Posts Tagged "testimonios"

Recuperando el peso después del embarazo

Posted by on Oct 27, 2010 in Cuadro de honor, TODO | 14 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

Una de las razones más frecuentes por las que una mujer sube abruptamente de peso es el embarazo. Debido a los cambios hormonales y al estilo de vida, para muchas mujeres es difícil recuperar el peso y la forma del cuerpo después de haberse convertido en mamás.

Zulema es una mujer que se descubrió con sobrepeso después de tener dos hijos, pero no se quedó de brazos cruzados y nos comparte en su blog titulado “Salud y Vanidad” su experiencia de transformación hacia una vida de salud y bienestar.

_____________________________________________________________________________________

Un poco de historia

En los últimos días me he puesto a hacer un poco de historia en los cambios en mi cuerpo, en mi alimentación y en mi estilo de vida.

Fui una adolescente sumamente activa, me gustaba la actividad física y trataba de buscar siempre la manera  de ejercitarme, en aquel entonces me sentía pasada de peso, y mi motivación única era verme mejor.  Las circunstancias me llevaron a conocer a una pareja de grandes amigos, quienes me abrieron las puertas  de su casa, de su corazón y de paso de su gimnasio, poco a poco aprendí de ellos y al poco tiempo ya era yo una instructora de fitness, actividad que añoro y que me dejó grandes satisfacciones.

Mi día perfecto era aquel en el que había mucha actividad física,  despetaba temprano para salir a andar en bici, luego a nadar un poco, o practicar algun deporte y para terminar, mis clases de aerobics y ejercicios con pesas (muy ligeras), y mi alimentación! me sorprende lo mucho que cuidaba lo que iba a mi boca.

Pero un día fui mamá y las cosas y las prioridades cambian, el tiempo libre ya no es el mismo, y tampoco extrañé  mis actividades, mi hijo llenaba al 100% mis ocupaciones y a la vez me llenaba de alegría.  Mi primer embarazo despegó desde los 54 kg hasta los 64 kg.  Nada mal, lo malo fue que me quedé en ese peso después del parto

clip_image001
si acaso logré bajar unos 3 kilos.

Mi segundo embarazo despegó desde los 61 kg  y terminó en los 70 kg, y otra vez, no logré bajar ni un gramo, ni con la lactancia, ni con nada, y siendo sinceras no me importaba! pero si es mi cuerpo! si soy madre!, si la vanidad!, si bla bla bla bla!.

Un día leyendo a una ciber-amiga (Comida y Postre) y sus planes de ejercicio y alimentación, me dije a mi misma, YA BASTA! sí, ya basta de sabotear mi propio cuerpo, de llenarlo de basura, de dañarlo yo misma. Y hubo un cambio de mentalidad, fue como despertar, abrir los ojos, aceptar que me había violentado a mi misma, y que a mis 33 años, era tiempo de poner cartas en el asunto.

Fué así como un 15 de febrero desperté siendo otra, ese día, me desperté a las 6:00 am y encendí mi aparato de DVD, con un video de kickboxing y una enorme decepción por solo haber logrado moverme menos de  20 min. de ejercicios, pero al menos ya había iniciado la aventura.

No tengo fotos de ese día, o de días cercanos (obvio no me gustaban las fotos) pero hace tiempo encontré una de meses atrás, exactamente así lucía mi cuerpo antes de empezar con todo.

clip_image002

Zulema oct 2010

Zulema feb 2010 / 72 kg                                     Zulema octubre 2010 / 57 kg

Ve los increíbles resultados que ha tenido Zulema en el Antes y Después y convéncete que recuperar tu peso de manera saludable es posible.

¡Felicidades Zulema!

Suscríbete al blog de Zulema y no te pierdas sus deliciosas recetas, recomendaciones y progresos. También la puedes seguir en twitter.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Lograste cambiar tu vida y ahora vives un estilo de vida saludable? ¿Estás aún en el camino de transformación y quisieras compartir tus logros y aprendizajes? Comparte tu historia y ayuda a otras personas a transformar su vida. Los requisitos aquí: PARTICIPA.

¿Te inspiró esta historia? Lee otras historias de éxito en el Cuadro de honor de Fácil de digerir.

