de glucosa en sangre. También continuar con mi programa de ejercicio.

En el caso de mi esposo existe una fuerte predisposición a problemas renales. Mi suegro falleció por una insuficiencia renal, otros familiares, en diferentes generaciones, han tenido piedras en el riñón, registran proteína en la orina y recientemente una de mis cuñadas fue diagnosticada con insuficiencia renal.

¿Qué podemos hacer? Controlar el peso, llevar una dieta baja en sodio y algunas sales minerales, tomar agua. Realizar un análisis anual de orina y consultar a un urólogo y/o nefrólogo que con esta información pueda hacer recomendaciones o solicite estudios más exhaustivos.

Así que a pesar de la predisposición genética hay mucho que nosotros podemos hacer. Llevar una vida saludable en general es el mejor seguro de vida que podemos tener: comer sanamente, cuidar el peso, hacer ejercicio regularmente, aprender a manejar el estrés y dormir bien. Lo primero es conocer qué tenemos más probabilidad de desarrollar en un futuro y después, actuar en consecuencia.

Te invito a que realices tu árbol genealógico de enfermedades y decidas romper el patrón.

Read More

Visita al médico cuando estás sano

Posted by on Aug 27, 2010 in Come bien, TODO | 0 comments

Read More