 

Read More

Yo y los doctores y las dietas…

Posted by on Sep 24, 2010 in Cuadro de honor, Emociones, TODO | 3 comments

Texto original escrito por Ana. Sígueme en Twitter.

Hoy comparto con ustedes la historia de Luisa, que nos narra su odisea entre la medicina tradicional, la alternativa y los remedios populares, pasando por distintos consultorios y platicando con muchos médicos y pseudomédicos en busca del doctor y el tratamiento ideal para bajar de peso.

La relación médico – paciente es un factor determinante en el éxito del tratamiento por lo que es importante encontrar un doctor(a) o nutriólogo(a) que no solamente sea sumamente profesional, sino con el que sentimos química y confianza

¿Qué experiencia han tenido ustedes en la búsqueda de especialistas y tratamientos para adelgazar?

___________________________________________________________________

Yo y los doctores y las dietas… / 09Sep10

El otro día estaba pensando en la cantidad de doctores que habré visitado. Con algunos si bajé, fui más o menos consistente y luego ya no fui. Con otros sólo fui una sola vez y ya no regresé. Y es que no me gusta que los doctores me hablen como si estuviera tonta, que se crean mi papá o que saben mucho mucho más yo. Acepto que saben más de nutrición que yo, pero yo se más que ellos de otras cosas. Y es que algunos se creen dioses, y pues noooo…

Haciendo memoria.

clip_image002

Febrero 1997

Doctora 1 (1996): Este fue mi inicio en el mundo de las dietas, yo tenia 19 años y pesaba 83 kg. Mi mamá me llevó con una médica general, me acuerdo que me dio una dieta de esas que ya tienen impresas. Si la hice bien las primeras semanas pero después mi mamá se fracturó un pie y pues aparte de la escuela tenía que ayudar en mi casa y hacer de comer, así que ya no duré mucho después de eso. Bajé hasta 75 kg.

Doctor 2(1998): Con este me llevó mi papá, cobraba muy caro y te daba unas pastillas que eran como de hierbitas, no me dio dieta, sólo me dijo que no comiera ni papas, ni pan ni nada parecido. Ya estaba trabajando, y mi papá sólo me lo pagó la primera vez que eran como $1,000 x mes y yo ganaba como $5,000, así que las cuentas como que no me daban. Ni me acuerdo cuanto bajé. Tenía 21 años y para entonces ya pesaba más de 100 kg :O

Doctora 3(1998): Ay! Nancy… la quiero mucho, aún sigo en contacto con ella. Ella me daba mi dieta equilibrada, me daba una hojita para hacer tipo un diario de comidas. Me acuerdo que empecé a ir con ella porque todo mundo en el trabajo iba con ella ya que una chica había bajado bastante con ella. Su estilo es muy parecido al doctor con el que voy ahorita, sólo que creo que aún no era mi momento. Con ella siempre bajaba de peso pero era muy poco constante. Debo de haber regresado con ella unas 4 veces. La última vez habrá sido hace 8 años. Ni me acuerdo cuanto bajé, pero se que si bajé. Eramos muy jovencitas las dos, yo creo que tenia 22 años la primera vez que fui con ella.

Doctor 4(1999): El Chino! Un acupunturista que te daba una dieta donde no podías comer carbohidratos simples, el resumía su dieta en “sólo carne y verduras”. Decía que debías comer mayor cantidad de verduras que de carnes para no sobrecargar el organismo. Con él bajé como 12 kg en un mes, la dieta era muy efectiva pero sumamente restrictiva, terminé harta de ella. Aunque aún así regresé con él en otras dos ocasiones. La primera vez que fui tenía 22 años.

Doctor 5(2001): Homeópata y acupunturista, con esta doctora fui porque una tía fue con ella y adelgazó mucho, de hecho sigue delgada todavía. Toda la horda de tías y primas íbamos a consultar con ella, escuchaba nuestro apellido y ya ni preguntaba si eramos familia, ya sabía. No me acuerdo cuanto bajé, pero yo creo que unos 5 ó 6 kg, su dieta era parecida a la del Chino. Tenía 24 años

Doctor 6(2002): Un doctor que me recomendó una amiga, te daba una dieta que ya tenía impresa, nunca regresé.

Doctora 7 (2002): A una amiga se la recomendó otra amiga, yo creo que esta señora trabajaba por amor al arte, tenía su consultorio en la parte de atrás de su casa en una colonia muy nice y cobraba muy barato, me acuerdo que pagaba $500 por 10 consultas y te decía que si bajabas 10 kg en esas 10 consultas luego ya no te cobraba nada, yo no alcancé a comprobarlo pero mi amiga si. Te daba una dieta personalizada pero te daba todo light, luego te decía que consumieras comida con muy pocas calorías pero que sabía a cartón. Creo que si bajé, pero a mi me gusta la comida que sabe a comida.

Doctor 8 (2003): Me lo recomendó un amigo de la facu, que una amiga de él había bajado mucho. Era acupunturista, pero de esos con rayitos, el doctor no me gustó era medio libidinoso. Nunca regresé.

Doctor 9 (2004): Homeópata y acupunturista, aún no había entendido que esto no era lo mío, una amiga adelgazó con él como 20 kg, que luego subió

clip_image003
, no me acuerdo porque no me gustó pero nunca regresé.

Doctor 10 (2005): Internet llegó a mi vida, jejejeje… una doctora que tiene un libro más o menos famoso te daba sus dietas online, bueno, te las vendía, me acuerdo que llenabas tooooodo un formulario con tu información y ella te mandaba tu dieta personalizada. Creo que sólo pagué una vez, me acuerdo que no era caro $150 x dieta, la dieta te la daba para un mes. Luego mejor compré el libro.

Doctora 11 (2006): La doctora que me recomendó mi ginecóloga, yo creo que eran muy buenas amigas, si era buena la doctora pero me chocaba que me tratara como si yo fuera tonta o como si ella fuera mi mamá. Yo creo que si bajé con ella, pero cobraba caríiiiiiisimo, como $500 por consulta, claro, teníamos que pagar su elegante consultorio. Después regresé con ella, pero era muy alarmista y ya no regresé.

Doctor 12 (2007) : La doctora mágica, fuimos con ella (todas las que trabajábamos juntas, incluida mi hermana), te daba unas pastillas que quien sabe que era, nunca nos quiso decir y nos inyectaba algo que tampoco nos quería decir, nos daba una lista de alimentos que evitar y cuantas raciones de que cosa podíamos comer al día. Me acuerdo que me quitaba como $2,000 por mes. Yo suelo ser muy desconfiada pero como una amiga ya había ido un montón de veces con ella con mucho éxito y nunca le había pasado nada pues me arriesgué. Bajé como 10 kg, pero me parecía muy caro, la dieta no me gustaba y pues nunca confié en ella. Me acuerdo que el consultorio daba miedo, con ella regresé una vez.

Doctor 13 (2007): El doctor de la amiga de mi hermana, su amiga bajó mucho con él, me acuerdo que fuimos mi mamá, mi hermana, mi prima y yo, nos perdimos, el consultorio estaba lejísimos y escondido. El truco de él era recetarte medicamento contra el hambre, nunca regresé.

Doctor 14 (2007): El cuñado de amiga que bajó 20 kg, todo mundo que iba con él bajaba de peso, menos yo, claro! Creo que sólo fui en dos ocasiones, también te daba pastillas contra el hambre, no me acuerdo si bajé.

Doctor 15 (2008): Médico general de mi servicio de gastos médicos, él quería que todo mundo fuera flaco y te hablaba directamente, me dijo que estaba muy gorda y que debía de bajar de peso, que debía de preocuparme por mí y por mi futuro(algo hizo clic aquí), que mi servicio médico me cubría la operación de banda gástrica, que yo sólo tenía que pagar $2,000 de la banda que no estaba incluida. Para operarme tenían que aprobarme el psicólogo, el cirujano, la nutrióloga y él. De él ya tenía la aprobación así que me dio cita con los otros médicos. La nutrióloga me puso a dieta un mes, después del mes (que bajé como 3 kg) me dijo que si me aprobaba la operación, psicólogo y cirujano también aprobaron. Mi médico general ya me había mandado a hacer toda clase de exámenes y cuando llegué con él me dijo que todo había salido muy bien en mis exámenes, que todo estaba perfecto y que me podía operar ya si quería. “Si quería”, esas fueron las palabras mágicas, yo no quería operarme y se lo dije al doctor. En cuanto le dije al doctor que no quería me dio la razón, me dijo que mi cuerpo estaba en perfectas condiciones, que no estaba enferma de nada (a pesar de pesar más de 130 kg) y que esa cirugía sólo vendría a descompensar mi cuerpo. Me dijo que me comprometiera conmigo misma y que le echara ganas a la dieta y el ejercicio. Pero claro, casi era diciembre.

clip_image005

Febrero 2009

Doctor 16 (2009): Un médico que me recomendó una amiga (claro, yo no voy con doctores así nomas porque si),fuimos su mamá, ella y yo. Me acuerdo que yo no quería que supieran cuanto pesaba, pero la #%%$#% secretaria lo gritó en el consultorio, como si no fuera motivo de pena pesar 132.5 kg. Me dí cuenta que pesaba yo más que mi amiga y su mamá juntas. Peeero, este doctor no me dio dieta, sólo me dio unas pastillas sospechosas, bajé 3kg con esas pastillas y nunca regresé.

Doctor 17 (Feb 2009): Doctor Elmo Carrillo, pero esto será más largo de contar, así que lo dejaré para otro post.

En el 2000 que fue el año que me casé ni a dieta me puse, entre unos doctores y otros estaban los doctores con los que regresaba, por ejemplo Nancy, el Chino, y otros doctores, pero la lucha ha sido constante.

___________________________________________________________________

No se queden a medias y lean la segunda parte de este post: “Yo y los doctores y las dietas II”

O mejor aún, suscríbanse al blog de Luisa titulado “Luisa quiere adelgazar” donde comparte de manera sincera y amena su experiencia con el sobrepeso y cómo va logrando superarlo de manera saludable.

¡Gracias Luisa!

______________________________________________________________________________________________________________________

¿Lograste cambiar tu vida y ahora vives un estilo de vida saludable? ¿Estás aún en el camino de transformación y quisieras compartir tus logros y aprendizajes? Comparte tu historia y ayuda a otras personas a transformar su vida. Los requisitos aquí: PARTICIPA.

¿Te inspiró esta historia? Lee otras historias de éxito en el Cuadro de honor de Fácil de digerir.


Read More

Cuando las emociones afectan nuestro peso

Posted by on Aug 18, 2010 in Cuadro de honor, Emociones, TODO | 0 comments

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

El día de hoy comparto con ustedes la historia de @rmo007 quien ha vivido las consecuencias que los desórdenes emocionales causan en el peso y la salud.

Tengo 26 años, casi 27 y mi historia empieza hace 4 años exactamente, cuando tuve una depresión combinada con ansiedad que no me dejó salir de mi casa prácticamente por 8 meses (..) visité doctores, me hice estudios, visité ocho psicólogos diferentes, vi a un pseudo hipnotista que no me ayudó para nada, tres psiquiatras y estuve a punto de internarme en un hospital psiquiátrico.

De pesar más o menos 60-65 kg. la mayor parte de mi adultez, en ese periodo increíblemente inestable bajé no menos de 15 kg. De ser talla 32, un día me dio un ataque al ver que me quedaban los mismos pantalones talla 28 que usaba cuando tenía 16 años. No tuve anorexia ni bulimia ni nada, porque nunca fue mi obsesión ser delgado, el caso es que no comía porque no le veía el caso, súper deprimido pues.

Empecé a tomar un montón de medicinas y antidepresivos, así encontré una medicina que me sentó excelente, pero que uno de sus efectos colaterales, estaba la retención de agua y la ganancia indiscriminada de peso.

La medicina me hizo inflar como un globo, de haber recuperado mi talla 32, de repente empecé a subir, subir y subir. Me inflé literalmente, y subí 16 kg. Un día noté que simplemente la ropa me quedaba mal, me sentía torpe y tenía una dificultad para moverme que era inusual.

(…) Un Doctor me dio mi peso: 83 kg. Me puse como loco, esa noche no dormí y empecé a buscar información en google. Leyendo un post en El Peso Nuestro, acerca de dietas tropicalizadas, llegué a Fácil de digerir. Recuerdo sobretodo que el primer post que leí fue la historia de @Osvy80, como me cambió la perspectiva hacer eso.

Hice pequeños ajustes, dejé de desayunar vitamina T y empecé a subir el consumo de frutas y verduras. Dejé de tomar Coca en todas sus variantes (de hecho ahora no la puedo tolerar, hasta me empalaga) la Pepsi Light era mi perdición, pero ahora solo es un “postre” que me doy máximo una vez por semana (una de 600 ml. fría después de comer) tomo agua natural y de sabor cuando hay, pero rehúyo de las bebidas “saludables” como Nestea,H20, etc. Mi mayor lujo es el Be Light y el Clight cuando de verdad quiero algo dulce.

Es difícil con la vida de burócrata oficinista que llevo, pero no es tan difícil cuando de verdad quieres lograrlo.

¿Qué he logrado con cambios que aparentemente son intrascendentes?

Con una altura de 1.65 y 26 años, mis cifras eran:

· Puerco inicial: 83 kg.

· Puerco actual: 71 kg. (que más bien creo que son 72-73 pero bueno)

De verdad que ahora me siento más ligero, no tengo esa “lonja” de más, la mayoría de la ropa me queda mejor, pero sé que aún no es suficiente.

¿Mis siguientes pasos?

1. Llegar a un peso ideal o mejor dicho “recomendable” que creo que sería de 65 kg. más o menos, con más musculo y menos grasa.

2. Asesorarme profesionalmente para mejorar aún más mi dieta, ya que, si bien he logrado buenos resultados, con asesoría de nutrición tendría muchos mejores resultados.

3. Hacer más ejercicio con mayor regularidad y estructura, en un gimnasio formal, con una asesoría formal.

4. Bajar al menos otros 3 kg. para diciembre, y cuidarme muchísimo en el Guadalupe-Reyes.

Espero que esta historia les sirva de inspiración y ejemplo de que incluso en situaciones emocionales difíciles, es posible tomar el control de la propia vida e iniciar un cambio positivo. Subirse a la espiral virtuosa de una vida saludable y feliz.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Lograste cambiar tu vida y ahora vives un estilo de vida saludable? ¿Estás aún en el camino de transformación y quisieras compartir tus logros y aprendizajes? Comparte tu historia y ayuda a otras personas a transformar su vida. Los requisitos aquí: PARTICIPA.

¿Te inspiró esta historia? Lee otras historias de éxito en el Cuadro de honor de Fácil de digerir.

 

Read More

El gordo que creía en santaclós

Posted by on May 12, 2010 in Cuadro de honor, TODO | 5 comments

El día de hoy quiero compartir con ustedes la historia de NecroDaddy quien como muchas personas ha probado diversos métodos milagro para bajar de peso. Esta historia fue publicada originalmente el 6 de mayo en su blog http://necrodaddy.blogspot.com

Quiero agradecerle su generosidad para compartir esta historia con todos mis lectores ya que estoy segura que su experiencia será de gran utilidad para muchas personas que están luchando por bajar de peso.

Pueden seguirlo en twitter @Necrodaddy.

_________________________________________________________________

Que onda chamacos!

Yo acá haciendo memorias de mis andares y penurias en el lado obeso de la humanidad.

No cabe duda que muchos gordos somos como niños chiquitos: estamos gordos porque nos dejamos ir sobre la comida chatarra y “sabrosa” pero con un pésimo contenido nutricional. Un viejo amigo mío decía que, si pones una mesa enorme, llena de ensaladas, frutas y demás alimentos nutritivos, y justo abajo de una hoja enorme de lechuga escondes un pastelito o unas papas fritas, ¡zaz! llega un gordo y lo encuentra. Y no solo lo encuentra, sino que avienta todo lo demas a la goma y se come eso, la chatarra.

Y luego, como niños chiquitos, creemos cualquier cuento que nos cuenten, siempre y cuando implique resultados sencillos y sorprendentes.

Les cuento algunos de mis muchos errores en mi lucha contra la obesidad:

1.- La dieta milagrosa: Corría el año de 1994, cuando una amiga a la que aprecio mucho (y que aún hoy en día está buenísima!) me platicó de una dieta que era estupenda. El producto se llama Jeunique “la dieta de un día”. Esta mugre era un bote con 100 tabletas masticables tamaño llorarás sabor chocolate. El procedimiento era muy simple: un día comes como normalmente y al día siguiente no comes nada. Si, nada. Nomás te sampas cuatro tabletas con un vaso de agua, tres veces al día y ya! Resultado: te carga la chinampa y no bajas ni madres!

2.- El Ab-Flex: una máquina maravillosa que prometía unos abdominales poca madre en poco tiempo. Funcionaba colocando el aparatejo contra los abdominales y haciendo presión sobre ellos. Resultado: dinero perdido, piel abdominal irritada, brazos adoloridos, ni un trinche kilo abajo después de tres semanas. El abflex acabó en manos de un conocido que lo rescató de mi bote de basura.

3.- Slim Fast: otra dieta milagro: te tragabas un licuado de esa madre en lugar del desayuno y la cena. A la hora de la comida tragabas como trinche troglodita. Resultado: mucha lana perdida, cero kilos abajo.

4.- Inyecciones: Series semanales de inyecciones en el abdomen de una madre que no me acuerdo como chinampas se llama pero se usa también para tratar casos de asma y bronquitis (tres sílabas: no-ma-mes!). Resultado: venas varicosas en mi pancita de barril.

5.- Fenproporex: Este fue mi más grave error! Yo pesaba 147 kilos y fuí a una clínica especializada en obesidad. Según el médico que me la recetó “es una pastillita que no hace daño, nada más nos ayuda con la ansiedad de comer” (sic). Luego resultó que es un derivado de anfetamina, me estaba causando adicción y me suprimía el hambre al punto de no comer nada en todo el día… resultado: bajé 40 kilos en 6 meses. Lo dejé porque me sentía de la burger. Desnutrición. En un año recuperé 20 kilos. Después de eso, en dos años llegué a mi peso máximo: 168 kilos. NO-MA-MES!

A esto hay que agregarle muchas cosas más: la dieta de la luna, una dieta de 1000 calorías, protal, vinagre de manzana, picolinato de cromo (o como sea que se llame esa mugre), el infierna grasa, masajes y un largo y ridículo etc..
Aprendizaje: para bajar solo sirven buenos hábitos alimenticios y ejercicio. Todo lo demás es hacerse tarugo solo.

Desde la semana pasada decidí retomar mi rumbo y empecé un cambio de hábitos y mis 30 minutos de caminata diarios. Ya llevo 5 cms. menos de abdomen. Por lo pronto no me preocupa contabilizar los kilos, sino los centímetros del esponjoso bulto de grasa de mi abdomen.

Ojalá que todas mis meteduras de pata les sirvan de advertencia a los que quieren bajar de tonelaje, para que no busquen el lado cómodo.

Si quieren consejos chidos, visiten el blog Fácil de Digerir, lo escribe Ana, una mujer excepcional que se ha quemado las pestañas para ayudarnos a aprende como comer y, por consiguiente, a vivir saludablemente.

¡AH! Y quiero aclarar que mido casi los dos metros de estatura (1.94), para que no se queden con la idea de que el NecroDaddy es una pelota de 1.60 mts de diámetro esférico. Si, estoy MUY obeso, pero tampoco estoy tan fregado!

C’Ya!
NecroDaddy

____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Lograste cambiar tu vida y ahora vives un estilo de vida saludable? ¿Estás aún en el camino de transformación y quisieras compartir tus logros y aprendizajes? Comparte tu historia y ayuda a otras personas a transformar su vida. Los requisitos aquí: PARTICIPA.

¿Te inspiró esta historia? Lee otras historias de éxito en el Cuadro de honor de Fácil de digerir.

 

Read More

Superando el sobrepeso saludablemente

Posted by on Mar 10, 2010 in Cuadro de honor, TODO | 7 comments

Quiero compartir con ustedes la historia que recibí ayer de Oswaldo, un chavo que vivió con sobrepeso y decidió cambiar su vida de manera sana*:

“(…) Hace dos años pesaba 105 kg, no podía hacer prácticamente nada, corría dos metros y sentía que me ahogaba, no podía hacer muchas actividades físicas por lo mismo y era un horror entrar a un centro comercial a comprar ropa por que no había de mi talla. En ese momento yo estaba en una relación, (…) por cuestiones del destino terminamos la verdad si le sufrí (…), no podía dormir en las noches, me despertaba a las cinco de la mañana. (…) Pues resulta que un día, se me ocurrió salir a caminar para ver si me cansaba y de esa manera poder dormir, pasaron los días y yo salía a caminar en la mañana y en la noche, después empecé a correr, bueno a caminar rápido porque mi sobrepeso no me permitía correr, así me la pase yo creo que como más de un mes. Le comenté a una tía, que tiene toda su vida corriendo (…) y me explicó cómo tenía que correr (…) y a mí me empezó a interesar eso de la corredera”

  • Es importante encontrar el punto en el que tú estás dispuesto a cambiar. Si no tienes una motivación profunda para cambiar un hábito, algo que salga realmente de tu corazón, es muy probable que te desanimes al primer obstáculo. Para leer más sobre motivación, checa este post.

“Al mismo tiempo yo vi cambios en mi cuerpo: empecé a bajar de peso, empecé a cuidar mi alimentación, es decir si me comía 5 quesadillas solamente me comía 3, si me comía un paquete de donas, solo me comía 2 donas, decidí que tenía que aprender a comer, al mismo tiempo decidí que ya no quería comer carne roja ni embutidos, eso era como darle una giro de 3650grados a mi vida, yo era carnívoro de corazón, pues lo decidí , deje de comer carne y en pocos meses deje de comer pollo. El ejercicio no lo dejaba me gustó mucho sentía que liberaba stress, ansiedad (…).”

  • Empezar poco a poco es la clave: en vez de erradicar por completo las quesadillas o las donas, primero disminuir la cantidad. Yo soy de la idea de que se puede comer de todo, siempre y cuando se sepa cuándo y cuánto.
  • Ya que se ha controlado ese primer paso, ir añadiendo nuevos retos como introducir nuevos alimentos, probar otros estilos de dieta, etc.

“Mi tía me presentó a su entrenador, y con él fue que empecé un poquito más en forma mi etapa de corredor. (…) Yo estaba fascinado, nunca había podido pesar 95 kg, aprendí a comer, aprendí a decir ya me llené, no a decir estoy que reviento, sino estoy satisfecho, por qué comer hasta llegar al punto de decir no puedo caminar de lo lleno que estoy, mejor llegar al punto de decir, que rica comida, pero ya no quiero. (…) Y poco a poco se fue haciendo un hábito, es impresionante que tan rápido te puedes acostumbrar a comer sanamente y hacer ejercicio de verdad. (…)”

  • Disfrutar el proceso y vivir en carne propia los cambios positivos es vital. Cambiar no debe ser un sufrimiento lleno de sacrificios, debe ser una experiencia de crecimiento personal.

“Actualmente peso 80 Kg, bajé 25 kilos casi en año ½, amo correr y comer saludable (…) Llegué a la conclusión que existen solamente dos formas de bajar de peso: cerrar la boca, y fuerza de voluntad, nada de tomar pastillas, nada de hacer dietas milagrosas, nada de aparatos mágicos que te hacen bajar 10 kilos en un mes, nada de eso, es mejor aprender a comer, y saber decir ya me llené y sobre todo hacer ejercicio. Yo igual que muchos decía, yo bajar de peso para qué si así estoy bien, y si estaba bien, porque no sabía la otra parte, pero ahora que la conozco me quedo con esta.(…)”

  • El único cambio posible es el que uno mismo genera. No hay fórmulas mágicas. La simplicidad de la vida saludable, encierra también su complejidad: comer sanamente y hacer ejercicio. Punto.

Pueden seguir a Oswaldo en twitter @Osvy80 o contactarlo en osvy80@hotmail.com

____________________________________________________________________________________________________________________________________

¿Lograste cambiar tu vida y ahora vives un estilo de vida saludable? ¿Estás aún en el camino de transformación y quisieras compartir tus logros y aprendizajes? Comparte tu historia y ayuda a otras personas a transformar su vida. Los requisitos aquí: PARTICIPA.

¿Te inspiró esta historia? Lee otras historias de éxito en el Cuadro de honor de Fácil de digerir.

 

Read More